La Villa 31, en la zona de Retiro, fue escenario de momentos de tensión entre los vecinos y la policía luego de que un efectivo de la Ciudad a bordo de un cuatriciclo del Cuerpo de Prevención Barrial atropellara a una nena de cuatro años mientras se dirigía a un operativo antidrogas.

Fuentes de la investigación informaron a Infobae que minutos después del accidente la menor fue llevada al Hospital Fernández y luego al Hospital Gutiérrez, donde constataron que solo presentaba "escoriaciones, heridas superficiales y estaba fuera de peligro".

Sin embargo, a raíz del hecho se produjeron graves incidentes entre la fuerza de seguridad y unos 200 habitantes del barrio, quienes se manifestaron frente a la comisaría.

En medio de la tensión, un joven de 22 años, identificado como Ramiro Sebastián Ruiz, fue baleado en el pecho. Según denunciaron los vecinos, la víctima recibió el tiro por parte de la policía después de que quiso ayudar a la pequeña embestida por el cuatriciclo. Por el momento no se aclararon las circunstancias en las que fue herido y aún es materia de investigación.

De acuerdo con el parte médico, Ruiz presenta un disparo de arma de fuego, al costado del esternón, sin orificio de salida. Se le realizó un drenaje de hemotórax y permanece internado en la Unidad de Terapia Intensiva del hospital Rivadavia, evolucionando favorablemente y encontrándose fuera de peligro.

Las mismas fuentes precisaron que, por los enfrentamientos, hubo tres detenidos por agresiones a los efectivos policiales. Además, informaron que en la sede atacada se encontraba detenido un narco preso y, al parecer, los integrantes de la banda a la que pertenece incentivaron a los vecinos para intentar liberarlo. Por el momento, se espera la pericia en la bala que impactó en el joven para saber de dónde vino.

Todo dejó como saldo nueve policías heridos con cortes y traumatismos, y producto del operativo llevado a cabo fueron secuestrados 34 envoltorios de nylon con cocaína y doce 12 cubos de marihuana.

Intervino en la causa por drogas el Juzgado Federal N° 11 a cargo de Claudio Bonadio, mientras que las actuaciones respecto a los delitos de lesiones, atentado y resistencia, y disparo de arma de fuego recayeron en el Juzgado Criminal y Correccional N° 63.

Irma, la mamá de Ruiz, denunció por su parte que se trata de un caso de gatillo fácil y que le dispararon sin motivo alguno. "Mi hijo no sabe manejar armas. Lo llevaron a la comisaría y lo dejaron dos horas tirado, desangrándose. Quería verlo y no me dejaron", dijo la mujer en diálogo con el canal Crónica.