La secuencia ocurrió el domingo en una comisaría móvil ubicada en avenida Constitución y la costa, hasta donde llegó una mujer en pleno trabajo de parto y le pidió ayuda a los tres agentes que se encontraban en el lugar, afectados al Operativo Sol 2018.

Según informaron fuentes de la Policía de la Provincia, la protagonista de la historia era trasladada en automóvil al hospital, cuando se dio cuenta de que su hija llegaría de un momento a otro. Entonces, decidió ante la urgencia parar y pedir ayuda en la unidad móvil.

Los policías que en ese momento prestaban servicio, el teniente primero Jorge Antonio Ponce y las oficiales Wanda Córdoba y Guillermina Escalante, no dudaron en actuar al ver la escena.

Los tres uniformados rápidamente hicieron espacio en el interior de la comisaría y empezaron a colaborar con el trabajo de parto, para ser unos minutos después los que recibieran a la beba, que fue bautizada como Aitana.

Los policías aguardaron luego hasta el arribo de la ambulancia que finalmente trasladó a la mujer y a la niña al hospital local, donde ambas, según se informó, evolucionaban favorablemente.

LEA MÁS