Un nuevo análisis de sangre podría detectar un tipo peligroso de accidente cerebrovascular

Con el fin de determinar más rápidamente qué tipo de ACV está sufriendo un paciente, científicos desarrollaron una prueba basada en biomarcadores

Guardar

Nuevo

Los biomarcadores presentes en la sangre son esenciales a la hora de diferenciar rápidamente entre los distintos tipos de ACV
Los biomarcadores presentes en la sangre son esenciales a la hora de diferenciar rápidamente entre los distintos tipos de ACV

(Ernie Mundell - HealthDay News) - Cuando se produce un accidente cerebrovascular, “el tiempo es cerebro”, dicen los médicos, y las neuronas comienzan a morir en minutos.

Averiguar rápidamente qué tipo de accidente cerebrovascular ha sufrido un paciente es crucial. Ahora, un análisis de sangre experimental podría acelerar ese proceso.

Un equipo del Hospital Brigham and Women’s en Boston informa que su prueba puede determinar con alta precisión si un paciente ha sufrido o no un tipo de accidente cerebrovascular altamente letal llamado oclusión de grandes vasos (OGV).

Una vez que se hace esa determinación, la prueba da luz verde a los médicos para usar una técnica quirúrgica llamada trombectomía mecánica para recuperar rápidamente el coágulo de OGV de cualquier arteria grande que alimente el cerebro.

Las neuronas comienzan a morir en minutos luego de un ACV
Las neuronas comienzan a morir en minutos luego de un ACV

“La trombectomía mecánica ha permitido que las personas que de otro modo habrían muerto o se habrían quedado significativamente discapacitadas se restauraran por completo, como si su ACV nunca hubiera ocurrido”, explicó en un comunicado de prensa del hospital el autor principal del estudio, el Dr. Joshua Bernstock .

"Cuanto antes se promulgue esta intervención, mejor será el resultado del paciente", añadió Bernstock, miembro clínico del departamento de neurocirugía del hospital. "Esta nueva y emocionante tecnología tiene el potencial de permitir que más personas en todo el mundo reciban este tratamiento más rápido".

El equipo de Bernstock ya sabía que los diferentes tipos de accidentes cerebrovasculares producen diferentes “biomarcadores” en la sangre a medida que ocurren.

Observaron dos proteínas en particular: una llamada proteína ácida fibrilar glial (GFAP, por sus siglas en inglés), que se ha relacionado durante mucho tiempo con hemorragias cerebrales y lesiones cerebrales traumáticas; y uno llamado dímero D.

Al detectar más rápidamente el tipo de accidente cerebrovascular que está padeciendo el paciente se le puede brindar el tratamiento adecuado en menos tiempo (Getty)
Al detectar más rápidamente el tipo de accidente cerebrovascular que está padeciendo el paciente se le puede brindar el tratamiento adecuado en menos tiempo (Getty)

Los análisis de sangre que miden esas proteínas ayudan a descartar un accidente cerebrovascular hemorrágico, cuyos síntomas pueden confundirse fácilmente con una OGV.

Agregar los resultados de los análisis de sangre a lo que se conoce como una puntuación de “triaje de accidente cerebrovascular de evaluación de campo para destino de emergencia” (FAST-ED, por sus siglas en inglés) podría funcionar en conjunto para diagnosticar rápidamente una OGV en un paciente, dijo el grupo de Bernstock.

El equipo probó la teoría utilizando datos de 323 personas que fueron tratadas por accidente cerebrovascular en Florida en 2021 y 2022.

“La combinación de los niveles de los biomarcadores [sanguíneos] GFAP y dímero D con los datos de FAST-ED menos de seis horas después del inicio de los síntomas permitió que la prueba detectara accidentes cerebrovasculares con un 93 por ciento de especificidad y un 81 por ciento de sensibilidad”, reportaron los investigadores.

El análisis de sangre probó ser de alta efectividad (Imagen Ilustrativa Infobae)
El análisis de sangre probó ser de alta efectividad (Imagen Ilustrativa Infobae)

El noventa y tres por ciento de especificidad significa que la herramienta de diagnóstico fue correcta el 93% de las veces al encontrar que el accidente cerebrovascular no era una OGV, mientras que la sensibilidad del 81% significa que detectó correctamente una OGV real el 81% de las veces.

La nueva estrategia diagnóstica podría ser “una herramienta accesible y revolucionaria que podría ayudar a garantizar que más personas que sufren de ACV estén en el lugar correcto en el momento adecuado para recibir una atención crítica que restaure la vida”, planteó Bernstock.

Su equipo cree que la prueba también podría ayudar a detectar o descartar hemorragias cerebrales en situaciones de emergencia. Podría ser especialmente útil en los países más pobres donde es posible que no se disponga de exploraciones diagnósticas de alta tecnología.

Reconocer el tipo de ACV que está teniendo el paciente es esencial para saber cómo tratarlo (Imagen Ilustrativa Infobae)
Reconocer el tipo de ACV que está teniendo el paciente es esencial para saber cómo tratarlo (Imagen Ilustrativa Infobae)

Los hallazgos se publicaron en la edición del 17 de mayo de la revista Stroke: Vascular and Interventional Neurology.

Los investigadores ahora planean medir la efectividad de la nueva prueba en ambulancias.

“Cuanto antes se ponga a un paciente en la vía de atención correcta, mejor le irá”, dijo Bernstock. “Ya sea que eso signifique descartar hemorragias o descartar algo que necesite una intervención, poder hacer esto en un entorno prehospitalario con la tecnología que construimos va a ser verdaderamente transformador”.

Más información: Obtén más información sobre los diferentes tipos de accidente cerebrovascular en la Asociación Americana de Accidentes Cerebrovasculares.

FUENTE: Brigham and Women’s Hospital, comunicado de prensa, 17 de mayo de 2024

*Ernie Mundell. HealthDay Reporters ©The New York Times 2024

Guardar

Nuevo

Más Noticias