Un factor neurológico impide que los pacientes afroamericanos e hispanos asistan a los ensayos clínicos sobre la enfermedad de Alzheimer

Healthday Spanish

Guardar

Nuevo

infobae

VIERNES, 19 de abril de 2024 (HealthDay News) -- Los pacientes afroamericanos e hispanos con enfermedad de Alzheimer están muy poco representados en los ensayos clínicos, aunque son más propensos a contraer demencia que los blancos.

Sin embargo, la discriminación racial quizá no esté impulsando esta disparidad, según un estudio reciente.

En lugar de eso, se considera que las personas afroamericanas e hispanas no son elegibles para los ensayos sobre el Alzheimer porque parecen tener unos niveles más bajos de acumulación de amiloide cerebral en las primeras etapas de la enfermedad, informaron los investigadores en la edición del 17 de abril de la revista Alzheimer's & Dementia.

"En estas primeras etapas, vemos que los niveles de amiloide son diferentes entre los grupos raciales y étnicos. Eso podría ser un contribuyente importante a la subrepresentación de algunos grupos en los ensayos de reducción de amiloide", señaló la investigadora principal, Doris Molina-Henry, profesora asistente de neurología de investigación del Instituto de Investigación Terapéutica del Alzheimer de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California.

Las placas cerebrales de beta amiloide se consideran una de las características distintivas de la enfermedad de Alzheimer. De hecho, los nuevos medicamentos para el Alzheimer están diseñados para reducir los niveles de proteína amiloide de una persona.

Pero este estudio muestra que algo más que el amiloide puede ser responsable del Alzheimer y otras demencias.

"Esto abre más preguntas: si no es el amiloide lo que impulsa la enfermedad de Alzheimer, ¿qué es? O si el amiloide está impulsando esto, ¿qué hace que el cerebro de alguien de un grupo con mayor riesgo de demencia sea mucho más susceptible?" dijo Molina-Henry en un comunicado de prensa de la universidad.

En este estudio, los investigadores recolectaron análisis de sangre y escáneres cerebrales de más de 4,900 participantes de 55 a 80 años de edad que intentaban participar en un ensayo clínico para probar Leqembi (lecanemab), el primer medicamento que recibió la aprobación de la FDA para tratar el Alzheimer.

Ninguno de los participantes tenía ningún deterioro característico del Alzheimer y la demencia, pero algunos sí tenían algunos cambios biológicos relacionados con estas enfermedades, señalaron los investigadores.

En particular, el diseño del ensayo requería que los pacientes tuvieran un nivel mínimo de proteína amiloide en la sangre.

De los pacientes analizados, el 35% cumplió con el límite de amiloide requerido para estar en el estudio.

Pero las personas afroamericanas, hispanas y asiáticas eran significativamente menos propensas a cumplir con los criterios de elegibilidad para el ensayo de Leqembi, muestran los resultados.

Los blancos tenían la tasa más alta de elegibilidad, con un 39 por ciento, encontraron los investigadores, en comparación con un 25 por ciento de las personas afroamericanas o negras e hispanas, y un 21 por ciento de las personas asiáticas.

Los escáneres cerebrales que observaron los depósitos de amiloide en el cerebro mostraron que todas las personas incluidas en el ensayo según el análisis de sangre merecían estar allí, encontraron los investigadores.

"Esto sugiere que los límites de elegibilidad son adecuados, pero también apuntan a una paradoja en la que algunos grupos podrían tener un riesgo más alto de demencia pero unos niveles más bajos de amiloide, y tratar a esos grupos podría requerir un enfoque diferente", dijo Molina-Henry.

La investigación ahora necesita investigar si otros factores además del amiloide  (como la enfermedad cardiaca, la hipertensión, el exceso de peso o la inflamación) podrían estar aumentando el riesgo de demencia en distintos grupos raciales y étnicos, concluyó el estudio.

Los resultados también resaltan la necesidad de una mejor evaluación para detectar la demencia y el Alzheimer de forma temprana, dijo Molina-Henry.

"Más que nunca, sobre todo para los grupos que están subrepresentados en la investigación, es importante participar en los esfuerzos de detección, que se les extraiga sangre y, si es elegible, que se inscriban en un ensayo clínico", dijo Molina-Henry. "Contribuir a la investigación de esta manera agrega diversidad crítica y nos ayuda a responder preguntas sobre esta enfermedad tan devastadora".

Más información

La Facultad de Medicina de Yale ofrece más información sobre el lecanemab.

FUENTE: Universidad del Sur de California, comunicado de prensa, 17 de abril de 2024

Más Noticias