Incluso con el aumento de peso, dejar de fumar durante el embarazo sigue siendo lo mejor para la salud

Healthday Spanish

Guardar

Nuevo

infobae

LUNES, 22 de abril de 2024 (HealthDay News) -- A las mujeres que fuman y quedan embarazadas quizá les preocupe que el aumento de peso que conlleva dejar de fumar pueda traerles sus propios daños a ellas o a su bebé.

Sin embargo, un nuevo estudio confirma que los beneficios para la salud de dejar de fumar aún superan con creces cualquier preocupación relacionada con el peso.

El aumento de peso puede ocurrir una vez que las mujeres deciden renunciar a los cigarrillos, pero incluso eso se puede minimizar, dijo un equipo dirigido por Morgan Dunn. Es residente de obstetricia y ginecología de último año en la Facultad de Medicina Robert Wood Johnson de Rutgers en Nueva Jersey.

"Recomendamos que los médicos aconsejen a los pacientes que dejen de fumar mientras ofrecen asesoramiento nutricional que podría minimizar el aumento de peso", planteó en un comunicado de prensa de la Rutgers.

El estudio aparece en una edición reciente de la revista Hypertension.

En el estudio, el grupo de Dunn observó datos sobre los resultados de salud en más de 22 millones de embarazos.

Encontraron que las tasas de hipertensión peligrosa en el embarazo aumentaron entre las mujeres que dejaron de fumar. Ocurrió en el 6.8 por ciento de los embarazos de mujeres no fumadoras, en comparación con el 8.6 por ciento de los embarazos de las mujeres que dejaron de fumar cuando se enteraron de que estaban embarazadas.

El porcentaje aumentó incluso más (a un 17 por ciento) entre las mujeres que dejaron de fumar al inicio del embarazo y luego aumentaron de peso que superaban los niveles recomendados, encontró el equipo de Dunn.

Sin embargo, cualquier riesgo relacionado con un aumento de la presión arterial durante el embarazo para las exfumadoras fue fácilmente eclipsado por las reducciones en los riesgos en otras áreas.

Por ejemplo, dejar de fumar redujo las probabilidades de una mujer de morir fetal en un 80 por ciento, encontró el grupo de Rutgers.

También redujo a la mitad las probabilidades de que una mujer tuviera un parto prematuro, llevándolas a un nivel casi igual al de las no fumadoras.

"Los cigarrillos son un poderoso supresor del apetito, por lo que las personas que dejan de fumar tienden a aumentar de peso considerablemente, sobre todo cuando todavía están pasando por la abstinencia", reconoció Dunn, pero "los beneficios para la salud de dejar de fumar obviamente superan los peligros del sobrepeso para la mayoría de las personas".

Más información

Hay ayuda para dejar de fumar en smokefree.gov.

FUENTE: Universidad de Rutgers-New Brunswick, comunicado de prensa, 18 de abril de 2024