La pérdida de sangre aumenta la tasa de mortalidad en las mujeres durante las cirugías de bypass

Mejorar la supervivencia y lograr una urgente búsqueda de soluciones son los objetivos de los investigadores para tener resultados en este procedimiento

Compartir
Compartir articulo
Datos de más de un millón de pacientes de bypass, compilados por la Sociedad de Cirujanos Torácicos, muestran una diferencia de mortalidad casi del 50 por ciento entre géneros durante los procedimientos de bypass: 1.7 por ciento de los hombres frente a 2.8 por ciento de las mujeres.
Datos de más de un millón de pacientes de bypass, compilados por la Sociedad de Cirujanos Torácicos, muestran una diferencia de mortalidad casi del 50 por ciento entre géneros durante los procedimientos de bypass: 1.7 por ciento de los hombres frente a 2.8 por ciento de las mujeres.

Ernie Mundell - HealthDay News - Hace tiempo que se ha documentado que las mujeres tienen unas probabilidades más bajas de sobrevivir a la cirugía de bypass cardiaco en comparación con los hombres, y los investigadores creen que ahora saben por qué.

Las mujeres tienden a ser más vulnerables a la pérdida de sangre durante la cirugía (glóbulos rojos, específicamente) que los hombres, concluyó un equipo de Weill Cornell Medicine, en la ciudad de Nueva York.

Publicaron sus hallazgos en una edición reciente de la revista Journal of the American College of Cardiology.

Saber que la anemia vinculada con la cirugía aumenta los riesgos para las pacientes femeninas debería estimular las medidas de seguridad que pueden aumentar su supervivencia durante las cirugías de injerto de derivación de la arteria coronaria (CABG, por sus siglas en inglés), planteó el equipo de investigación.

Minimizar la pérdida de sangre es “un objetivo factible para mejorar la mortalidad operatoria en las mujeres después de la cirugía de revascularización coronaria y reducir la brecha de sexo”, escribió un equipo dirigido por el doctorMario Gaudino. Es profesor de cirugía cardiotorácica en Weill Cornell.

El nuevo estudio se basa en datos de más de un millón de pacientes de bypass, compilados por la Sociedad de Cirujanos Torácicos (Society of Thoracic Surgeons).

Esas cifras confirmaron la “brecha sexual”: mientras que un 1.7 por ciento de los hombres murieron durante los procedimientos de bypass, un 2.8 por ciento de las mujeres lo hicieron, una diferencia de casi un 50 por ciento, anotaron los investigadores.

A continuación, analizaron una amplia gama de posibles factores que podrían impulsar esta disparidad. Incluyeron la edad, el origen étnico, la gravedad de la enfermedad cardiaca, los antecedentes de ataque cardiaco previo y la presencia de otras enfermedades.

El equipo también observó los factores implicados en la cirugía en sí, como la cantidad de tiempo que los pacientes debían estar conectados a una máquina de circulación extracorpórea, o el volumen y el tipo de pérdida de sangre.

Solo un factor se destacó: al analizar los números, el grupo de Gaudino encontró que un 38 por ciento del exceso de riesgo observado entre las pacientes femeninas podría atribuirse al impacto de la pérdida de glóbulos rojos durante la cirugía. Es una afección conocida como anemia intraoperatoria.

Como explicó el equipo de investigación, algunas anemias son inevitables, porque la máquina de circulación extracorpórea que mantiene vivos a los pacientes durante estas cirugías depende de fluidos que diluyen la sangre.

Sin embargo, el tamaño corporal promedio más pequeño de las mujeres, y el hecho de que tienden a llegar a la cirugía de bypass con un recuento de glóbulos rojos más bajo que los hombres, las hace más vulnerables a la anemia intraoperatoria, cree el grupo de Gaudino.

El estudio no fue diseñado para probar de manera concluyente que la anemia intraoperatoria fuera la causa principal de la peor supervivencia de las mujeres. Sin embargo, el equipo de Weill Cornell cree que se podría hacer más para nivelar el campo de juego para las pacientes femeninas.

"Usar máquinas de circulación extracorpórea con circuitos más cortos, por ejemplo, limitaría el volumen de solución diluyente en sangre necesaria para hacer funcionar la bomba", explicaron en un comunicado de prensa de Weill Cornell.

Los ensayos clínicos dirigidos a probar la efectividad de tales intervenciones también se necesitan "con urgencia", dijo Gaudino, que también es cirujano cardiovascular del Centro Médico NewYork-Presbyterian/Weill Cornell.

Más información sobre las cirugías de bypass en la Asociación Americana del Corazón.

FUENTE: Weill Cornell Medicine, comunicado de prensa, 11 de abril de 2024

* HealthDay Reporters © The New York Times 2024