Claves de los expertos para calmar a los niños tras una pesadilla

Estos episodios, además de los terrores nocturnos, afectan aproximadamente al 30% de los chicos, principalmente entre los 3 y 7 años. En qué se diferencian y cuáles son las mejores técnicas, según la Fundación del Sueño de Estados Unidos

Compartir
Compartir articulo
Una aproximación científica a cómo enfrentar las pesadillas en niños, estrategias que van desde el consuelo psicológico hasta medidas preventivas en la rutina nocturna
Una aproximación científica a cómo enfrentar las pesadillas en niños, estrategias que van desde el consuelo psicológico hasta medidas preventivas en la rutina nocturna

(Ernie Mundell- HealthDay News) - La mayoría de los padres lo han experimentado: su hijo pequeño se despierta angustiado, seguro de que la pesadilla que acaba de sufrir es real.

El Dr. Anis Rehman, especialista en medicina interna y consultor de la Fundación del Sueño, dice que alrededor de la mitad de los niños de 3 a 6 años experimentan pesadillas frecuentes, y alrededor del 20% de los niños de 6 a 12 años lo hacen. Ambos sexos parecen igualmente propensos a tener pesadillas, aunque pueden ser más comunes en las niñas a partir de los 13 años.

También hay “terrores nocturnos”, arrebatos de minutos de duración que pueden interrumpir el sueño de un niño.

La evidencia sugiere que ciertas técnicas terapéuticas pueden ser efectivas para niños con un historial de trauma que experimentan pesadillas
(Getty Images)
La evidencia sugiere que ciertas técnicas terapéuticas pueden ser efectivas para niños con un historial de trauma que experimentan pesadillas (Getty Images)

De todos modos, ¿qué son las pesadillas?

Según la Fundación del Sueño, una pesadilla suele ocurrir durante el sueño de movimientos oculares rápidos (REM), que suele ser una fase final del sueño. Eso explica por qué un niño a menudo se despierta con una pesadilla en medio de la noche o temprano en la mañana.

Los monstruos, los fantasmas, los perros que ladran o los tigres que merodean, o las personas que parecen amenazantes suelen ser actores clave en las pesadillas de los niños. Los chicos también pueden tener sueños aterradores sobre ser intimidados o acosados, dijo la fundación.

A diferencia de los terrores nocturnos, las pesadillas típicas no implican que el niño vocalice o actúe mientras duerme. Sin embargo, una vez que se despiertan de su pesadilla, los niños pueden sentirse vulnerables y ansiosos, con un latido cardíaco rápido.

A veces, las pesadillas pueden ser tan malas que un niño desarrolla una fobia a quedarse dormido, dijo la fundación.

La importancia de mantener una rutina constante a la hora de acostarse y cómo esta práctica puede ayudar a reducir la incidencia de pesadillas y terrores nocturnos en niños.
(Imagen Ilustrativa Infobae)
La importancia de mantener una rutina constante a la hora de acostarse y cómo esta práctica puede ayudar a reducir la incidencia de pesadillas y terrores nocturnos en niños. (Imagen Ilustrativa Infobae)

‘Terrores nocturnos’

Los terrores nocturnos (episodios de terror o pánico mientras se duerme) son distintos de las pesadillas, explicó Rehman. Se cree que alrededor del 30% de los niños experimentan terrores nocturnos, y son más comunes entre los 3 y los 7 años, y generalmente se resuelven a los 10 años.

En primer lugar, suelen ocurrir más temprano en el ciclo del sueño, durante el sueño no REM. Y a diferencia de las pesadillas, los niños a menudo se portan mal, gritan o lloran mientras duermen y tienen el sueño. El sonambulismo a menudo puede coincidir con terrores nocturnos.

Los episodios de terrores nocturnos pueden durar hasta 90 minutos en algunos casos, dijeron los expertos.

Datos importantes: entre el 3% y el 6% de los niños suelen experimentar pesadillas frecuentes, influenciando directamente su bienestar emocional
(iStock)
Datos importantes: entre el 3% y el 6% de los niños suelen experimentar pesadillas frecuentes, influenciando directamente su bienestar emocional (iStock)

Lo que pueden hacer los padres

Las pesadillas ocasionales o los terrores nocturnos pueden ser aterradores para los niños, pero esos temores pueden disminuir una vez que los padres le aseguran amablemente al niño que todo está bien. Explíquele a su hijo que las pesadillas no son reales, son solo pensamientos creados por el cerebro que en realidad son inofensivos.

Sin embargo, tenga cuidado de que los niños confíen demasiado en su tranquilidad. En lugar de eso, anime a su hijo a aprender a calmarse a sí mismo después de despertarse de un mal sueño, aconsejó la fundación.

Por la misma razón, Rehman dice que dormir con su hijo después de una pesadilla probablemente no sea una buena idea: hacer que los niños dependan del colecho podría incluso aumentar la frecuencia de las pesadillas.

La disposición de los niños a confiar en sus padres para encontrar consuelo tras una pesadilla, evidenciando la importancia del apoyo familiar
(Imagen ilustrativa Infobae)
La disposición de los niños a confiar en sus padres para encontrar consuelo tras una pesadilla, evidenciando la importancia del apoyo familiar (Imagen ilustrativa Infobae)

Una estrategia comprobada: presentar a los niños a un “compañero de sueño”, como una muñeca o un animal de peluche.

Los padres “pueden decirle al niño que su compañero de sueño está asustado, lo que requiere que el niño lo consuele por la noche, o que el compañero de sueño es capaz de proteger al niño. Ambas estrategias de intervención pueden calmar los miedos nocturnos y mejorar la calidad del sueño del niño”, dijo la fundación.

Si un padre sabe que un niño está experimentando miedos o enojo durante el día, hable con ellos sobre esos sentimientos en un ambiente relajado antes de acostarse. Calmar las ansiedades podría ayudar a prevenir las pesadillas, dijeron los expertos.

"La respiración profunda, la relajación muscular y otras técnicas de afrontamiento también podrían ayudar a los niños a dormir más profundamente", dijo la fundación.

La consulta con un especialista puede ser clave cuando las pesadillas son muy frecuentes o intensas, indicando posibles problemas subyacentes.
(Imagen Ilustrativa Infobae)
La consulta con un especialista puede ser clave cuando las pesadillas son muy frecuentes o intensas, indicando posibles problemas subyacentes. (Imagen Ilustrativa Infobae)

¿Cuándo es el momento de consultar a un médico por las pesadillas?

La fundación ofreció dos pautas para saber cuándo las pesadillas se están convirtiendo en algo más que una molestia: si un niño tiene pesadillas al menos dos veces por semana durante seis meses o más, o si las pesadillas frecuentes continúan más allá de los 6 años. Eso podría indicar la necesidad de ayuda psicológica, dijo la fundación.

Los problemas o afecciones subyacentes comunes que pueden provocar pesadillas frecuentes y a largo plazo son la agresión sexual, el abuso y otros tipos de trauma, como el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

En el caso de los niños con trastorno de estrés postraumático, una terapia consiste en "ensayar" los malos sueños durante las horas de vigilia para disminuir las probabilidades de que ocurran durante el sueño.

Estrategias para padres, introduciendo técnicas de relajación y respiración profunda antes de dormir para prevenir pesadillas en los niños.
FLICKR/NNELUMBA
Estrategias para padres, introduciendo técnicas de relajación y respiración profunda antes de dormir para prevenir pesadillas en los niños. FLICKR/NNELUMBA

Los niños que tienen pesadillas frecuentes pueden portarse mal por la noche, tratando de posponer la hora de dormir o exigiendo dormir con uno de sus padres.

Conceder estas solicitudes puede exacerbar el problema y solidificar las preocupaciones del niño sobre el sueño, en lugar de aliviarlas”, dijo la fundación. “Un horario estricto a la hora de acostarse, el refuerzo positivo basado en recompensas y otras estrategias conductuales se consideran más efectivas. Si estos métodos no tienen éxito, también se puede recomendar una prescripción de benzodiazepinas en dosis bajas”.

Los terrores nocturnos frecuentes y prolongados también pueden necesitar la ayuda de un médico para resolverse.

"En casos graves, los médicos pueden recetar medicamentos para reducir los episodios de terror nocturno", dijo la fundación. "La terapia puede recomendarse para casos graves. Si bien generalmente se desaconseja la medicación, se pueden recetar inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) [antidepresivos] debido a la creencia generalizada de que los terrores nocturnos están relacionados con los niveles de serotonina".

FUENTE: Fundación del Sueño, artículo de revisión

*Ernie Mundell HealthDay Reporters ©The New York Times 2024