El acné en los adultos puede generar estigma en el trabajo y socialmente

Un nuevo estudio de Hospital Brigham and Women’s, en Boston, encontró que podrían tener consecuencias para su reputación social y profesional

Compartir
Compartir articulo
"Con frecuencia, el acné se percibe erróneamente como un problema meramente cosmético", dijo uno de los expertos
"Con frecuencia, el acné se percibe erróneamente como un problema meramente cosmético", dijo uno de los expertos

(Por Dennis Thompson HealthDay News) -- El acné puede ser terriblemente vergonzoso para un adolescente, pero un nuevo estudio ha encontrado que las imperfecciones de los adultos podrían tener consecuencias incluso mayores para su reputación social y profesional.

Las personas son menos propensas a querer ser amigas, tener contacto cercano o publicar una foto en las redes sociales con una persona que tiene acné grave, encontraron los investigadores.

“Nuestros hallazgos muestran que las actitudes estigmatizantes sobre el acné pueden afectar a la calidad de vida, potencialmente al afectar a las relaciones personales y a las oportunidades de empleo”, señaló el investigador, el Dr. John Barbieri, dermatólogo del Hospital Brigham and Women’s, en Boston.

“Con frecuencia, el acné se percibe erróneamente como un problema meramente cosmético”, añadió Barbieri. “Es importante que las personas con este problema médico tengan acceso al tratamiento, al igual que cualquier otra afección”. El acné ocurre en los folículos pilosos y las glándulas sebáceas de una persona, según Johns Hopkins.

Normalmente, el aceite de las glándulas viaja por los folículos pilosos hasta la piel, manteniendo la piel húmeda. Pero si las células de la piel taponan los folículos y bloquean la grasa, las bacterias que crecen dentro de los folículos pueden causar granos y quistes.

Para este estudio, Barbieri y sus colegas obtuvieron fotos de archivo de cuatro adultos, incluyendo hombres y mujeres con tono de piel claro u oscuro. Los investigadores alteraron digitalmente las imágenes para crear dos versiones adicionales de cada una, agregando acné leve o severo a los rostros de las personas.

Luego realizaron un experimento con más de 1.300 personas, en el que a cada participante se le mostró al azar una de las 12 imágenes y se le hizo una serie de preguntas sobre la persona en la imagen.

Era mucho menos probable que los participantes quisieran tener algo que ver con personas con acné, especialmente si la persona en la imagen también tenía un tono de piel más oscuro. También eran más propensos a estar de acuerdo con los estereotipos sobre las personas con acné severo, percibiéndolas como antihigiénicas, poco atractivas, poco confiables y poco inteligentes.

Esos sesgos se atenuaron en los participantes que tenían acné ahora o en el pasado, anotaron los investigadores. Los hallazgos se publicaron en la edición del 6 de diciembre de la revista JAMA Dermatology.

Los resultados deberían incitar a las compañías de seguros a cubrir los tratamientos para el acné, dado que la reacción social a la enfermedad de la piel puede dañar la vida y el sustento de una persona, dijo Barbieri.

"Muchas aseguradoras cubren mal los tratamientos para el acné y la rosácea, alegando que son cosméticos", dijo Barbieri. "Nuestro estudio resalta la necesidad de que esa narrativa cambie y de identificar enfoques para reducir las actitudes estigmatizantes en la comunidad".

Más información

Johns Hopkins Medicine ofrece más información sobre el acné.

FUENTE: Mass General Brigham, comunicado de prensa, 6 de diciembre de 2023