Hay 17 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 que se destinarían a los niños y a jóvenes de hasta 39 años

El stock es para completar esquemas y luego ampliar edades. La mayoría de las dosis son vacunas de Sinopharm. Qué falta para aplicarla en la infancia. Cinco expertos analizaron a Infobae la estrategia de vacunación

Del total de vacunas recibidas por la Argentina se distribuyeron 56.337.504 y aplicaron 51.516.131, según los datos del Monitor Público de Vacunación (Foto:Andina)
Del total de vacunas recibidas por la Argentina se distribuyeron 56.337.504 y aplicaron 51.516.131, según los datos del Monitor Público de Vacunación (Foto:Andina)

Desde el inicio de la campaña de vacunación contra el COVID-19, una de las críticas que más se le hizo al gobierno nacional era la lentitud en la llegada de las vacunas al país, lo que se traducía en escasez de dosis para inmunizar a las poblaciones de riesgo en caso de contraer la enfermedad.

A nueve meses de los primeros arribos de las diferentes formulaciones, la Argentina recibió 68.206.035 dosis. De ese total distribuyó 56.337.504 y aplicó 51.516.131, según los datos disponibles hasta las 20 de este miércoles del Monitor Público de Vacunación, el registro online del Ministerio de Salud que muestra en tiempo real el operativo de inmunización en todo el territorio argentino.

Según informaron a Infobae desde el Ministerio de Salud de la Nación, 14.183.210 corresponden a Sputnik V (10.125.655 dosis del componente 1, y 4.057.555 del componente 2), 3.129.125 a Sputnik V producidas en Argentina por Laboratorio Richmond (1.179.625 dosis del primer componente, y 1.949.500 del segundo), 17.516.500 a AstraZeneca (580.000 dosis de AstraZeneca-Covishield; 1.944.000 dosis provistas por el mecanismo COVAX de la OMS; 13.200.500 de AstraZeneca y Oxford cuyo principio activo se produjo en la Argentina; 1.242.400 donadas por España y 549.600 por Canadá), 28.856.000 a Sinopharm, 3.500.000 a Moderna de la donación proveniente de Estados Unidos, 600.000 a CanSino y 421.200 a Pfizer.

De allí surgen que quedan unas 16.741.514 dosis sin aplicar, entre las distribuidas que aún no fueron aplicadas y las pendientes de distribución.

Desde el inicio de la campaña de vacunación contra el COVID-19, una de las críticas que más se le hizo al gobierno nacional era la lentitud en la llegada de las vacunas al país (Efe)
Desde el inicio de la campaña de vacunación contra el COVID-19, una de las críticas que más se le hizo al gobierno nacional era la lentitud en la llegada de las vacunas al país (Efe)

En tanto esta tarde arribaron al Aeropuerto Internacional de Ezeiza 160.290 dosis de Pfizer en el vuelo AA991 de American Airlines, y se espera que a las 21.10 hagan lo propio 822.100 vacunas del laboratorio AstraZeneca en un carguero la compañía LATAM Cargo. Con estos dos nuevos envíos, la Argentina alcanzará las 69.188.425 unidades recibidas desde el inicio del Plan Estratégico de Vacunación contra el COVID-19.

Si se tiene en cuenta el total de vacunas anunciadas por el Gobierno en función de los contratos firmados con las diferentes empresas farmacéuticas, las dosis ascenderán a 90.591.000, según los acuerdos a los que tuvo acceso la Unidad de Datos de Infobae. Y si a esas se le suman las 20 millones de vacunas acordadas con el laboratorio Pfizer, el total de dosis prometidas escala a 110.591.000.

Considerando que las personas que esperan recibir su segunda dosis son 7.706.119, el número supera ampliamente el stock de vacunas necesarias para inmunizar a toda la población argentina -calculada en 45 millones de habitantes en el último censo nacional- con esquemas completos de dos dosis.

"El desafío de aplicar 1 millón y medio de  segundas dosis para alcanzar al 50% de toda la población", dijo la ministra Vizzotti (Efe)
"El desafío de aplicar 1 millón y medio de segundas dosis para alcanzar al 50% de toda la población", dijo la ministra Vizzotti (Efe)

Para conocer cómo avanzará el plan de vacunación y cuál será el objetivo de esas dosis de reserva, Infobae consultó al subsecretario de Estrategias Sanitarias, Juan Manuel Castelli, quien detalló que “buena parte del stock actual es de Sinopharm y de los casi ocho millones de esquemas que hay que completar, un millón corresponde a esa vacuna y el resto es AstraZeneca”.

“Se sigue trabajando la posibilidad de uso de la vacuna de origen chino, cuya tecnología es de virus atenuado y tiene un perfil de seguridad conocido, en menores de 18 años”, amplió el funcionario en diálogo con este medio, y explicó que “esa es una indicación que tiene que venir de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), a quien la CoNaIn ya recomendó que se estudie las posibilidades de uso en menores de 18 años”.

Y tras asegurar que países como Chile y Uruguay ya están usando la vacuna Sinovac -que tiene la misma tecnología que Sinopharm- en menores de 18 años, amplió: “Después, se están evaluando las estrategias de refuerzo, para las que hay que analizar muy bien las oportunidades de vacunación, ya que se vio por ejemplo que un mayor intervalo mejoró la respuesta inmunológica. No está definido cada cuánto sería recomendable el refuerzo”.

“Argentina cuenta con 68 millones de dosis, y el desafío de aplicar 1 millón y medio de segundas dosis para alcanzar al 50% de toda la población, llegando al 85% de los mayores de 50 años vacunados con esquema completo y con una situación epidemiológica que registra este mes una disminución de casi el 96% del promedio diario de casos confirmados en relación al pico de mayo y el número de pacientes internados en terapia intensiva más bajo desde julio de 2020″, había indicado la ministra de Salud, Carla Vizzotti, el lunes en el marco del Consejo Federal de Salud (Cofesa) que se desarrolló esta semana en la ciudad de Mar del Plata.

En apreciación de la funcionaria, esto sitúa al país “en una situación muy favorable”. “Sin relajarnos y el objetivo es avanzar en escalar la vacunación universal de las y los adolescentes que podrán completar esquemas antes de fin de año con los 19.5 millones de dosis de vacunas de Pfizer que llegarán en octubre, noviembre y diciembre”, destacó la titular de la cartera sanitaria y adelantó que “se está trabajando con Educación por una presencialidad plena y cuidada, revisando todos los protocolos para actualizarlos y pensando en la vacunación escolar como eje fundamental”.

A las 68.206.035 dosis arribadas al país desde el inicio de la campaña de vacunación se le sumarán otras más de 42 millones en los próximos meses (Europa Press)
A las 68.206.035 dosis arribadas al país desde el inicio de la campaña de vacunación se le sumarán otras más de 42 millones en los próximos meses (Europa Press)

En relación a la vacunación de la población pediátrica, la titular de la cartera sanitaria expresó: “Contamos con mucha información que compartimos en marco de la Comisión Nacional de Inmunización (CoNaIn), expertos y Cofesa para seguir trabajando en ampliar más edades”. En este marco se consensuó la reserva de dosis de la vacuna Sinopharm para esta población objetivo.

En línea con lo dicho por Castelli, Vizzotti agregó que seguirán trabajando para iniciar esquemas y alcanzar la mayor cobertura con segundas dosis. “También estamos realizando estudios multicéntricos de efectividad que generen evidencia científica para tomar decisiones en relación con la necesidad de un refuerzo en grupos priorizados”, señaló. En este sentido, la titular de la cartera sanitaria sostuvo que “se acordó que esta decisión se evaluará para 2022, una vez alcanzado el objetivo de ampliar las edades de vacunación y avanzar con la aplicación de segundas dosis”.

En opinión del físico Jorge Aliaga, de la Universidad Nacional de Hurlingham, “de lo que hay bastante stock es de Sinopharm, y se maneja la posibilidad de que la Anmat las habilite para su uso en menores”. Por ahora, las vacunas que se aplican a menores de 18 años, que son las de Moderna y Pfizer, no hay tantas. Y me parece que hoy el objetivo (por fuera de buscar a los demorados mayores de 18 años) es vacunar a los menores de 18 -evaluó para Infobae-. Supongo que por eso debe haber stock en espera”.

Fotografía de archivo de una enfermera mientras se prepara para administrar una dosis de la vacuna Pfizer contra la Covid-19. EFE/EPA/DANIEL
Fotografía de archivo de una enfermera mientras se prepara para administrar una dosis de la vacuna Pfizer contra la Covid-19. EFE/EPA/DANIEL

De todos modos, en pandemia, con fabricantes que no aseguran entregas, si el Gobierno no hubiera comprado más vacunas porque tenía contratos firmados, hoy no tendríamos tantos vacunados -consideró a Infobae-. AstraZeneca, por ejemplo, tenía que entregar 22 millones entre febrero y marzo y no fue así. La verdad, creo que es ruin criticar si faltan y luego si sobran, pero entiendo que la pregunta hoy es por qué no se usan”.

El senador provincial de Corrientes y analista de los datos de la pandemia en la Argentina Martín Barrionuevo, ante la consulta de este medio, observó: “Hay cerca de 17 millones de dosis de vacunas contra el COVID sin aplicar. De ese total, más de12 millones son de Sinopharm. Se estima que dos de los 12 millones de Sinopharm deben aplicarse como segundas dosis. Si todos los mayores de 18 a 39 años se vacunaran, se usarían 1,5 millón de dosis de Sinopharm más, con lo cual quedaría unas ocho millones de dosis para aplicar en niñas y niños cuando la autoridad regulatoria lo autorice”.

Y agregó: “Después, el resto de las vacunas Sputnik V y AstraZeneca se usarían para completar esquemas de vacunación”.

Liliana Vázquez, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología y médica de la Clínica Maternidad Suizo Argentina y el Sanatorio Finochietto, expresó por su parte a Infobae: “Sería conveniente que las dosis de Sinopharm se apliquen en las personas jóvenes que aún no recibieron vacunas. Porque esa vacuna es menos inmunogénica en mayores de 60 años. Además, se están aguardando los resultados de los estudios de la vacuna de Sinopharm en la población pediátrica en fase 3. De esta manera, se usaría en menores de 18 años también”.

El bioinformático de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) e investigador del Conicet Rodrigo Quiroga, sostuvo a Infobae que “la aprobación de emergencia de Sinopharm para la franja 6-18 permitiría acelerar enormemente la vacunación de adolescentes y permitir comenzar la de niños. Es una vacuna muy segura, con tecnología ´tradicional´ sobre la que tenemos mucha información respecto a su seguridad a largo plazo”.

Y destacó: “ANMAT debe realizar un análisis costo beneficio de su posible aplicación en niños. Creo que el efecto epidemiológico de la vacunación de niños y adolescentes será muy fuerte, y permitirá también una mayor tranquilidad de cara a los próximos meses respecto a la variante Delta y la escolaridad presencial”.

Colaboración: Agustín Gallardo

SEGUIR LEYENDO