A más de 100 años del primer diagnóstico de Chagas en un humano, la enfermedad tiene su día mundial

Desde hoy, cada 14 de abril, las personas afectadas por la enfermedad que transmite la vinchuca y que si bien comenzó siendo endémica en América Latina, cada vez se detecta más en los EEUU y Canadá y en países europeos. Se estima que en el mundo hay, al menos, 7 millones de personas con la infección y 12 mil mueren cada año

La enfermedad de Chagas está causada por el parásito Tripanosoma cruzi, que se transmite originalmente mediante las heces de la vinchuca (Shutterstock)
La enfermedad de Chagas está causada por el parásito Tripanosoma cruzi, que se transmite originalmente mediante las heces de la vinchuca (Shutterstock)

Después de 111 años desde el primer diagnóstico humano de la enfermedad de Chagas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció, en medio de un mundo confinado por la pandemia del coronavirus, el 14 de abril como el primer Día Mundial oficial para recordar los desafíos que enfrentan las personas afectadas por esta enfermedad desatendida.

Aunque la actual pandemia requiere la máxima atención en estos momentos críticos, este primer Día Mundial de Chagas tiene el fin de hacer visibles a las personas afectadas por una enfermedad, históricamente marginada de la agenda prioritaria en los sistemas sanitarios. Y más aún, cuando muchas de las personas que las padecen son parte de la población vulnerable ante la pandemia de COVID-19.

La enfermedad de Chagas está causada por el parásito Tripanosoma cruzi, que se transmite originalmente mediante las heces de insectos, denominados vinchucas, chinches, pitos, entre otros nombres adoptados según las diferentes regiones donde habita, desde el sur de los Estados Unidos a todo el continente americano. Las otras vías principales por las que se produce la transmisión son la maternoinfantil (durante el embarazo), o bien por vía oral, transfusiones sanguíneas o trasplantes de órganos. Todas ellas, junto a los movimientos migratorios de las últimas décadas, hacen del Chagas un desafío global.

Antaño endémica en países de América Latina, en las últimas décadas, se detectó cada vez más en los Estados Unidos y Canadá, en muchos países europeos y algunos países del Pacífico Occidental, lo que hace de ella un problema sanitario mundial.

Aproximadamente, un 30% de las personas que contraen la infección de Chagas desarrollan complicaciones graves, principalmente de corazón o, en menor medida, alteraciones digestivas o neurológicas.

Se estima que hay, al menos, siete millones de personas con la infección en el mundo. Cada año, alrededor de 9 mil niños nacen con el parásito Tripanosoma cruzi, y mueren más de 12 mil personas. Además, se estima que, en todo el mundo, hay más de 75 millones de personas en riesgo de contraerlo. Por ello es muy importante diagnosticar y tratar tempranamente, cuando los medicamentos disponibles logran muy buenos resultados.

Cada año, alrededor de 9 mil niños nacen con el parásito Tripanosoma cruzi (Shutterstock)
Cada año, alrededor de 9 mil niños nacen con el parásito Tripanosoma cruzi (Shutterstock)

Denominada también tripanosomiasis americana, es calificada como una “enfermedad silenciosa y silenciada”, no sólo por su lenta evolución clínica, frecuentemente asintomática, sino también porque afecta principalmente a poblaciones pobres sin peso político ni acceso a atención de salud.

La Federación Internacional de Asociaciones de Personas Afectadas por la enfermedad de Chagas (Findechagas) solicita a las autoridades de salud, en los países donde se diagnostican casos de la enfermedad, “que los programas de prevención se mantengan para proteger a la mayor población posible”. Asimismo, subrayan la necesidad de “dar prioridad a la atención y tratamiento de las personas con diagnóstico positivo, ya que, en muchos casos, eso puede ser la diferencia entre la salud y la enfermedad o la vida y la muerte”.

La aprobación del Día Mundial, en la Asamblea Mundial de la Salud del pasado año, respondió a la solicitud expresada por Findechagas, para contar con un día en el que revertir el silencio y la invisibilidad que se han aliado con la enfermedad de Chagas durante más de un siglo.

La actual situación del COVID-19 está poniendo a prueba el compromiso y la solidaridad de los sistemas de salud y la visión de una cobertura sanitaria universal que no deje a nadie atrás. Para eliminar al Chagas como problema de salud pública se deben redoblar esfuerzos en el control de todas las vías de transmisión; potenciar y mejorar las herramientas actuales de diagnóstico y tratamiento, así como desarrollar nuevas; ampliar la cobertura de atención integral a todas las personas con la enfermedad o en riesgo de contraer la infección. Y al mismo tiempo, fomentar la comunicación y la sensibilización sobre la enfermedad.

Para ello es esencial que quienes están al frente de las decisiones políticas y de financiación acompañen con más voluntad, durante esta próxima década, el trabajo de la comunidad de personas afectadas, científicos, organizaciones y personal sanitario que enfrentan las complejas problemáticas de la enfermedad de Chagas.

“Es de suma importancia que las personas que tienen Chagas, y aún más durante la pandemia de COVID-19, reciban también la información necesaria para una prevención adecuada y la atención en el caso necesario”, recordaron desde la federación internacional. “Durante mucho tiempo, hemos sentido que estábamos ocultos bajo estimaciones y números. Pero somos personas y queremos hacernos visibles como tales ante las autoridades de salud en el mundo”.

Desde Mundo Sano, una organización privada sin fines de lucro, con base en la Argentina y España transmitieron: “La emergencia obliga a administrar fuerzas y acompañar las demandas inmediatas del presente, pero de ninguna manera nos desvía de nuestro camino ni nos hace olvidar que las personas afectadas por la enfermedad de Chagas llevan mucho tiempo esperando respuestas. Y hoy estamos aquí para decir que el Chagas diagnosticado a tiempo tiene tratamiento, que se ha avanzado mucho para reducir los casos de transmisión vectorial y que debemos consolidar esos logros y avanzar hacia el control de la transmisión materno infantil del Chagas”.

Chagas en cifras

Aproximadamente, un 30% de las personas que contraen la infección de Chagas desarrollan complicaciones graves (Shutterstock)
Aproximadamente, un 30% de las personas que contraen la infección de Chagas desarrollan complicaciones graves (Shutterstock)

Afecta a más de 7 millones de personas

30 mil nuevos casos anuales

Más de 12 mil muertos anuales

Más de 75 millones de personas están en riesgo de contraer la infección tanto por vía vectorial, congénita, u oral, como por transfusión de sangre y donación de órganos

La enfermedad es endémica en 21 países de las Américas, siendo Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia y México los países con mayor número de población afectada.

Con respecto a las áreas consideradas no endémicas, la enfermedad está presente en todos los continentes. En los Estados Unidos y España se encuentran el mayor número de personas afectadas.

En la Argentina

7 millones de personas en riesgo de contraer Chagas

1,6 millones de infectados

1.300 bebés nacen cada año con la enfermedad (cada seis horas nace un bebé con Chagas en el país).

SEGUÍ LEYENDO