La salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad (Shutterstock)
La salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad (Shutterstock)

En la Argentina, según la última información disponible, más del 50% de los embarazos que ocurren no son planificados. Estas cifras aún son más altas en adolescentes, y llegan a superar el 60%, lo cual acarrea grandes problemas de salud pública.

Muchos de estos embarazos ocurren porque no se usan métodos anticonceptivos, pero muchas veces es porque los usan de manera inadecuada.

En la misma línea, si se pone la lupa en las enfermedades de transmisión sexual (ETS), según datos del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, la tasa de casos de sífilis reportados en varones y mujeres jóvenes y adultos se triplicó entre 2013 y 2017, ya que pasó de 11,7 a 35,2 por cada 100 mil habitantes.

Asimismo, la proporción de positividad en las pruebas de rutina que se realizan a embarazadas pasó del 2% al 3,2% en el mismo lapso.

Cada año, más de un millón de relaciones sexuales en el mundo terminan con uno de los implicados infectando a otro con gonorrea, sífilis, clamidia o tricomoniasis

"Según las mediciones, en 2018 tuvimos una tasa de 50,3 por 100.000 habitantes, y la mayoría de los casos se dieron en población de 15 a 24 años", precisó a Télam Claudia Rodríguez, directora de Sida, ETS, Hepatitis y Tuberculosis de la Secretaría de Gobierno de Salud.

Y la tendencia es global: en el mundo, hay cada vez más infecciones producto de las ETS. De acuerdo con un estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se reveló que anualmente se detectan más de 370 millones de nuevas infecciones de transmisión sexual en el mundo.

Cada año, más de un millón de relaciones sexuales terminan con uno de los implicados infectando a otro con gonorrea, sífilis, clamidia o tricomoniasis. Son las cuatro principales enfermedades de transmisión sexual tratables y curables que forman una epidemia oculta, silenciosa y peligrosa.

La sífilis se diagnostica a partir de un análisis de sangre (Shutterstock)
La sífilis se diagnostica a partir de un análisis de sangre (Shutterstock)

Por definición de la OMS, "la salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia".

"La Argentina es uno de los países con uno de los marcos normativos más importantes de la región en lo que respecta a derechos sexuales y reproductivos", consideró la médica tocoginecóloga Silvia Oizerovich (MN 62401), responsable de la Dirección de Salud Sexual y Reproductiva de la Secretaría de Salud, consultada por Infobae sobre el estado de la salud sexual en el país. "Desde la dirección lo que venimos trabajando tiene que ver con la atención de métodos anticonceptivos (con el eje puesto en los de larga duración) basados en la consejería de salud sexual y salud reproductiva", sostuvo la funcionaria, para quien "la consejería es la forma de empoderar a las personas para que puedan elegir libremente acerca de su sexualidad y de los métodos anticonceptivos; es una estrategia de atención centrada en la persona".

Todas las ETS de las que hablamos normalmente vienen aumentando y en el caso de la sífilis el aumento es muy importante

Para Oizerovich, "garantizar llegada de estos insumos a los centros de salud y hospitales tiene que ver con el cumplimiento de un derecho que está reconocido en la ley 25.673 de salud sexual y procreación responsable".

La "canasta" de métodos anticonceptivos, cuenta en la actualidad con aproximadamente 11 insumos (entre los hormonales, inyectables, dispositivos intrauterinos e implantes), "y también cuenta con las drogas para hormonización de las personas trans para dar cumplimiento a la ley de identidad de género".

Y en lo que a métodos de larga duración se refiere, tras destacar que "los criterios de la OMS y la evidencia científica así lo avalan", la especialista destacó que no sólo son en la actualidad los de primera elección, sino que "una de las estrategias centrales tiene que ver con la anticoncepción inmediata post evento obstétrico". Y ahondó: "Dadas las cifras de embarazo no planificado registradas en el país, si queremos trabajar sobre esto tenemos que trabajar en anticoncepción inmediata post evento obstétrico, esto es, que la persona se retire de parto, cesárea o aborto con un método de larga duración colocado".

La recomendación es complementar los métodos anticonceptivos con el uso del preservativo (Shutterstock)
La recomendación es complementar los métodos anticonceptivos con el uso del preservativo (Shutterstock)

Para finalizar, la funcionaria destacó el rol del Plan de Prevención del Embarazo no Intencional en la Adolescencia, que llevan a cabo desde la dirección, en conjunto los ministerios de Salud y Desarrollo Social y el Ministerio de Educación y que incluye acciones en 36 jurisdicciones de las 12 provincias donde los indicadores "son más duros". "Trabajamos con la población de 10 a 19 años, en cuatro puntos fundamentales: sensibilizar sobre la importancia de prevenir el embarazo no intencional en la adolescencia, potenciar el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos en la adolescencia, brindar información sobre salud sexual y reproductiva y métodos anticonceptivos en forma gratuita en los servicios de salud y fortalecer políticas para la prevención del abuso, la violencia sexual y el acceso a la interrupción legal del embarazo según el marco normativo vigente", explicó Oizerovich.

Preocupan las ETS

La sífilis es una infección producida por la bacteria Treponema pallidum, transmitida fundamentalmente por contacto sexual y vía congénita y perinatal (Shutterstock)
La sífilis es una infección producida por la bacteria Treponema pallidum, transmitida fundamentalmente por contacto sexual y vía congénita y perinatal (Shutterstock)

Al aumento de las enfermedades de transmisión sexual ya conocidas, como el VIH, la sífilis y la gonorrea, cuyas cifras en la Argentina y en el mundo crecieron de manera exponencial en los últimos años, de un tiempo a esta parte se sumó la reaparición de algunas como la clamidia, el herpes y las hepatitis B y C.

Consultado por Infobae, el médico Miguel Pedrola (MP 11668), coordinador de AHF Argentina, enfatizó que "en primer lugar hay que tener presente que en la Argentina hay subdiagnóstico de todo y las estadísticas son de bastante difícil acceso".

"Lo que estamos viendo es que todas las ETS de las que hablamos normalmente vienen aumentando y en el caso de la sífilis el aumento es muy importante", sostuvo, y resaltó que "en muchos casos se trata de coinfección de sífilis con VIH, es decir, personas que llegan al diagnóstico de sífilis tras la confirmación del VIH".

Desde hace unos años aumentó francamente el número de casos de sífilis

Y tras asegurar que de sífilis "se tiene cierta estadística precisamente por este aumento de casos", señaló: "Si tenemos que atender los casos de clamidia, gonorrea, etc debemos hablar de un subdiagnóstico importante, al igual que en HPV".

"Hay un conjunto de situaciones que están haciendo que los casos aumenten: por un lado, la disminución de la tasa de infecciones por HIV que venimos viendo en los últimos años, ya sea porque hay diagnósticos precoces o por los tratamientos de alta eficiencia de la actualidad, que hacen que la gente se asuste mucho menos y empiece a no cuidarse", analizó el médico infectólogo Jorge Lattner.

Lattner, quien trabaja en infectología perinatal desde 2000 y como pediatra desde 1986, explicó que el aumento tiene varias causas.

Por otro lado, "hay costumbres distintas que fueron apareciendo en los últimos cinco o seis años y hacen que los jóvenes tengan un sexo mucho más libre y con menos compromiso, y a eso hay que sumarle también el hecho de que hay drogas recreativas que se usan en las previas o en reuniones donde la gente baja las inhibiciones y tiene sexo", puntualizó el especialista, quien también trabaja en el hospital Fernández.

En el mundo, más de un millón de relaciones sexuales terminan con uno de los implicados infectando a otro con gonorrea, sífilis, clamidia o tricomoniasis (Shutterstock)
En el mundo, más de un millón de relaciones sexuales terminan con uno de los implicados infectando a otro con gonorrea, sífilis, clamidia o tricomoniasis (Shutterstock)

El médico clínico Esteban Chilelli señaló que "en 2011 había unos 4.000 casos de sífilis, mientras que en 2017 hubo 11.700".

"Hay varias causas: el poco uso del preservativo, tener múltiples parejas o sexo casual y el uso de drogas, que hacen que se tenga menos control", coincidió el profesional en diálogo con Télam, y precisó que la población joven es la más afectada.

El médico infectólogo Gustavo Cañete (MP 220769) forma parte del staff del Hospital Iriarte de Quilmes y consultado por Infobae confirmó que "desde hace unos años aumentó francamente el número de casos de sífilis". "Sobre todo en embarazadas se observa un incremento importante cuando hacemos a las mujeres los controles para detectar enfermedades que podrían transmitir al bebé", aseguró, y subrayó que intentan tratarlas "para evitar sífilis congénita".

Y tras aclarar que "no se trata sólo de una enfermedad de pobres", Lattner remató: "Trabajo en el Otamendi hace casi 10 años y en los últimos dos también vimos un aumento de sífilis congénita, cosa que antes no ocurría y ahora sí. En el Fernández estamos poniendo de 10 a 15 penicilinas por día, y eso tampoco pasó nunca".

SEGUÍ LEYENDO