La delgadez extrema hoy es criticada en las redes sociales, donde se busca visibilizar esta problemática (Getty)
La delgadez extrema hoy es criticada en las redes sociales, donde se busca visibilizar esta problemática (Getty)

Mostrar, exhibir el cuerpo ultra delgado -"piel y huesos", en las redes sociales como Instagram, entre otras-  dejó de ser atractivo o un motivo de interés para muchos seguidores. Y lo que ocurre es el fenómeno inverso: las audiencias han empezado a cuestionar las imágenes de cantantes, actrices y otros famosos, al percibir sus cuerpos muy flacos como un estado de salud preocupante asociado al trastorno alimentario de la anorexia. Le pasó a la actriz y cantante argentina Jimena Barón. En estas últimas semanas, la actriz Brenda Asnicar fue increpada por seguidores que le señalaron "las costillas a la vista" cuando publicó fotos para una campaña de trajes de baño.

"La mayor preocupación por la delgadez extrema es un indicio de que hay más conciencia en la sociedad sobre los riesgos de trastornos alimentarios como la anorexia", señaló a Infobae el doctor en psicología Emilio Compte, profesor de la Universidad Favaloro y miembro del equipo de trastornos alimentarios de la Fundación Foro Argentina. "Tampoco la delgadez extrema debería ser una excusa para hacer bullying en las redes sociales", agregó.

Brenda Asnicar es una de las celebridades locales que es criticada en las redes sociales por su “delgadez extrema”. En vez de lograr seguidores, su foto generó objeciones y alerta.
Brenda Asnicar es una de las celebridades locales que es criticada en las redes sociales por su “delgadez extrema”. En vez de lograr seguidores, su foto generó objeciones y alerta.

La anorexia no es sólo en un trastorno por el cual se come muy poco. Es un desorden que también consiste en tener un peso menor al saludable, un miedo intenso a ganar más kilos, y una percepción distorsionada del propio cuerpo. Como siempre el peso "ideal" se siente muy lejos, y el cuerpo sufre un deterioro porque la persona no se alimenta bien, el trastorno puede aumentar el riesgo de depresión, que afecta la calidad de vida y hasta puede llevar a conductas suicidas. Pero se puede prevenir y tratar. 

"Nadie debería pensar que la anorexia no tiene salida", aconsejó Emilio Compte. Se estima que la prevalencia de la anorexia no supera al 1% de la población en general, pero el cuadro puede ser severo. "Si bien la anorexia no tiene una alta prevalencia en la población general, es un trastorno bastante popular y preocupante, ya que implica un riesgo médico alto para la persona afectada. Porque la persona baja de peso, y pierde minerales que su cuerpo necesita. Esto puede producir un desequilibrio que puede conducir a un infarto", agregó. Además, la anorexia puede aumentar el riesgo de depresión. Por eso, la clave es el acceso a un tratamiento a tiempo.

Camila, una joven de 16 años que decidió mostrar el impacto de la anorexia en su cuerpo y su felicidad actual por estar en recuperación. La foto se volvió viral en las redes.
Camila, una joven de 16 años que decidió mostrar el impacto de la anorexia en su cuerpo y su felicidad actual por estar en recuperación. La foto se volvió viral en las redes.

"Es frecuente que las personas con diagnóstico de anorexia tengan síntomas depresivos o que las personas con diagnóstico de depresión tengan anorexia o pérdida del apetito como síntoma. El problema es la confusión que generan la depresión y la anorexia ya que pueden ser tanto diagnósticos como síntomas", dijo a Infobae el médico psiquiatra Pablo Richly, miembro de la Asociación de Psiquiatras Argentinos. El especialista subrayó que las personas con anorexia nerviosa (mayoritariamente mujeres) están entre las que tienen más alto riesgo de suicidio: 50 veces más que la población general y hasta 1 de cada 5 pacientes muere por esa causa. Pero Richly insistió en que hay tratamiento.

Hay factores biológicos que hacen que algunas personas sean más propensas a desarrollar anorexia. También hay factores psicológicos por los cuales los afectados tienden a sentir vergüenza por no tener un cuerpo apropiado. De esta manera, empiezan a provocarse vómitos, tomar laxantes, a practicar ejercicios físicos en exceso, y a participar menos en encuentros con otros, un cambio que lleva al aislamiento social. 

La anorexia implica un riesgo severo para la vida de la persona afectada (Getty)
La anorexia implica un riesgo severo para la vida de la persona afectada (Getty)

A todo se suman los factores del entorno: "En algunas familias, el perfeccionismo y la búsqueda por destacarse pueden influir mucho en adolescentes y jóvenes. La presión de los pares por el cuerpo también puede ser significativa. O también la intolerancia a la frustración", comentó Compte. Se agrega también que en la televisión, la publicidad en las calles, o en las revistas de moda, se suelen mostrar modelos y actores excesivamente delgados. Estas imágenes generalmente igualan delgadez con el éxito y la popularidad.

"La insatisfacción corporal nos pasa a todos. Pero en las personas con anorexia, esa insatisfacción se vive de otra manera. Consideran que valen como personas en tanto se acercan al ideal de belleza. Bajan de peso, y nunca sienten que alcanzan ese ideal, por lo cual desarrollan conductas de riesgo, como hacer ayunos en el caso de las mujeres, o consumir anabólicos en el caso de los varones, quienes sufren del trastorno de vigorexia", expresó Compte. La cascada de problemas puede ir en aumento. "Como nunca alcanzan el peso que perciben como ideal, las personas con anorexia empiezan a sentir desesperanza, y desarrollan depresión, y se aíslan cada vez más", señaló.

Lo importante es saber que hay salida, con la ayuda de un profesional, la contención de la familia y un paciente dispuesto a trabajar por una mejor calidad de vida, según explican los profesionales (Getty)
Lo importante es saber que hay salida, con la ayuda de un profesional, la contención de la familia y un paciente dispuesto a trabajar por una mejor calidad de vida, según explican los profesionales (Getty)

Sí hay salida a la anorexia y a la depresión. Según dijo el médico Alberto Cormillot, especializado en nutrición, "los casos de anorexia se tratan tarde porque no hay difusión de los primeros síntomas. Entonces, las personas afectadas recurren a un tratamiento casero, y hay retos, promesas, y amenazas. Eso puede desestabilizar a las familias". Entre los signos y síntomas, se encuentran la pérdida de peso excesiva, un hemograma anormal, la fatiga, el insomnio, los mareos, el cabello fino o quebradizo o pérdida de cabello, la ausencia de menstruación, el ritmo cardíaco irregular, la presión arterial baja, la preocupación por los alimentos, el rehusarse a comer, entre otros.

De acuerdo con Compte, hoy se sabe más, por lo que se facilita un poco la identificación de los síntomas de anorexia en mujeres, pero aún hay un retraso en la concientización sobre el desarrollo de trastornos alimentarios, como la vigorexia, en varones, quienes suelen pueden consumir esteroides, hacer ejercicios físicos aunque estén lesionados, y reducir su actividad social para evitar ser mirados y sentirse con un cuerpo fuera del ideal ante los demás.

La depresión es una de las consecuencias más comunes de la anorexia (Getty)
La depresión es una de las consecuencias más comunes de la anorexia (Getty)

"Las fluctuaciones en el estado de ánimo se producen en todos los seres humanos y son normales. Pero cuando las personas empiezan a sentir desesperanza, y que no hay salida para sus problemas, entre otros síntomas, se trata de depresión", afirmó Compte. Como parte de la prevención comunitaria de la anorexia, recomendó que los medios de comunicación y las publicidades deberían ir incluir imágenes que muestren la diversidad de cuerpos y que no se hagan retoques digitales. "Los cuerpos ultradelgados casi no se ven en la realidad".

En tanto, cuando alguien empieza a presentar los síntomas de anorexia, es necesario que se consulte a profesionales de la salud que estén especializados en el tema porque a veces puede ocurrir que el paciente prueba diferentes tratamientos y no funcionan. Al no responder bien -aclaró Compte- el paciente se siente frustrado, y cree que ya no tiene salida y deja de pedir ayuda. "Además, como consecuencia del bajo peso, sienten cansancio, y enfrentan problemas para trabajar, para compartir momentos con amigos, entre otras experiencias, y todo contribuye a aumentar el riesgo médico".

Como parte del tratamiento, se busca restablecer el peso saludable, interrumpir las purgas, y los cuadros de autolesiones, a través de estrategias de regulación de la emoción que lleven a aceptar que hay cuerpos diversos, señaló el doctor Compte. "El tratamiento de la anorexia y la depresión son posibles, con un profesional capacitado, una familia que acompañe, y un o una paciente que esté dispuesto a trabajar por una mejor calidad de vida".

SEGUÍ LEYENDO