Esta bacteria intestinal se trasmite por medio hospitalario (iStock)
Esta bacteria intestinal se trasmite por medio hospitalario (iStock)

Desde hace tiempo los tipos de microorganismos denominados superbacterias despertaron la preocupación por su multirresistencia a los antibióticos -incluso a los más potentes- que habitualmente se utilizan para el tratamiento de las infecciones que causan, un número que se eleva con el pasar de los años. La última bacteria que se ubica en el centro de atención y debate de la comunidad científica es la Klebsiella pneumoniae.

De contagio por medio hospitalario, esta cepa mutante demostró una resistencia contra todos los antibióticos conocidos. Ya siendo motivo de consideración, generó una mayor inquietud luego de que una mujer falleciera en Estados Unidos tras ser infectada. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como una bacteria intestinal común que se extendió a todas las regiones del mundo.

Tanto la Klebsiella pneumoniae como las demás superbacterias son un peligro inmenso para la OMS (iStock)
Tanto la Klebsiella pneumoniae como las demás superbacterias son un peligro inmenso para la OMS (iStock)

El patógeno pertenece a la familia de los carbapenem-resistant Enterobacteriaceae (CRE), unos organismos resistentes a todos los antibióticos del mercado, incluidos la última línea de defensa, la colistina. La OMS detalla que puede producir infecciones nosocomiales, como las neumonías, las septicemias o las infecciones de los recién nacidos y los pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos. El ente destacó además que "representa un peligro inmenso" y que, de no seguir una línea de prevención, el planeta podría entrar en una "era post-antibiótica en la que las infecciones corrientes podrían empezar a matar".

La paciente en cuestión, de 70 años, se infectó con la bacteria en agosto durante su estadía en la India. Habría adquirido la bacteria en un centro hospitalario local, al que acudió para recibir tratamiento por una fractura en una pierna, de acuerdo a lo informado por el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta (CDC). El caso se tomará como referencia para la elaboración de medidas para el control de las bacterias y en el uso de los antibióticos.

La colistina, la última línea de defensa, tampoco pudo con el patógeno (Shutterstock)
La colistina, la última línea de defensa, tampoco pudo con el patógeno (Shutterstock)

Las condiciones de los lugares funcionan como un factor influyente para la propagación. El país asiático, al igual que aquellos que están en vías de desarrollo, presenta un elevado nivel de casos de infecciones resistentes, debido a que la población consume activamente muchos más antibióticos por la baja calidad del agua y la salubridad general. Eso genera un círculo vicioso en el que a mayor consumo de antibióticos, mayor mecanismo de resistencia por parte de las bacterias.

LEA MÁS: