Un grupo de funcionarios nacionales viajó a París para debatir sobre lavado de dinero y terrorismo con el GAFI

Sebastián Amerio, secretario de Justicia, encabezó la comitiva que participó de la primera reunión. Los encuentros se llevarán a cabo hasta el viernes 23

Compartir
Compartir articulo
La comitiva que viajó a París para discutir sobre las políticas de lavado de activos y terrorismo
La comitiva que viajó a París para discutir sobre las políticas de lavado de activos y terrorismo

A cargo del secretario de Justicia, Sebastián Amerio, un grupo de funcionarios del gobierno de Javier Milei viajó a París para formar parte de la reunión del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). El foco de este primer encuentro, que se extenderá hasta el viernes 23, estuvo puesto en el terrorismo, el financiamiento del mismo y el lavado de activos.

El GAFI está conformado por más de 40 países y organismos internacionales, entre los que se encuentran: Alemania, África del sur (Sudáfrica), Arabia Saudita, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, China. España, Islandia, Israel, Italia, Japón, Luxemburgo, Malasia, México, Noruega, Países Bajos, Portugal, Singapur, Turquía, Grecia, Estados Unidos, Reino Unido, Banco Mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La comitiva que viajó a París para acompañar a Amerio en esta serie de encuentros, que se extenderá hasta el viernes 23, está integrada por el asesor del ministro de Justicia, Marcelo Ruiz; el presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, Mariano Hernán Borinsky; el presidente de la Unidad de Información Financiera (UIF), Ignacio Yacobucci; y por parte de Cancillería, Felipe Giménez Lozano y Raúl Comelli.

El encuentro estaba previsto agenda en la Cancillería de la República de Francia, con sede en París, con autoridades de Global Facility on Anti Money Laundering and Terrorist Financing de la Unión Europea.

En 2010, durante el segundo mandato de Cristina Kirchner, el Grupo de Acción Financiera Internacional llevó adelante su última revisión en el país
En 2010, durante el segundo mandato de Cristina Kirchner, el Grupo de Acción Financiera Internacional llevó adelante su última revisión en el país

En esta primera reunión, los presentes pudieron debatir sobre los desafíos que tiene por delante la Argentina en materia de Lavado de Activos, Financiamiento del Terrorismo y Proliferación de Armas de Destrucción Masiva. Además, intercambiaron opiniones sobre el proceso de evaluación mutua de GAFI y el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (GAFILAT) que afronta la Argentina y de los objetivos en el corto, mediano y largo plazo. También se refirieron a la clara disposición de trabajar de forma mancomunada y conjunta con la organización de la Unión Europea.

Este plenario que tiene lugar en la capital francesa, es la última instancia antes de que el GAFI inicie su misión en Buenos Aires en la que evaluará si la Argentina cumple con las recomendaciones en torno a la lucha contra el lavado de dinero y el terrorismo. Asimismo, el equipo evaluador desembarcará en el país el miércoles 6 de marzo y mantendrá reuniones con todos los poderes del Estado. Pero también se reunirá con el sector privado.

“Hace más de un año que se está enviando información al GAFI. En marzo vienen al país los evaluadores y se reunirán con personal de la UIF y de los sujetos obligados. El GAFI va a evaluar cómo es nuestro sistema de prevención de acuerdo a 40 recomendaciones y las condenas judiciales en materia de lavado de activos”, desarrolló un experto en el tema que fue consultado por Infobae.

Se tratará de la cuarta observación desde que se creó el GAFI en 1989. La evaluación culminará en octubre y será en este momento cuando el plenario se reunirá en París para ver si aprueba o no el Reporte de Evaluación Mutua de la Argentina.

En 2010, durante el segundo mandato de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el Grupo de Acción Financiera Internacional llevó adelante su última revisión en el país. Sin embargo, el resultado no fue el mejor. Es que, en su momento, la Argentina no cumplía con los estándares que exigía el GAFI ya que no contaba con un sistema de prevención óptimo contra el lavado de activos y la financiación del terrorismo. De este modo, y considerando que los sistemas eran débiles, el país fue incluido en lo que se denomina la “lista gris”, algo que puede traer duras consecuencias en materia financiera. Asimismo, la Argentina quedó bajo un monitoreo constante.