Cristina Kirchner rompió el silencio pero evitó condenar la invasión de Rusia a Ucrania

La vicepresidente se desmarcó de este modo de los gobiernos de la región que condenaron la agresión bélica y se alineó con países como Venezuela y Cuba, que tampoco han condenado a Moscú. Su mensaje expone también las diferencias internas en el oficialismo y coincide temporalmente con un nuevo pronunciamiento del Presidente

(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)

La vicepresidente Cristina Kirchner publicó este domingo una serie de tuits referidos a Ucrania en los que no formula condena alguna a la invasión de Rusia a ese país.

La ex presidente de la Nación se limita a recordar cuál fue la posición de su gobierno en el año 2014, pero elude la condena a la actual agresión de Moscú contra su vecino.

El sentido del recordatorio de lo ocurrido durante su gestión fue marcar que el país ya había manifestado su posicionamiento respecto a las ambiciones de Rusia sobre el territorio ucraniano que en aquel entonces tenían por escenario la península de Crimea. Para dejarlo en claro, Cristina Kirchner escribió: “Argentina apoyó a Ucrania basada en el principio de integridad territorial, pilar del derecho internacional”.

Sin embargo, en la larga cadena de 10 tuits que publicó no figura una condena explícita a la invasión en curso en este año 2022 de Ucrania por Rusia.

“Refrescando la memoria de algunos y algunas”, fue el tituló, en tono irónico, del hilo de mensajes. “En el año 2014, siendo presidenta de la Nación y Héctor Timerman nuestro canciller, Argentina formaba parte, en carácter de miembro temporario del Consejo de Seguridad de la ONU”, recordó. “En ese año, el día 15 de marzo, se trató en dicho organismo, una resolución presentada por EEUU que exhortaba a la comunidad Internacional a no reconocer el resultado del referéndum por la independencia de Crimea, previsto para el domingo 16 de marzo de ese mismo año”.

Sobre la actual invasión, ni una palabra.

Un posicionamiento que contrasta con el de la mayoría de los países del mundo, con el de todas las naciones europeas, además de los Estados Unidos, pero también con el de los gobiernos de la región.

Por ejemplo, el presidente electo de Chile, Gabriel Boric, criticó que “Rusia haya optado por la guerra como medio para resolver conflictos”. “Desde Chile condenamos la invasión a Ucrania, la violación de su soberanía y el uso ilegitimo de la fuerza. Nuestra solidaridad estará con las víctimas y nuestros humildes esfuerzos con la paz”, expresó el político izquierdista, en una de las declaraciones más duras de los mandatarios de América Latina.

En las últimas horas, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, ordenó a su representación diplomática en la OEA adherir “de forma expresa a la carta de condena” a Rusia por la invasión. El mensaje del mandatario uruguayo fue enfático: “Rechazamos las acciones contrarias al derecho internacional y a los propios de la ONU. Urge que vuelvan las negociaciones para resolver civilizadamente el conflicto”.

Los tuits de Cristina Kirchner también subrayan las divergencias en el interior del Frente de Todos donde, a diferencia del kirchnerismo duro, tres días atrás el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, hizo una condena enérgica del ataque ruso, al describirlo como “uno de los hechos más graves de las últimas décadas”. Además, aseguró que la invasión indicada por Vladimir Putin “pone en peligro a todo el pueblo ucraniano, a Europa y desestabiliza al resto del mundo”. Fue una postura más enfática sobre la política exterior, respecto a la que había tomado la Casa Rosada.

El hilo de mensajes de Cristina Kirchner sobre el posicionamiento de su gobierno en 2014
El hilo de mensajes de Cristina Kirchner sobre el posicionamiento de su gobierno en 2014

Inclusive, a los pocos minutos de publicados los tuits de la vicepresidente, un comunicado de la Cancillería informaba de un encuentro virtual de Alberto Fernández con su canciller, Santiago Cafiero, y con Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, durante el cual el presidente, casi desmarcándose de su vice, volvía a condenar el accionar de Rusia. El presdiente “remarcó el firme rechazo al uso de la fuerza armada por parte de Rusia y reiteró el reclamo al cese de las hostilidades”, decía el comunicado de Cancillería.

Esta declaración forma parte del crescendo que protagonizó el gobierno respecto a la invasión rusa de Ucrania. De un primer comunicado considerado muy tibio pasó al uso de términos algo más contundentes.

Este mismo domingo por ejemplo, Santiago Cafiero, entrevistado por el diario Clarín dijo que “la Argentina va a seguir llamando a desescalar el conflicto, a encontrar una solución diplomática y a que se retorne a una mesa de diálogo que respete los acuerdos”. “Claramente se está violando el principio de integridad territorial” y “por eso Argentina reclama que la Federación Rusa cese su accionar militar en Ucrania”. Cafiero aseguró que la “Argentina promueve el diálogo como mecanismo para resolver conflictos, no la fuerza”.

Cristina Kirchner, en cambio, se mantuvo en la referencia al pasado, que utilizó para denunciar “el doble estándar de las grandes potencias en materia de derecho internacional” y recordar el referéndum de los kelpers en Malvinas. También criticó que el Consejo de Seguridad de la ONU no se haya aggiornado desde la posguerra.

“El respeto al derecho internacional junto a la verdad y la coherencia entre las ideas y las acciones no parecen ser atributos de las potencias globales. Hoy 27 de febrero del 2022, sigo pensando lo mismo”, fue su último tuit.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR