Elecciones legislativas: el tablero de las bancas que están en juego

El Frente de Todos apunta a alcanzar el quórum propio en Diputados y Juntos por el Cambio a mantener los escaños obtenidos en 2017

El Frente de Todos está a un paso de quedarse con la mayoría en la Cámara de Diputados en estas elecciones legislativas. Conseguir esos 129 votos no le asegura ganar las votaciones más complicadas -que requieren una mayoría especial-, pero le permitiría tener quórum propio para imponer su agenda en la Cámara de Diputados sin necesidad de negociar alianzas con partidos provinciales.

En esta elección legislativa, se renuevan 127 bancas de las 257 de la Cámara baja y 24 de los 72 escaños del Senado.

Con 119 bancas en su bloque, el oficialismo pone en juego 51. Pero si logra sumar un puñado más que el número actual, aún sin llegar a los 129 propios, tendría garantizado el número mágico por los aliados que suelen acompañar al Frente de Todos (FdT). El pase del diputado Eduardo “Bali” Bucca al Frente de Todos, que se conoció este viernes, blanqueó una alianza que ya se venía dando en las votaciones y amplió el bloque oficialista.

Juntos por el Cambio, por su parte, enfrentará la difícil tarea de renovar aún más lugares que el oficialismo. Tendrá que revalidar 60 bancas sobre 115. Son las que ganó en 2017, cuando Cambiemos se impuso en la provincia de Buenos Aires y en las principales provincias del país, en un respaldo a Mauricio Macri a dos años de su asunción.

A pesar de la pandemia y de la crisis económica, el Frente de Todos se ilusiona con un escenario optimista en el Congreso para la segunda parte del mandato de Alberto Fernández. Tanto en el oficialismo como en Juntos por el Cambio coinciden en que estos comicios serán clave tanto para la nueva conformación parlamentaria como para la estrategia del Gobierno en sus últimos dos años.

El oficialismo necesita conquistar 61 bancas para llegar al quórum propio. Le alcanza con ese número, que son ocho lugar menos de lo que consiguió en las últimas elecciones de 2019. El Presidente se juega en las urnas la posibilidad de darle al Congreso un perfil más propio en lo que queda de su gestión y, así, aspirar a competir por la reelección.

Dentro de la alianza oficialista, el kirchnerismo más duro también mira estas elecciones legislativas como una posibilidad de avanzar con sus proyectos más ambiciosos, como la modificación de la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal, que está actualmente está trabada en Diputados.

Juntos por el Cambio, la principal fuerza opositora, tiene como meta mantener sus bancas y se ilusiona consumar algunas más. Pero principalmente impedir que el Gobierno logre en el Congreso el número mágico de 129 que le permitiría reunir quórum para sesionar con sus propios votos.

Ante un escenario cómodo en el Senado para el oficialismo, los ojos se posan en la pelea por la mayoría en Diputados, donde hay una mayor atomización de bloques. Como siempre, la clave será el resultado de la elección legislativa en la provincia de Buenos Aires, pero también otros distritos grandes como Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

El oficialismo en la Cámara baja

Lo que ocurra en territorio bonaerense será determinante para la elección porque el Frente de Todos renueva 16 bancas en el distrito. Para mantener esos diputados, el kirchnerismo deberá hacer una buena elección: necesita obtener más del 50% de los votos, un número similar al obtenido en las últimas elecciones, calculan desde el oficialismo.

Este 10 de diciembre terminan su mandato varias figuras bonaerenses. El ex radical ahora kirchnerista Leopoldo Moreau es uno de los que buscará renovar, ya que integra la lista que oficializó ayer el Frente de Todos en la Provincia para las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

También concluyen su período Hugo Yasky, secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y la economista Fernanda Vallejos, que en 2017 encabezó la lista bonaerense de Unidad Ciudadana, la agrupación creada por Cristina Kirchner para no competir dentro del peronismo. Ambos integran la lista del oficialismo como precandidatos para las primarias.

Dentro de la alianza oficialista, el massismo también renueva bancas importantes, como la que ocupan Mirta Tundis, que no será candidata, y José Ignacio de Mendiguren, que tampoco seguirá, ya que continúa al frente del BICE. Su licencia, que se inició en los primeros días de la gestión de Fernández en la Casa Rosada, privó al oficialismo de un voto. De Mendiguren nunca renunció ya que quien lo seguía en la lista del 2017 era Marcelo “Oso” Díaz, del GEN, el partido de Margarita Stolbizer, hoy enfrentada al massismo.

En la Ciudad de Buenos Aires, Carlos Heller intentará renovar su banca. El titular del Banco Credicoop ya tiene asegurado el tercer lugar en la lista del Frente de Todos de la Ciudad de Buenos Aires, una posición que le brinda buenas posibilidades de ser reelecto. La lista porteña del Frente de Todos será encabezada por Leandro Santoro y Gisela Marziotta, quien a fin de año completará el mandato que dejó Daniel Filmus.

Otra elección que el oficialismo mirará con detenimiento es Córdoba. Desde el Frente de Todos mantienen las esperanzas de crecer, ya que sólo renuevan una banca, en un distrito que en los últimos años ha sido hostil para el kirchnerismo.

Pero también seguirán con especial interés la elección que hagan los diputados que responden al gobernador Juan Schiaretti: pondrán en juego sus bancas Paulo Cassinerio, Claudia Márquez y Alejandra Vigo. Todos integrantes del bloque Córdoba Federal, que acompañaron al oficialismo en votaciones clave. “Los cuatro diputados de Schiaretti les votaron 17 leyes, incluida la de la reforma jubilatoria, solo no acompañaron al oficialismo en las más escandalosas”, señaló una de las espadas de la oposición.

El oficialismo mira con optimismo la elección en Santa Fe. Después del triunfo de Omar Perotti en 2019, el kirchnerismo tiene entusiasmo de crecer en esa provincia porque sólo renueva tres bancas. El optimismo oficialista se traslada también a Mendoza y Entre Ríos, distritos que los operadores kirchneristas observan con posibilidades de ganar nuevos lugares en la Cámara Baja.

“Vamos a quedar muy cerca de la mayoría. Más allá de lo que pase en las elecciones, cuando te faltan tres o cuatro votos todo se hace más fácil. Siempre hay algo para prometer en las provincias”, se sinceró un diputado del oficialismo. Incluso si consigue el quórum, el Frente de Todos podría necesitar estos votos en votaciones que requieran mayoría especial, como la Reforma Judicial.

Por eso, el Frente de Todos espera el desenlace de lo que ocurra con los cuatro diputados conocidos como “Los Ramones”, que ya le han facilitado al oficialismo votos clave en las sesiones más reñidas. El grupo de diputados comandados por el diputado José Luis Ramón renovará cuatro bancas, que hasta ahora ocupan el sindicalista Pablo Ansaloni (Buenos Aires), Flavia Morales (Misiones), Ricardo Wellbach (Misiones) y el propio Ramón (Mendoza), a quien podían darle como “premio” un cargo en el gobierno nacional.

La oposición en Diputados

En el principal interbloque opositor de Juntos por el Cambio, actualmente conformado por 115 diputados, renueva 60 bancas. De las 53 que tiene hoy el PRO, pone en juego 26, la misma cantidad que la UCR, que hoy sin embargo tiene menos integrantes, 46, ya que en la elección del 2017 el PRO se había quedado en los principales lugares de la lista. En tanto la Coalición Cívica (CC) renueva 7 de las 14 bancas, y el Frente Cívico y Social de Catamarca, también pone en juego el escaño de Eduardo Brizuela del Moral.

Por Buenos Aires, de la principal alianza opositora, terminan su mandato entre otros, Graciela Ocaña (Confianza Pública), Héctor “Toty” Flores y Marcela Campagnoli, de la Coalición Cívica. Tanto esta última como Ocaña, ya fueron confirmadas en la lista oficializada ayer, que encabeza Diego Santilli en territorio bonaerense. Todos enfrentarán a la lista del neurólogo Facundo Manes, que impulsa el radicalismo.

Por el distrito porteño, buscan renovar su banca Paula Oliveto y Juan Manuel López, de la CC; Carla Carrizo, de la UCR, y Fernando Iglesias, del PRO. También Facundo Suárez Lastra, quien competirá en las PASO por una lista disidente a la mayoritaria que promueve Horacio Rodríguez Larreta. Entre quienes terminan su mandato y no continuarán están los macristas Carmen Polledo, quien fue una de las voces destacadas de la oposición en la pandemia como vicepresidente de la Comisión de Salud, y Jorge Enríquez.

Por Córdoba termina su mandato el ex árbitro Héctor Baldassi, del PRO, y el radical Diego Mestre, entre otros. Pero todavía no está claro cómo se conformará la lista de Juntos por el Cambio en esta provincia, ya que en las PASO competirán cuatro listas.

En Santa Fe, el economista Luciano Laspina, vicepresidente de la Comisión de Presupuesto, buscará renovar su banca por el PRO, en la interna de Juntos por el Cambio en esa provincia.

El Frente de Todos en el Senado

La diferencia a favor del oficialismo difícilmente pueda ser cuestionada en el Senado tras esta elección legislativa. Incluso si el Frente de Todos sufriera derrotas en las provincias más importantes, el frente comandado por Cristina Kirchner mantendría su mayoría en la Cámara Alta. La renovación de un tercio de ese cuerpo no incluye en este período a la provincia de Buenos Aires, el principal distrito electoral, ni a la Capital Federal.

El oficialismo tendrá por delante la renovación de 15 de sus 41 bancas en la Cámara alta. El Frente de Todos deberá renovar senadores con roles clave y, también, históricos referentes del peronismo. El cordobés Carlos Caserio, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, pondrá en juego su banca en un distrito complicado para el kirchnerismo, donde descuentan que el Frente de Todos podría obtener la banca por la minoría, por lo que renovaría su mandato.

Dos espadas de Cristina Kirchner en el Senado, también tendrán que revalidar sus bancas en las urnas: son la santafesina María de los Ángeles Sacnun, a cargo de la comisión de Asuntos Constitucionales, y la mendocina Anabel Fernández Sagasti, ideóloga de la expropiación de Vicentin. Carlos “Camau” Espínola encabezará la lista de candidatos a senadores del Frente de Todos en Corrientes, un distrito clave porque aunque es gobernada por un radical, el kirchnerismo intentará mantener las dos bancas por la mayoría en el Senado.

El cierre de listas resolvió el enigma de José Alperovich. El ex gobernador de Tucumán, cuyo mandato se termina en diciembre, está de licencia desde que fue denunciado por violación y abuso sexual en 2019. Al no renovar su banca, el tucumano perderá los fueros parlamentarios.

Juntos por el Cambio en la Cámara alta

Desde Juntos por el Cambio confían en sumar algunas bancas, que no alterarán la mayoría que hoy tiene el Frente de Todos en la Cámara alta. Hoy tienen 25 escaños, de los cuales renueva 8. El principal bloque opositor cuenta con el apoyo de 4 aliados a la hora de votar.

La apuesta que hacen es a la nacionalización de la elección. “Si hay polarización entre el Gobierno del Frente de Todos y Juntos por el Cambio, las terceras opciones se diluyen, por más que sea una elección legislativa”, analizan en la oposición en el Senado.

Ponen su fichas a ganar en Corrientes, donde gobierna el radical Gustavo Valdéz, lo que les permitiría sumar un senador más a la banca por la minoría que ocupa hoy Néstor Braillard Poccard, del PRO, quien termina su mandato en diciembre.

Confían en mantener las dos bancas por Mendoza - que serían ocupadas por los radicales Alfredo Cornejo y una mujer, en lugar de los actuales Julio Cobos y Pamela Verasay, también de la UCR, quienes competirán para ingresar a Diputados, en un enroque de cámaras legislativas con Cornejo.

En Córdoba, Juntos por el Cambio busca mantener las dos bancas que hoy ocupan los senadores por el PRO, Laura Rodríguez Machado y Ernesto Martínez, quienes no renovarán sus mandatos. “Depende de cómo cierre la interna de Juntos por el Cambio en la provincia. Tenemos que armar una buena lista para ganarle a Schiaretti”, sostiene uno de los alfiles de la oposición en la Cámara alta, en referencia al gobernador cordobés.

Santa Fe es otro distrito clave. La principal alianza opositora solo tiene a la reemplazante de Carlos Reutemann, Alejandra Vucasovich. “Pero es una primaria muy competitiva con varios candidatos. No sabemos cómo puede llegar a pesar la gestión nacional. Depende de cómo se posicione el socialismo y a quién lleva. Sí creemos que la elección se va a nacionalizar y polarizar. Puede haber una sorpresa porque la gestión de (Omar) Perotti no tiene buena imagen”, analizan en la principal bancada opositora en el Senado.

En Chubut, Juntos por el Cambio confía en, asimismo, poder sumar una banca por la minoría. Hoy no tiene ninguna por esta provincia, dos son del Frente para la Victoria y otro del partido Chubut Somos Todos.

El otro distrito que en la oposición miran con atención es Tucumán, ya que además de la interna del oficialismo tucumano, y la de Juntos por el Cambio, en las PASO competirá otra de Ricardo Bussi. Hoy la bancada opositora en el Senado tiene como representante por la minoría a la radical Silvia Elías de Pérez, quien aspira a renovar su mandato.

Visualizaciones: Daniela Czibener

¿Cómo se procesó la información?

La Unidad de Datos de Infobae procesó la nómina completa de legisladores nacionales, contenida en el sitio Web de la Cámara de Diputados. Lo mismo se hizo con la información contenida en el sitio del Senado de la Nación.Los datos se organizaron por fecha de inicio y de finalización de mandato, por provincia y por partido político o agrupación, bloques e interbloques.

Si desea consultar y/o descargar la hoja de cálculo, siga este enlace.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR