Menos votantes, cumplimiento de los protocolos y campaña digital: qué dejó la primera elección provincial en pandemia

Fue en Misiones, donde se votó a principio de mes. Infobae habló con los apoderados de tres partidos políticos que participaron para conocer cómo se desarrollaron los comicios

El simulacro que se hizo para la elección en pandemia en Misiones (Foto: Tribunal Electoral)
El simulacro que se hizo para la elección en pandemia en Misiones (Foto: Tribunal Electoral)

Misiones fue la primera provincia del país que votó en pandemia. Lo que ocurrió podría reflejarse en las próximas elecciones nacionales de septiembre y noviembre. Por eso, Infobae consultó a los apoderados de tres partidos políticos que compitieron para conocer esa experiencia inédita. Coincidieron en destacar que el contexto sanitario hizo que menos gente fuese a votar, que los protocolos sanitarios se cumplieron y que la campaña electoral sufrió cambios: se pasó de los actos masivos a reuniones mínimas y la búsqueda del voto en las redes sociales y las plataformas digitales.

El 6 de junio en Misiones se eligieron 20 diputados provinciales y en 12 municipios autoridades locales. El triunfo fue para el oficialismo del gobernador Oscar Herrera Ahuad. El Frente Renovador de la Concordia obtuvo el 43 por ciento de los votos y Juntos por el Cambio el 25,7 por ciento.

Por el contexto de pandemia se aplicaron medidas sanitarias especiales. Hubo más lugares de votación con menos mesas en cada uno. Si dispusieron siete por colegio cuando en elecciones anteriores había entre 10 y 15. Se extendió una hora el horario de votación, de 8 a 19 horas. Las filas se hicieron fuera de los colegios y los mayores de 60 años y las personas con enfermedades preexistentes tenían prioridad para votar apenas llegaban. Un agente sanitario controlaba el ingreso en el que cada persona era sanitizada. Lo mismo en las mesas de votación que tenían mamparas. Era obligatorio el uso de barbijo y la distancia social.

“Todo eso funcionó muy bien”, coincidieron José Manitto, apoderado Frente Renovador de la Concordia, Lilia Torres de la UCR y María Lía Fernández del Partido Obrero (PO) a quienes Infobae consultó. Los apoderados conocen lo que ocurre en una elección de primera mano. No solo son los representantes de su partido ante la Justicia, sino que forman parte de la campaña electoral y conocen cada detalle del día de la elección.

“Que haya habido más colegios con menos mesas ayudó a la organización y a que se cumplan mejor los protocolos. Se votó con mas tranquilidad”, dijo Fernández. Torres destacó que el votante fue responsable con las medidas sanitarias. “Las filas se hacían afuera de los colegios donde podían esperar en sillas que tenían el numero de mesa”, puso como ejemplo. “Si la autoridad de mesa necesita el documento del votante también era sanitizado”, contó Manitto que agregó que “en Misiones la mayoría de las actividades estaban flexibilizadas y lo único que no se flexibilizó fue la prevención y por eso las condiciones de bioseguridad estaban dadas para que se concurra a votar de manera tranquila”.

Los tres apoderados también coincidieron en que no hubo incidentes mayores -”los normales de falta de boletas”, dijo Torres- ni denuncias por no cumplir los protocolos. Las representantes de Juntos por el Cambio y del Partido Obrero agregaron que la gente no estaba bien informada sobre los lugares de votación. “El sistema de consulta virtual del padrón se saturó los últimos dos días por lo que la experiencia indica de debe haber otros medios”, reflexionó Torres.

La elección tuvo mucho menos participación que en las anteriores. Votó el 59,53 por ciento del padrón, según los datos oficiales. Es casi un 20 por ciento menos que el promedio de los últimos años. En las del 2019 fue el 78,6 por ciento del padrón, en 2017 el 77,1 y en 2015 el 81,9. En algunos municipios fue mucho más baja: el 38,49 por ciento votó en Santo Encantado, el 40,25 en San Vicente o el 40,93 en Bernardo de Irigoyen. Y en otros más alta que el 59,53 por ciento provincial como en Posadas, la capital, donde votó el 65,06 por ciento.

“Mucha gente no concurrió por miedo a contagiarse”, dijo Fernández. En la misma línea Torres destacó que “muchas personas son de riesgo y no querían exponerse a contagiarse”. “También se debió a personas con coronavirus o aisladas por contacto estrecho. Además noté confusión. En la provincia se ven muchos los medios nacionales en los que se hablaba de la postergación para septiembre de las elecciones pero eran las nacionales, no las nuestras. Y creo que también contribuyó al ausentismo que mucha gente estaba enojada por votar en pandemia”, enumeró otras causas la apoderada del PO.

El voto del gobernador Oscar Herrera Ahuad (Foto NA)
El voto del gobernador Oscar Herrera Ahuad (Foto NA)

Por su parte, Manitto relativizó la situación sanitaria. “En todas las elecciones varia la concurrencia pero ante una situación como la actual y en la tranquilidad que estaban todas las medidas creo que es un buen número”, dijo el apoderado del Frente Renovador.

La apoderada de Juntos por el Cambio denunció que el gobierno provincial utilizó en los últimos días de campaña a la vacuna contra el Covid-19 como un dádiva y que por los efectos de las dosis hizo que algunas personas no voten. “Guardaron vacunas en todos los municipios. Vacunaron el viernes y sábado antes de la elección y eso afectó porque a mucha gente le dio fiebre y dolores. Eso también nos afectó a nosotros”, dijo Torres.

Manitto lo rechazó: “Eso no es así de ninguna manera. La provincia inició el plan de vacunación con las directivas de Nación y siguió el plan. Decir eso es subestimar al elector, creer que porque recibe una vacuna va a cambiar su voto. Y son pocos los casos de quienes se vacunan que tienen síntomas”.

Por la pandemia el PO pidió en la Justicia que las elecciones se hagan en conjunto con las nacionales. “Es una catástrofe social a la que nos empujaba el gobierno provincial que por estrategia decidieron desdoblarlas”, explicó Fernández. El planteo, obviamente, fue rechazado.

Para las elecciones nacionales -el 12 de septiembre las PASO y el 14 de noviembre las generales- se espera que la situación sanitaria sea mejor que la actual, principalmente por la aplicación de la vacuna. Hasta hoy, según datos oficiales, se aplicaron 18 millones de vacunas -3.679.191 de personas con las dos dosis- y en las últimas semanas se acelero la llegada de vacunas, por lo que a los comicios se llegará con una mayor cantidad de aplicación. Ese fue el principal motivo para la postergación -originalmente previstas para agosto y octubre- además del mejor clima que se espera para que cuando se hagan las elecciones.

Quiénes no recibieron la vacuna en Misiones fueron las autoridades mesa; para esta elección no se designó a mayores de 60 años ni a personas de riesgo. Tampoco los fiscales de los partidos. No fue requerido por las autoridades a cargo de la elección, que son la Justicia y el gobierno provincial. A nivel nacional, la Cámara Electoral pidió que las autoridades de mesa reciban la vacuna para evitar excusaciones por la situación sanitaria.

Los tres apoderados señalaron que de todas formas eso no fue un impedimento para la designación de las autoridades. “Todas las mesas estuvieron constituidas a horario. Siempre hay bajas pero por las causas habituales”, analizó Manitto. “Con los fiscales nos pasó que muchos compañeros que suelen serlo son de riesgo ante el virus y no pudieron estar. Pero no tuvimos problemas para tener fiscales”, explicó Fernández.

La pandemia también modificó la campaña. No hubo actos masivos ni los habituales cierres públicos de los partidos. La situación sanitaria obligó a otros métodos para conseguir los votos.

“Nos adaptamos a priorizar las reuniones en ambientes abiertos, respetado el limite de personas. La mayor campaña fue por medios de comunicación, redes sociales y las plataformas digitales. No hubo actos masivos y eso fue muy significativo en el cambio”, explicó el apoderado del Frente Renovador de la Concordia. En la misma línea, Torres señaló que “fue casa por casa, por Whatsapp, por Facebook que acá se usa mucho y conferencias de prensa en cada municipio”.

El lugar en el que se hizo el escrutinio definitivo (Foto: Tribunal Electoral)
El lugar en el que se hizo el escrutinio definitivo (Foto: Tribunal Electoral)

“No usamos tanto los volantes por el miedo de la gente a que con papeles se transmite el virus. También cambiamos el contacto en los barrios con reuniones de cuatro o cinco personas. A los militantes que son de grupo de riesgo les pedimos que no hagan campaña o que no vayan si tenían síntomas. Nos pasó de suspender actividades por casos positivos que requerían aislar a la gente”, contó la apoderada del PO.

-Por la experiencia que vivieron, ¿qué se debería tener en cuenta para las elecciones nacionales? -les preguntó Infobae.

Torres: Creo que está bien que haya una hora más para emitir el voto y si la elección se puede hacer en dos días sería mejor. Nos funcionó muy bien en la organización que haya más escuelas con menos mesas.

Fernández: Hay que pasar a la boleta única. Eso reduce la circulación y concentración de personas y favorece a la fiscalización. Y que las elecciones se hagan en un momento que lo sanitario esté controlado y que se vacune más para que se vote con más seguridad.

Manitto: Toda la organización fue exitosa y se trabajó coordinadamente entre la autoridad electoral y el gobierno. Eso dio tranquilidad a la sociedad de que las condiciones estaban dadas para ir a votar sin ningún obstáculo y en la tranquilidad de que no iba a haber contagio masivos como se había planteado.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR