Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta privilegiarán la continuidad de la educación presencial y las actividades comerciales

Con la ausencia de Axel Kicillof y el trasfondo de la pelea política por la coparticipación, mañana en Olivos el Presidente y el Jefe de Gobierno porteño debatirán qué hacer con el transporte público y las actividades recreativas para preservar la distancia social y evitar que se multipliquen los contagios

Horacio Rodríguez Larreta pidió que no esté presente en la reunión el gobernador Axel Kicillof
Horacio Rodríguez Larreta pidió que no esté presente en la reunión el gobernador Axel Kicillof

La primera reunión entre Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta desde la nueva suba de casos de coronavirus -que amenaza con transformarse en una segunda ola- se concretará entre coincidencias en la necesidad de privilegiar la educación presencial y las actividades económicas, pero podrían asomar diferencias en los detalles sobre horarios de circulación, actividades recreativas y transporte. Sin el gobernador Axel Kicillof -a pedido del gobierno porteño-, y con un trasfondo de peleas políticas, discutirán sus respectivas estrategias para manejar la segunda ola.

El Presidente y el alcalde porteño se encontrarán en Olivos el sábado a las 10 con una agenda común: la preocupación por la fuerte suba de casos, que alcanzó en los últimos días cifras récord -más de 14.000 casos diarios-, que se suma a la percepción de que la sociedad está “relajada” ante la amenaza del coronavirus y las nuevas cepas que, según el lenguaje científico, ya circulan de forma “comunitaria”.

Con cierto recelo ante el encuentro por los antecedentes de diferencias en la forma de encarar la pandemia, el plan de la Ciudad es “comunicarle” al Presidente en qué consisten las políticas que tiene planeadas frente a la segunda ola. Varios de los ejes se plantean por la negativa, en contraste con medidas impulsadas el año pasado. Rodríguez Larreta será intransigente con la necesidad de mantener la educación presencial, eje de fuertes discusiones en la previa del ciclo lectivo de 2021, y que se arrastraban desde el año pasado. No está dispuesto a negociar, tampoco, respecto de acotar las actividades económicas. Cerrar comercios y suspender el transporte que traslada a los empleados a sus puestos de trabajo no son consideradas como opciones.

Alberto Fernández aceptó excluir a Axel Kicillof del encuentro, por exigencia de Larreta
Alberto Fernández aceptó excluir a Axel Kicillof del encuentro, por exigencia de Larreta

El gobierno nacional coincidirá con la administración de la Ciudad en la necesidad de mantener vigentes -“privilegiar”- las actividades económicas, el trabajo, y la presencia en escuelas. Pero le pedirá al gobierno porteño que implemente medidas para disminuir “la circulación, la recreación y las actividades sociales”. En particular, apuntará a que se acoten los “horarios de movimiento” y a disminuir la frecuencia del transporte, en particular, del subte. También insistirán sobre cumplir el aforo en los restaurantes y otros lugares de esparcimiento. Alberto Fernández se basa, en parte, en las sugerencias del epidemiólogo Pedro Cahn, uno de los asesores de la mesa sanitaria nacional. “Hay que bajar por ahí, no por la economía. Vemos que la gente sigue su vida como si nada”, resumió una fuente de la Casa Rosada.

Respecto de las actividades de entretenimiento, el alcalde porteño parte de la premisa de que cualquier salida, sea para asistir a espectáculos o comer en restaurantes, es menos riesgosa que cualquier reunión a puertas cerradas, siempre que se obligue a cumplir los protocolos. “Hoy, ir a un teatro es más seguro que juntarse con amigos en el living de una casa”, diagnosticó un funcionario que sigue de cerca las medidas porteñas. En el gobierno de la Ciudad quieren proteger las actividades recreativas, no solo por la afectación del humor social, sino principalmente por su correlato en la actividad económica.

En Uspallata, la sede porteña, admiten que existe un “relajamiento social” y remarcan que ya hubo reuniones con las cámaras del sector gastronómico para enfatizar sobre la necesidad de hacer cumplir los protocolos de distancia social que, según detectaron, en muchos casos no se está respetando. Pero cerrar los restaurantes “no es una opción”, aseguraron, preocupados por la fuerte caída de la actividad económica y los reclamos del sector. “Hay que ejecutar mejor las restricciones ya aprobadas. Tiene sentido y hay espacio para hacerlo, pero no avanzaremos más que en eso”, expresaron. Con respecto al transporte metropolitano -trenes y colectivos- aseguraron que no es jurisdicción de la Ciudad, pero estarían dispuestos a discutir las frecuencias del subte.

En las administraciones nacional y porteña hay preocupación por la suba de casos, pero buscarán mantener como hasta ahora la actividad económica y la educación presencial
En las administraciones nacional y porteña hay preocupación por la suba de casos, pero buscarán mantener como hasta ahora la actividad económica y la educación presencial

Desde Parque Patricios pautaron con el gobierno nacional, en conversaciones privadas, que evitarán discutir cuestiones que no estén vinculadas con el tema de la reunión, como el plan del Frente de Todos de adelantar las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) o la elaboración de un acuerdo entre el oficialismo y la oposición ante el FMI. “Esos temas se van a discutir en el ámbito parlamentario”, repiten en el entorno de Larreta. Está fresco aún el fuerte revuelo que hubo esta semana en Juntos por el Cambio -donde el jefe de gobierno es uno de los principales referentes-, tras las versiones de un principio de acuerdo entre oficialismo y oposición a partir de un planteo sobre las primarias de parte del presidente de la bancada del Frente de Todos en la Cámara baja, Máximo Kirchner, al jefe de los diputados del Pro, Cristian Ritondo, y al intendente de Vicente López, Jorge Macri.

En el gobierno nacional aseguran que está descartado poner sobre la mesa, el sábado, la postergación de las PASO, a pesar de que consideran que el argumento del oficialismo para modificar la fecha de la elección tiene motivos sanitarios. Los ribetes políticos -cambiar la elección beneficiaría al oficialismo- obligan al Frente de Todos a discutir el tema exclusivamente en el Congreso.

Convocar a una reunión con Larreta estaba en el horizonte del Presidente desde la semana pasada. Cuando empezó a vislumbrarse una inclinación positiva más rápida en la curva de contagios, Alberto Fernández conversó esa posibilidad con su círculo íntimo y algunos funcionarios se la transmitieron informalmente a sus pares porteños. En principio era un plan posterior a Semana Santa, pero entre el martes y el miércoles el Presidente decidió adelantar la convocatoria. Alarmado por el fuerte aumento de casos en pocos días, le pidió uno de sus hombres de máxima confianza, el secretario General de Presidencia, Julio Vitobello, que llevase a cabo las gestiones.

La intención inicial del Presidente era realizar una cumbre tripartita con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y así lo transmitió Vitobello, pero el gobierno porteño se mostró reticente y solo aceptó un encuentro bilateral. “No es el momento”, dijo una alta fuente porteña ante una consulta de Infobae sobre los motivos del rechazo a la presencia de las autoridades bonaerenses. En Uspallata tienen presentes los pases de factura que hizo el año pasado el gobierno provincial a través del ministro de Salud local, Daniel Gollán, respecto de la “importación” de casos desde el otro lado de la General Paz. Además, en términos sanitarios, en la Ciudad creen que coordinar políticas con la Provincia no se presenta como una medida estrictamente “necesaria”, ahora.

Daniel Gollán, Carla Vizzotti, Axel Kicillof y Alberto Fernández
Daniel Gollán, Carla Vizzotti, Axel Kicillof y Alberto Fernández

Alberto Fernández aceptó el reparo y excluyó a Kicillof de la convocatoria. Según pudo saber Infobae, en el Gobierno hay incomodidad con la Provincia en la postura sanitaria. La Nación recibe presiones desde la administración bonaerense, desde donde el ministro Gollán sugiere públicamente restricciones más severas y mantiene un discurso de mayor alerta que su par nacional, Carla Vizzotti, que sigue la línea más moderada exigida por el Presidente. El miércoles, el viceministro bonaerense, Nicolás Kreplak, mostró un video de turistas yendo a la costa argentina por Semana Santa y pidió “reforzar al máximo los cuidados”. “Los casos escalan a una velocidad nunca vista hasta el momento. El sistema de salud tiene un límite”, dijo.

El contexto actual del encuentro pronostica posturas más duras de parte de la Ciudad en comparación con los diálogos de hace un año, cuando la pandemia irrumpió en el país. Entonces, recién llegado a la Casa Rosada, Alberto Fernández mantenía el perfil dialoguista y moderado sobre el que había construido la campaña para las elecciones. En ese momento la sintonía fue total. Hacia la segunda mitad del año, a medida que empezaron a asomar diferencias en la gestión de la pandemia, el vínculo se desgastó. El gobierno nacional insistió durante más tiempo que el porteño para mantener cerrada la mayor cantidad de actividades, mientras que el porteño se distanció de la bajada de línea nacional.

Más allá de las desavenencias sobre cuestiones sanitarias, en el encuentro en Olivos entre Nación y Ciudad subyace la disputa que estalló en la segunda mitad del año pasado, cuando Alberto Fernández decidió, según las autoridades porteñas, de manera “unilateral”, quitar más de un punto de la coparticipación a la Ciudad para otorgarlo a la Provincia, donde Axel Kicillof estaba agobiado por las protestas por los sueldos y las condiciones de trabajo de la policía bonaerense. Larreta inició una demanda ante la Justicia para revertir la medida, que sigue en pie. La jugada de Alberto Fernández fue un parteaguas en la relación con el alcalde porteño, quien irá el sábado a Olivos para “cumplir con su rol institucional”, pero sin planes de volver a tejer una relación como la que fluyó sobre ruedas durante la primera mitad del 2020 por la gestión inicial de la pandemia.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

La Policía de Hong Kong liberó a tres de los cinco directivos de medios de comunicación detenidos

Al salir de la comisaría, el editor asociado Chan Pui Man ha agradecido a sus compañeros el haberse mantenido firmes y ha señalado que estaba conmovida al verlos trabajar duro a pesar de las condiciones. El diario vendió 500.000 ejemplares con un especial de ocho páginas sobre los arrestos y las redadas

Desarrollo sustentable y transición económica: realizarán una nueva feria de emprendedores verdes en Villarino

Productores de miel, de flores, dueños de viveros, artesanos y recicladores se reunirán en la provincia de Buenos Aires para presentar sus proyectos y compartir experiencias

Perú desplegará 3.000 policías en Lima ante las distintas manifestaciones de seguidores de Castillo y Fujimori

El ministro del Interior peruano dijo que la Policía Nacional tendrá el objetivo de evitar que los participaciones en ambas marchas se crucen, debido a la tensión que se refleja en el país tras las elecciones presidenciales

Adicción y un crimen a machetazos: qué es la “pedra”, la poderosa droga de Brasil que hace estragos en el norte de Misiones

Dos jóvenes adictos a esta versión sudamericana del crack están sospechados de un cruento hecho cometido hace dos semanas con un adolescente como víctima. Vendida por traficantes brasileños, su ingreso a la provincia se dio hace varios años por Iguazú, pero ya avanzó hacia otras localidades

Barrabravas, negocios y graves denuncias: dos sindicalistas se disputan la presidencia del club Los Andes

El actual titular de la institución, Víctor Grosi, es el secretario general de un gremio paralelo a la UOCRA que se enfrentó a los tiros con el “Pata” Medina. El lider de los Canillitas, Omar Plaini, quiere ser su sucesor y denuncia que el dirigente se mantiene en el poder de forma fraudulenta
MAS NOTICIAS