María Eugenia Vidal y el vicegobernador Daniel Salvador
María Eugenia Vidal y el vicegobernador Daniel Salvador

Son altísimas las chances de que María Eugenia Vidal sea derrotada el próximo 27 de octubre, sin embargo desde su entorno apuntan a revertir el resultado de las PASO y piensan en lo que viene. Es que tanto en un escenario victorioso -siendo reelecta- como en un escenario de derrota, la continuidad y la conducción de Juntos por el Cambio será un tema de discusión. Ante este panorama la gobernadora buscó fortalecer su relación con el radicalismo bonaerense y lanzó un tiro por elevación a las altas esferas de la coalición que comenzaron a instalar el tema de los liderazgos: “Somos un ejemplo de cómo puede funcionar Juntos por el Cambio a nivel nacional”, sostuvo.

Este miércoles la gobernadora visitó el Comité provincial de la Unión Cívica Radical ubicado en una antigua casona de la ciudad de La Plata, frente a la emblemática Plaza Moreno. Acompañada por su vice, Daniel Salvador, y ante intendentes, legisladores nacionales y provinciales, y la militancia que respalda su reelección, buscó fortalecer los lazos con el partido centenario a menos de 20 días de las elecciones que definirán su futuro y el de la coalición.

“Cuando empecé las recorridas en 2013, que nadie me conocía, fui a muchas localidades de la provincia que estaban gobernadas por el radicalismo. Todavía no existía Cambiemos, ni siquiera la reunión entre Mauricio (Macri) y Ernesto (Sanz). Así y todo me abrieron las puertas y me hicieron sentir como en mi casa”, recordó Vidal.

“Somos Juntos por el Cambio hace mucho. No hay radicalismo, y PRO y Coalición Cívica. Hay un equipo que cree en una Argentina y una provincia distinta”, agregó la mandataria bonaerense apuntando a disipar interrogantes sobre la continuidad de Cambiemos. Ya que días atrás hubo ciertos gestos de autonomía que mostraron dirigentes radicales nacionales criticando la gestión de Mauricio Macri y apuntando a rediscutir la conducción de Cambiemos independientemente del resultado del próximo 27 de octubre.“Si Macri no gana, la sociedad va a poner en ese lugar a un liderazgo colectivo”, sostuvo Martín Lousteau. Por su parte Alfredo Cornejo, presidente de la UCR a nivel nacional agregó que incluso en la “hipótesis ganadora, Macri tiene que tener otro tipo de liderazgo".

Pensando en el posmacrismo, tanto Vidal como Horacio Rodríguez Larreta son los herederos naturales, por su pertenencia al PRO, de la conducción de la coalición. Liderazgo que también tienen derecho a discutir Lousteau, Cornejo, Emilio Monzó, y Rogelio Frigerio. Sin embargo, la actual mandataria podría construir desde la Legislatura bonaerense su fortaleza ante el Kicillofismo, ya que Cambiemos aún mantiene un importante número de diputados y senadores producto de la paliza electoral del 2017 en la que venció a Unidad Ciudadana. Pero para ello el PRO y la UCR deberán seguir trabajando en conjunto, evidenció un boina blanca que asistió al plenario.

En este contexto no sorprende que la candidata a la reelección haya destacado el trabajo en conjunto con su vice: "La mejor muestra de unidad es el trabajo que hicimos juntos con Daniel Salvador. Él siempre estuvo firme en la adversidad; es fácil trabajar en equipo cuando todo anda bien, pero en la dificultad demostramos quiénes somos, y ahí él me mostró de que estaba hecho”, agradeció el apoyo por parte de la UCR bonaerense en sus cuatro años de gestión.

“Nos conocimos en la trinchera y eso se construye para siempre. Por eso seguimos trabajando juntos, no solo en el presente, sino de cara al futuro”, fortaleció la gobernadora a la tropa. “Es ahora que tenemos que dar lo mejor de nosotros, es ahora que tenemos que convencer a todos los bonaerenses”, arengó.

Luego de destacar el funcionamiento del SAME, las rutas asfaltadas y las cloacas que se hicieron en su gestión, pensando en el porvenir Vidal fue contundente: “El trabajo que hicimos juntos en la provincia es un ejemplo de cómo puede funcionar Juntos por el Cambio a nivel nacional”.

Por su parte, Salvador se mostró “orgulloso de la manera de gobernar distinta y del funcionamiento de Cambiemos" que se logró con la actual conducción, al que definió como “un gobierno honesto y eficaz”.

En diálogo con Infobae, el vicegobernador destacó que en Buenos Aires “Cambiemos siempre ha estado muy bien coordinado" y que “el radicalismo ha sido respetado; se ve en el armado de las listas”. En ese sentido expresó que están “compenetrados y enfocados en la campaña, mentalizados en ganar el 27 de octubre".

Consultado por el futuro de la coalición, Salvador manifestó que “Cambiemos debe continuar, en lo que hace al funcionamiento y las cosas a corregir, independientemente del resultado son cuestiones que se irán analizando, pero siempre en el marco de coalición que sin duda se va a mantener porque tenemos un proyecto común de país y provincia", enfatizó el referente del radicalismo bonaerense.

“Más allá de las dificultades de las PASO, es posible revertir el resultado. Tenemos que mejorar, mostrar lo que hemos hecho y lo que podemos seguir haciendo”, expresó optimista aunque reconoció: “Así como nos hicimos cargo de cosas que no se pudieron resolver, hoy el país tiene una infraestructura, una integración al mundo, y una soberanía energética que antes no tenia”. “No se pudo resolver el tema de la inflación, ni la economía diaria pero se han hecho cosas muy importantes", asumió.

Luego de la jornada de ayer, Vidal logró afianzar el respaldo del radicalismo bonaerense no solo en una foto. Intendentes, legisladores y militantes, fueron hasta el Comité provincial para ratificar su apoyo a la reelección. La diputada provincial, Anahí Bilbao, representante de la sexta sección electoral, de la localidad de Laprida, reconoció en las palabras de María Eugenia “un agradecimiento profundo a los que pusimos y sostuvimos todo este tiempo, escuchamos lo que necesitamos para salir a la cancha estas dos semanas”.

“Hemos funcionado pese a pertenecer a partidos políticos diferentes, no es poca cosa, todos tenemos que ceder y no es fácil. Ha sido un aprendizaje para todos”, explicó Bilbao sobre estos cuatro años de gobierno. “El radicalismo tiene la gran virtud de no abandonar el barco, vamos a llegar airosos, unidos y respetándonos hasta el último día; indistintamente del resultado después se barajará y dará de nuevo, pero eso no significa que no sigamos un camino compartido”, enfatizó la diputada dejando en claro que “luchamos y estamos juntos, podemos dar una sorpresa el 27”.

Luego del discurso, Salvador le agradeció a Vidal entregándole un libro de Hipólito Yrigoyen y un busto del ex presidente Raúl Alfonsín. Por su parte, la Juventud Radical le regaló una gorra con la insignia de la agrupación que la gobernadora no dudó en ponerse para devolver el gesto afectivo.

Pensando en el posmacrismo, Vidal sentó las bases de la unidad de la coalición con el radicalismo como protagonista. Uno de los dirigentes del partido centenario que asistió al plenario destacó que “no se cantó el ‘sí, se puede’, un detalle que marca la diferencia”.

Seguí leyendo: