Luego de estar desaparecido dos meses, el financista preferido de los radicales, Alejandro Talevi, está de regreso en el país. La novedad fue confirmada a Infobae por su nuevo abogado, Gonzalo Romero Victorica, que esta semana aceptó formalmente su defensa. Desde que cerró su financiera y se fue a Europa, el 25 de septiembre, Talevi acumuló al menos cinco denuncias en su contra por cientos de miles de dólares. Y hay otras más en camino. El financista por ahora confía en su red de protección, la misma que le permitió manejar durante años plata negra de la política argentina.

Talevi es conocido en la City como el financista "de los radicales" porque fue militante y luego funcionario en la década del '80. Las fotos de aquella época circulan por estas horas en las redes sociales. De hecho, varios referentes de La Coordinadora están entre sus principales damnificados. Eso explica su silencio sobre el escándalo.

Con la trepada del dólar de fines de agosto, el financista se quedó sin respaldo y no pudo cumplir con decenas de clientes. El 25 de septiembre, con la Ciudad semi vacía por el paro general, Talevi bajó la persiana de su financiera, que funcionaba con el nombre "Cooperativa de Vivienda, Crédito y Consumo Madercoop Ltda.". Esa misma noche se fue del país y cortó todas las comunicaciones, incluso con sus amigos de toda la vida. En su entorno aseguran que estuvo viviendo en Berlín (Alemania), donde reside una de sus hijas, y que se sometió a un tratamiento por una enfermedad.

Aunque estaba en el exterior, Talevi comenzó a recibir amenazas. También sus hijos y su última pareja, Vivian Steimberg, una abogada que se tuvo que hacer cargo de pagarle a los empleados de la financiera.

La abogada Vivian Steinberg se encargó de indemnizar a los empleados.
La abogada Vivian Steinberg se encargó de indemnizar a los empleados.

Acorralado, el financista dio la orden desde Europa de pagarle a determinados clientes "sensibles". La encargada de esas negociaciones fue una de sus hijas, Julia Talevi, que también figura en la empresa familiar dedicada a la publicidad en vía pública, otro punto de conexión con las campañas políticas.

Horas después de que Infobae reveló los detalles de la trama, Talevi regresó al país y tuvo que designar a un nuevo abogado. Ocurre que el anterior está entre sus principales damnificados y ya acudió a la Justicia para intentar recuperar parte del dinero. Esa presentación, a la que tuvo acceso este medio, aporta detalles sobre la maniobra, datos personales del financista, y pruebas que permitirían investigar a los responsables.

Según esa demanda, la megaestafa de Talevi estuvo planificada con "varios meses de antelación" y se habría apoyado en una empresa con sede en Uruguay, United Brokers SA. "Esa firma la utilizaba para sacar dinero del país", asegura otro damnificado que le entregó más de 200 mil dólares por la venta de una propiedad y nunca más pudo comunicarse.

No es el único damnificado. Una mujer, representada por el abogado Mariano Cuneo Libarona, también se presentó en la Justicia reclamando una deuda en dólares. "Talevi no es ningún estafador, tuvo algunos problemas por la corrida bancaria de agosto y está tratando de arreglarlos", lo defendió su abogado ante los reiterados pedidos de este medio para entrevistarlo.

Talevi, en una carrera de Fórmula 1, una de sus pasiones.
Talevi, en una carrera de Fórmula 1, una de sus pasiones.

La suma de demandas, acumuladas en la Fiscalía 55 de Instrucción, impulsó a otros pequeños ahorristas que todavía no acudieron a la Justicia. "Talevi se hacía pasar por un gran empresario. Para transmitir confianza decía que llevaba muchos años en la actividad de manera y que prestaba dinero para que la gente acceda a su vivienda. Siempre hacía alardes de su vida de mega millonario. Y repetía que si le pasaba algo, responderían sus hijas. Nos dio su domicilio particular y hasta el teléfono de su hermana que vive en España", se quejó una de las damnificadas que prefiere mantener su anonimato pero asegura tener recibos del dinero entregado.

Entre los clientes de Talevi hay encumbrados dirigentes del radicalismo; sindicatos; la empresa Electroingeniería, propiedad de Gerardo Ferreyra, uno de los empresarios detenidos por la causa de los los cuadernos; y hasta Néstor Otero, el "zar de Retiro", que le "vendía" dinero efectivo a cambio de comisiones millonarias.

El listado incluye decenas de pequeños ahorristas, que depositaban dólares en efectivo, pero también operadores del sistema político involucrados en las últimas campañas electorales como el diputado Leopoldo Moreau, vocero de la derrota de Cristina Kirchner en 2017.

Moreau, junto a la ex presidenta Cristina Kirchner.
Moreau, junto a la ex presidenta Cristina Kirchner.

Infobae había revelado que un hijo de Moreau, Leopoldo Raúl (38), trabajó junto a Talevi y terminó siendo uno de sus principales deudores.
"Leopi (es el apodo del hijo de Moreau) pasaba mucho tiempo en la financiera. Cada vez que iba dejaba su auto en el estacionamiento de Córdoba y Reconquista. Una vez que fui a la oficina me presentó a Talevi. Manejaba mucho dinero en cheques y efectivo", detalló un empresario que tuvo relación comercial con el hijo del ex dirigente radical.

Esa misma fuente aportó documentación sobre empresas y cuentas bancarias que habrían sido utilizadas como pantalla para los oscuros negocios de "Leopi".