El cierre del debate por el aborto, previsto para cuando terminen los más de 500 minutos de discursos, lo protagonizarán dos radicales en nombre de las dos posiciones de Cambiemos: Silvia Elías de Pérez y Luis Naidenoff.  En reunión de interbloque acordaron dividir el tiempo disponible a la mitad y en su cuarto de hora la tucumana fundamentará el rechazo a la interrupción voluntaria del embarazo, mientras que el chaqueño representará la posición a favor. Síntoma de la división radical.

En la UCR a Elías de Pérez le reprochan ser mujer y no acompañar la iniciativa. El domingo lideró una marcha 'provida' en su provincia y tal como se ve en la imagen que ilustra esta nota el masivo acto, más el pronunciamiento de la Legislatura provincial, explicarían la definición tardía del senador peronista José Alperovich que al ingresar al Congreso anunció que vota en contra acompañado por su hija embarazada. En la foto del domingo se ve también al gobernador Juan Manzur, ex ministro de salud del kirchnerismo, apoyado sobre las vallas mientras escucha atentamente la arenga de la radical.

Silvia Elías de Pérez (UCR) y Juan Manzur (PJ) en el acto ‘provida’
Silvia Elías de Pérez (UCR) y Juan Manzur (PJ) en el acto ‘provida’

El lunes, jóvenes y no tan jóvenes de la UCR iniciaron en el Comité Nacional una vigilia para exigir a sus senadores que voten a favor de la media sanción que llegó de Diputados. La cuenta es sencilla: si el bloque radical votara a favor, el proyecto sería ley. Pero no será así. En Diputados el 60% acompañó la media sanción mientras que en el Senado sólo lo hará el 30% (4 de 13). En la simbólica toma del edificio de la UCR sobre la calle Alsina estuvieron Ernesto Sanz, Martín Lousteau, Carla Carrizo, Facundo Suárez Lastra, Fabio Quetglas (que escribió una carta pública durísima), Miguel Bazze y hasta el vicegobernador bonaerense Daniel Salvador que apoya la ley en contraposición a la gobernadora María Eugenia Vidal. También se leyeron adhesiones como la del jurista Ricardo Gil Lavedra que intentó en vano convencer con argumentos leguleyos a los senadores. Su pareja es una de las líderes del movimiento a favor de la legalización del aborto, la escritora Claudia Piñeiro que hoy se despachó en Twitter: "El médico senador Percha Fiad te explica por qué el proyecto es inconstitucional . Es médico y apoya el aborto clandestino. Qué triste para él y para la UCR. Su discurso además de pobre es peligroso y da vergüenza". Mario Fiad es el presidente de la comisión de Salud, presidente de la UCR en Jujuy, y abrió el debate en el recinto.

También estuvieron todos los representantes del ala joven del partido, donde se ve el avance de la mujer. El presidente de la FUA, Bernardo Wende, es radical y quiere el aborto legal. También la santiagueña Lucila Rached, presidenta de la JR, primera mujer que ocupa ese lugar al igual que la diputada nacional Josefina Mendoza, la legisladora más joven y la primera presidenta de la FUA. "Tenemos una mirada crítica hacia adentro", dijo a Infobae Mendoza, que reclamó a su partido que escuchen a los jóvenes. "Las encuestas arrojan que el 70% de los jóvenes está a favor", señaló mientras visitaban a los senadores que apoyan la iniciativa para respaldarlos y a los que están en contra para ejercer presión. El chaqueño Ángel Rozas y el propio Fiad los recibieron.

Antes del inicio de la sesión hubo roces en el ingreso de las diputadas, que como es usual querían ir a ver desde un palco el debate. Además de Victoria Donda y Malena Galmarini estaban las radicales Karina Banfi, Carrizo y la diputada jujeña Alejandra Martínez. Hubo reclamo en la entrada y en los pasillos, algún canto y a pesar de los saludos formales, tensión y recelo.

"Hubo un porteñismo radical queriendo influenciar a las provincias", comentó a Infobae un asesor del bloque que al mismo tiempo admite que los senadores del norte son más conservadores y muchos de los que trabajan en sus despachos, más jóvenes, les pedían la ley de interrupción del embarazo. A varios peronistas les sucede lo mismo.

Elías de Pérez intentó frenar la presión de la ola verde con un pronunciamiento del Comité Nacional "a favor de la vida", como hizo la Legislatura de su provincia. No lo logró y además la Convención de su partido tiene un pronunciamiento por la posición contraria.

Julio Cobos y Mario Fiad, senadores de la UCR en contra de la legalización del aborto (Patricio Murphy)
Julio Cobos y Mario Fiad, senadores de la UCR en contra de la legalización del aborto (Patricio Murphy)

Según se prevé, sólo Pamela Verasay, Luis Petcoff Naidenoff, Eduardo Costa y Oscar Castillo votarán a favor de la legalización del aborto. Los que votan en contra, a los que en la vigilia prometieron "ni olvido ni perdón", son: Elías de Pérez, Julio Cobos, Fiad, Ángel Rozas, Silvia Giacoppo, Juan Carlos Marino, Inés Brizuela y Doria, María Belén Tapia y Julio Martínez.

Sin embargo, son radicales varias de las mayores impulsoras de distintos reclamos femeninos, entre ellos el aborto legal, incluso desde mucho antes de que el pañuelo verde fuera un símbolo. Entre ellas Mabel Bianco, esposa del ex ministro de Salud Aldo Neri, a quien aplaudieron mucho en la vigilia del Comité Nacional, y María Luisa Storani, hermana de Federico Storani, hoy vicepresidente de la UCR, e hija del histórico y ya fallecido Conrado Storani.

Entre los radicales que reclaman a sus senadores, varios enumeraban las peleas por cambios sociales que dio el partido. Desde su creación y el avance con la Ley Sáenz Peña que instauró el voto universal, secreto y obligatorio y permitió la representatividad de los trabajadores y la clase media, a la  Reforma Universitaria, el Juicio a las Juntas Militares y el debate que propició Raúl Alfonsín con la ley de divorcio vincular a pesar de ser católico y de no haberse divorciado él mismo.

Algunos plantean que el voto radical está condicionado, como en el peronismo, por la dicotomía entre el área metropolitana y el interior. En el norte pesa la voz de la Iglesia y la convicción de que la vida comienza en la concepción.

Pero además aseguran que falló el lobby en el Senado, que no hubo una Donda, una Silvia Lospennato, un Daniel Lipovetzky, una Alejandra Martínez, un grupo de 'sororos' como fueron ellos y un puñado más que lideraron en Diputados la ola verde mientras sí hubo fuerte posicionamiento del grupo celeste.