Ariel Cohen Sabban, titular de la DAIA (Adrián Escandar)
Ariel Cohen Sabban, titular de la DAIA (Adrián Escandar)

Sorpresa, malestar, indignación y bronca. Todas estas reacciones unificadas se desataron entre las autoridades de las principales entidades judías en la Argentina y en la diplomacia de Israel por la visita a Uruguay y Brasil del canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif.

En la DAIA, la AMIA, el Centro Simon Wiesenthal y la embajada de Israel en Montevideo hubo duros cuestionamientos a los gobiernos de Brasil y Uruguay por permitir la llegada de este alto funcionario iraní, país al que vinculan directamente con el atentado a la mutual judía ocurrido en la Argentina en 1994 y la voladura de la embajada de Israel en 1992.

En  tanto, en el gobierno de Mauricio Macri hubo un silencio absoluto sobre el tema y, según pudo averiguar Infobae, no habrá mensaje de malestar alguno de parte de la diplomacia argentina hacia Uruguay o Brasil por la polémica visita de Zarif.

La visita del canciller iraní a los socios de la Argentina en el Mercosur no solo llamó la atención de la comunidad judía por tratarse de un Estado que está acusado del atentado a la AMIA. También recordaron que fue el propio Zarif quien cerró el polémico memorándum de Irán con el gobierno de Cristina Kirchner para avanzar supuestamente con la causa del ataque terrorista.

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez (Getty)
El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez (Getty)

"Vemos con mucha atención y preocupación la llegada del canciller iraní a Uruguay y Brasil. Recordamos la actitud que tuvo Irán que es responsable de los dos atentados que hubo en nuestro país. Además, se trata de un país que busca la destrucción del pueblo judío y el Estado de Israel. Es inadmisible recibir a un canciller de este país", expresó ante la consulta de este medio el titular de la DAIA, Ariel Cohen Sabban.

Las autoridades del Centro Simon Wiesenthal, por su lado, enviaron una carta al presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, en la que señalaron que "recibir como visita de Estado en Montevideo al Ministro de Relaciones Exteriores de Irán alienta a Teherán a auspiciar el terror y la negación del Holocausto en las Américas".

En la misiva, Shimon Samuels y Ariel Gelblung argumentaron que "Uruguay está traicionando su membresía en la Organización de Estados Americanos al recibir un alto funcionario del estado implicado en la financiación, planificación y ejecución de los ataques terroristas de 1992 contra la Embajada de Israel y 1994 contra la mutual judía AMIA, ambos en Buenos Aires, que en conjunto dejaron 114 muertos y más de 400 heridos".

Michel Temer, presidente de Brasil (AP)
Michel Temer, presidente de Brasil (AP)

A la vez, en la carta a Tabaré Vázquez destacaron que "Irán aún alberga a los acusados, en desacato a las cédulas rojas de Interpol y se niega a cooperar con la investigación judicial argentina".

En sintonía, la embajadora de Israel en Uruguay, Nina Ben Ami, expresó un profundo rechazo a la visita de Zarif. "Sabemos que no podemos evitar que un país haga negocios con otro. Sin embargo, siempre estamos preocupados por un país que atentó contra la embajada de Israel en Argentina y dice en Naciones Unidas que Israel debe desaparecer", planteó.

Ben Ami recordó que en la causa del atentado contra la embajada de Israel en Argentina perpetrado en 1992 la Corte Suprema argentina adjudicó el ataque, en 1999, a la Jihad Islámica, brazo armado del grupo pro iraní Hezbollah.

En Cancillería argentina dijeron que no habrá comentario alguno sobre la decisión de Uruguay y Brasil de invitar al canciller iraní. "Corresponde a un tema de soberanía de cada país", se limitó a explicar a Infobae un funcionario del gobierno.

SEGUÍ LEYENDO