Había pasado bastante desapercibida, aunque fue -quizás- una de las declaraciones más fuertes del líder mapuche Facundo Jones Huala. "Hay que echar a la mierda a estos fachos asquerosos de Macri y Bullrich", disparó en una entrevista radial, en la que llamó, sin pelos en la lengua, a "una rebelión", defendió la violencia política e incluso habló de la sexualidad de uno de los gendarmes involucrados en el caso Maldonado.

Hay que poner en contexto la entrevista. Fue el 19 de octubre, cuando no habían pasado ni 48 horas del hallazgo del cuerpo de Santiago Maldonado, pero antes de que se confirmara su identidad. Desde la cárcel, Jones Huala dio una entrevista a radio La Imposible en la que aseguró que el cadáver era del joven artesano que estuvo desaparecido durante 78 días.

"La gente tiene que sacarse la venda de los ojos y terminar de aceptar lo evidente (que el cuerpo es de Maldonado). Me da mucha rabia, tengo mucho dolor. Son una basura, una rata, una mierda de personas en este gobierno de porquería. El pueblo no puede permitir estas cosas", sostuvo.

A medida que pasaron los minutos, Jones Huala fue subiendo el tono. Entre otras cosas, confesó: "Estamos alentando que haya movilizaciones. La gente tiene que tomar conciencia de lo que pasa en el sur y en el país. No puede ser este mensaje tan mafioso. Nosotros vamos a seguir llamando a la rebelión".

Y entonces, disparó: "Esto solo se puede revertir con violencia política desde los de abajo contra la violencia política de los de arriba, con la resistencia popular, de los oprimidos, y con un estallido social, porque hay que echar a la mierda a estos fachos asquerosos, a estas mugres, a estos asesinos, a estos mafiosos de miércoles que están en el poder, a Macri, a Bullrich, a toda esta manga de porquerías y a la Gendarmería también".

Eso no fue todo. Tras evaluar que "hicieron aparecer el cuerpo ahora por las internas que tienen" y sostener que "lo plantaron, se refirió al gendarme Emmanuel Echazú, uno de los acusados por la comunidad mapuche.

"¿Por qué mandan a Echazú al muere? Porque es el gendarme homosexual y como ellos son así, sexistas y todo eso, es el gendarme que más le hacían bullying, por eso lo mandaron como carne de cañón aquella vez y ahora la Gendarmería lo quiere descartar, se está lavando las manos con él", polemizó. Y cerró: "Él tiene problemas con la misma institución desde hace tiempo, porque es víctima de bullying dentro de la fuerza por su condición sexual. Las fuerzas armadas son lo más retrógrado en términos ideológicos. Pero ellos tienen una cadena de mando, y ahí hubo una orden política".