Hubo sobrados elogios a Lionel Messi, señales altamente positivas hacia el gobierno de Mauricio Macri y una dura advertencia a los catalanes que acaban de declarar la independencia. En medio de los festejos por el Día Nacional de España, el embajador de ese país en Buenos Aires, Javier Sandomingo Núñez, emitió un breve discurso en el que destacó que "las relaciones bilaterales son intensas, constructivas y España estará dispuesta a dar un fuerte apoyo a la Argentina en el plano internacional y local".

La residencia de la embajada de España rebalsó de personalidades de la política, la diplomacia y la cultura que se reunieron para conmemorar la llegada de Cristóbal Colón a América y el embajador español aprovechó la ocasión para destacar: "Españoles y argentinos somos descendientes directos de aquel momento histórico por lo que hay que subrayar lo mucho que estos hombres y mujeres colaboraron en la construcción de la nueva patria Argentina".

Escuchaban al embajador español figuras del gobierno como la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; el secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj; el ministro de Cultura, Pablo Avelluto; el de Transporte, Guillermo Dietrich; el de Salud, Jorge Lemus; el viceministro de Seguridad Eugenio Burzaco; Iván Petrela; el embajador Leandro Despouy; el jefe del Ejército, Luis Suñer; el secretario de Relaciones Internacionales de la Legislatura porteña, el radical macrista Pablo Garzonio y el ex vicecanciller, Carlos Foradori, entre otros.

También había referentes de todo el cuerpo diplomático extranjero y del empresariado argentino. En ese contexto, Sandomingo Nuñez recordó que "aquellos hombres que llegaron a estas tierras iniciaron una aventura y que como todo lo que hacemos los seres humanos tiene luces y sombras". Pero aclaró que "las sombras parecen ser lo más relevante para quienes se obstinan en ver lo que pasó en los siglos XVI y XVII con la mirada del siglo XXI y quienes preferimos valorar las cosas en su contexto; en 1492 se puso en marcha un proceso en el que se mezclaron razas y culturas y se sentaron las bases para el universo del que hoy somos parte". Lo aplaudieron referentes de la Cultura y el empresariado como Martín Cabrales, Ignacio Gutiérrez Saldivar y Gabriel Corrado.

Fue allí cuando el embajador de España dio pie para remarcar la importancia de ese hecho histórico que permitió que las empresas españolas pudieran desarrollarse más tarde en el país. "Esta apuesta sigue en pie porque estas empresas vinieron a quedarse y no a especular con coyunturas puntuales o tirar la toalla ante cualquier contratiempo", dijo en un pasaje que arrancó el aplauso de más de 500 comensales presentes.

Acto seguido, Sandomingo Núñez dijo que "la relación bilateral no solo es intensa sino constructiva y cordial". Así, aclaró que "todos los españoles estamos a la orden de los argentinos y sus autoridades para construir un país mejor: es lo menos que podemos decir a un país que siempre nos ha dado el respaldo y el apoyo cuando lo hemos necesitado". De esta manera, el embajador adelantó la estrategia que seguirá el gobierno de Mariano Rajoy: "España hará cuanto esté en sus manos para lograr un acuerdo de la Unión Europea y el Mercosur, así como también alcanzar el ingreso de la Argentina a la OCDE y contribuir a que la reunión del G20 sea un éxito el año que viene en la Argentina".

Entre el abultado gentío que compartía cazuelas, tartas gallegas, tortillas, jamón ibérico y vinos, el embajador español le dio un toque de humor al festejo. Sandomingo Núñez elaboró así amplios elogios a Messi como el artífice de la unidad entre los pueblos de la Argentina y España. "Debo citar a Leo Messi y felicitarlos por haber ingresado al Mundial de Rusia", dijo ante el aplauso de los presentes. "Es que Messi además de ser un gran futbolista es el que encarna también a que un club Catalán sea uno de los equipos mejores de Europa y a que la Liga española sea la mejor del mundo. Leo Messi es un ejemplo de que se puede contribuir a la grandeza de la Argentina, de Cataluña y de España sin dejar de ser rosarino, que es una forma de ser universal", dijo el embajador español.

La mención de Messi y Cataluña le dio pie al embajador de España para lanzar críticas y emitir una dura advertencia a los independentistas de Barcelona. "Desgraciadamente una minoría de España se empecina en construir muros ante un mundo cada vez más universal e integrador. En Cataluña asistimos al insólito espectáculo de un gobierno constitucional que aspira a construir barreras que no existían entre catalanes y españoles".

Así, Sandomingo Núñez dijo que el proceso de independencia que impulsó Cataluña lo hizo "violentando la Constitución y apelando a supuestas mayorías que no han sido avaladas por elecciones con garantías, en contradicción con los principios que inspiran a un pueblo". Acto seguido, el diplomático español advirtió que Madrid "está dispuesto a impedir cualquier iniciativa al margen de la Constitución ya que no hay democracia posible al margen de las leyes y la Constitución".

En línea con el mensaje que dio Rajoy al Parlamento español, el embajador ibérico destacó: "Ojalá el gobierno de Cataluña atienda el requerimiento del gobierno español porque ello devolverá la tranquilidad a los españoles y catalanes y también a los europeos". En su mirada al futuro inmediato Sandomingo Núñez cerró el discurso con un deseo: "Creo que la racionalidad y el respeto a la ley siempre acaban por imponerse y estoy seguro que se impondrá ahora".

Las palabras del embajador de España en la Argentina fueron seguidas de un largo aplauso. Es la primera vez en muchos años que un embajador español emite un discurso tan encendido desde lo político en los festejos patrios.