Costa Verde: urge un plan maestro para potenciar el desarrollo urbano y el turismo

Docente de Arquitectura de la UPC analiza la importancia de reforzar la vía construida gracias a la visión de Ernesto Aramburú

Compartir
Compartir articulo
El circuito de playas de la Costa Verde es un destino inevitable para todos los amantes del mar en temporada de verano. (Andina)
El circuito de playas de la Costa Verde es un destino inevitable para todos los amantes del mar en temporada de verano. (Andina)

La Costa Verde es una franja costera usada diariamente como espacio de recreación o como vía conectora interdistrital, pero también es un espacio natural único en su tipo, con particulares características acuáticas y terrestres que forman parte de la bahía de Lima. Muchos usuarios desconocen que la morfología o forma original del concurrido espacio público y corredor ribereño, hace 60 años, poseía características muy distintas a su configuración actual.

Antes que se construyera el corredor ribereño, si bien existían algunas playas naturales, estas no tenían continuidad ni accesibilidad entre sí, en muchos sectores de la costa no existían espacios de transición entre el mar y el acantilado. El mar cubría gran parte de los acantilados. Algunas de estas playas eran: La Herradura y Agua Dulce en Chorrillos, los baños de Barranco, y una estrecha playa donde estaban los llamados baños de Miraflores y luego la playa Waikiki, sede del club homónimo fundado en 1942 y cuna del surf peruano.

Gracias a la visión urbanística del arquitecto Ernesto Aramburú quien proyectó la Costa Verde y supo aprovechar el material extraído de la construcción de la Vía Expresa Luis Bedoya Reyes iniciada en 1966, es que en el año 1970 habiendo ganado terreno al mar, se inaugura el Circuito de Playas de la Costa Verde, constituyendo además las primeras playas artificiales.

En 1994 surge la Ley 26306, que reconoce la propiedad del corredor de la Costa Verde a las municipalidades contiguas: Chorrillos, Barranco, Miraflores, San Isidro, Magdalena del Mar y San Miguel y crea la Autoridad del Proyecto Costa Verde (APCV), órgano descentralizado de la Municipalidad Metropolitana de Lima, cuya función es promover el desarrollo integral de la Costa Verde, mediante un Plan Maestro de Desarrollo de la Costa Verde. Si bien dicha autoridad viene trabajando algunos lineamientos que complementen el Plan Maestro 1995-2010, este plan no ha sido renovado desde hace 14 años.

URGE UN PLAN MAESTRO DE LA COSTA VERDE

Como sociedad, es pertinente recapacitar sobre la relevancia de valorar la Costa Verde, no solo como patrimonio de los distritos que la conforman, o de Lima Metropolitana, sino como la cara marítima de la ciudad. Implica un compromiso como país ejecutar espacios públicos de calidad para todos los peruanos, incentivando, además, el turismo extranjero en base a un desarrollo urbanístico integral que alcance reconocimiento y prestigio internacional.

Al 2024, estamos frente a una oportunidad única de plantear una mejor propuesta de ordenamiento territorial con un horizonte de largo plazo, que potencie la máxima capacidad de la Costa Verde actualizando la zonificación existente, ganando más áreas al mar e incorporando al Callao en una sola franja ribereña que facilite la interacción de ambas provincias, con una visión paisajística armónica y (¿por qué no?) permitirnos soñar con conectar este corredor Costa Verde Lima-Callao con la isla San Lorenzo o contar con un teleférico que vaya desde San Miguel hasta el Callao.

Es tiempo de valorar todos los beneficios que nos proporciona la Costa Verde, con áreas naturales (mar), semi naturales (playas creadas por el hombre), áreas recreativas como el malecón o los parques, que gratuitamente nos brindan servicios ecosistémicos ambientales o culturales como recreación, bienestar, deporte, ecoturismo, etc. Sin embargo, esta infraestructura verde debe mejorarse y dársele el mismo tratamiento en toda la franja costera.

Alcanzar ello requiere una institución fuerte con suficientes recursos económicos y una gobernanza efectiva que tome decisiones adaptándose a la Lima del siglo XXI, planteándose como meta un megaproyecto que integre toda la Bahía de Lima en beneficio de nuestra capital.

Martín Valcárcel
Martín Valcárcel