PNP liberó de madrugada a sujeto que confesó haber maltratado, abusado y quemado a más de 20 perros y gatos en Huaral

El ciudadano, de nacionalidad venezolana, se salvó de ser linchado por un grupo de animalistas. Miembros de la Policía Nacional del Perú tuvieron que intervenir para salvaguardar su integridad.

Guardar

Nuevo

Zoofilia y maltrato animal en Huaral: venezolano confesó abusar y quemar a más de 20 perros y gatos. (Vídeo: Exitosa)

La indignación, cólera e impotencia se apoderaron de los vecinos de Huaral, provincia de Lima, tras descubrir que la Policía Nacional del Perú (PNP) liberó la madrugada de este lunes 11 de marzo a un ciudadano que maltrató, violó, quemó y asesinó a más de 20 perros y gatos de la zona.

Alonso Herrera Torralbo, de nacionalidad venezolana, fue denunciado por el dueño del terreno abandonado en donde se encontraron los cadáveres cercenados de los animales, además de restos óseos y miembros calcinados. Trascendió que alrededor del descampado se hallaron varios preservativos usados y cubiertos con sangre.

PNP liberó de madrugada a sujeto que confesó maltratar, abusar y quemar a más de 20 perros y gatos en Huaral. (Vídeo: @ClaudioVargasTV)

Gracias a un rápido accionar de Serenazgo y la Gerencia de Desarrollo Social de la Municipalidad de Huaral, el extranjero fue trasladado a la comisaría del sector el fin de semana pasado. Allí, confesó ser el autor de los crímenes, sin embargo, trató de justificar su accionar.

“Ya estaban agonizando, lo que hice fue terminar con todo. Qué más iba a hacer, no los iba a llevar al veterinario, hermano. Crueldad es que queden vivos agonizando, con una gusanera, con rabia. No sé porque me culpan a mí de asesinarlos”, admite mientras permanece enmarrocado.
Alonso Herrera Torralbo, de nacionalidad venezolana, fue denunciado por el dueño del terreno abandonado en donde se encontraron los cadáveres cercenados de los animales.
Alonso Herrera Torralbo, de nacionalidad venezolana, fue denunciado por el dueño del terreno abandonado en donde se encontraron los cadáveres cercenados de los animales.

En el vídeo difundido por Exitosa Noticas, se le escucha decir a Herrera Torralbo que llegó al Perú hace tres años. Desde entonces, argumentó que no ha tenido problema de ningún tipo con la justicia.

“¿Tú qué haces si ves perros agonizando? ¿Ah? Todo lo hice para que el perro no chille todas las noches. No sé cuál es el problema en todo esto. Dicen que tiene vídeos o imágenes acusándome, yo no sé nada. (He quemado animales) animales que ya han estado agonizando”, continúa.

Cuando era retirado de la dependencia policial para cumplir con las diligencias de ley, un grupo de animalistas intentó lincharlo por sus actos perpetrados, no obstente, miembros de la Policía Nacional intervinieron para proteger su integridad.

Una de las personas que se acercaron hasta los exteriores de la comisaría declaró ante las autoridades que, entre todos los cadáveres que se encontraron en el terreno baldío, logró reconocer a su mascota extraviada hace semanas.

“Una señora acaba de llegar y, entre lágrimas, dijo haber reconocido a su perrito que está quemado. Ella está ahora dando su manifestación con los policías. Ella lo estaba buscando, pero lo encontró allí quemado”, narró una mujer a un medio local.

Los ciudadanos de Huaral ya temían que Alonso Herrera Torralbo sea liberado por las autoridades y que no se haga respetar la Ley Nº 30407 (Ley de Protección y Bienestar Animal).

“Por favor, hermanos de Huaral, no seamos cómplices de este desgraciado. Imagínense, si lo hace con un animal, que podemos pensar de nuestros hijos”, continuó la fémina
Animalistas piden que el denunciado no sea liberado y se respete la Ley Nº 30407 (Ley de Protección y Bienestar Animal).
Animalistas piden que el denunciado no sea liberado y se respete la Ley Nº 30407 (Ley de Protección y Bienestar Animal).

Sentencia por maltrato animal

Publicada en el 2016, la Ley de Protección Animal sirve como herramienta fundamental para garantizar el bienestar y la protección de todas las especies de animales vertebrados, tanto domésticos como silvestres, mantenidos en cautiverio.

Busca prevenir el maltrato y la crueldad animal ocasionados por acciones humanas, que resultan en sufrimiento innecesario, lesiones o incluso la muerte.

En términos de sanciones, la ley establece que los que cometan actos de crueldad contra animales domésticos o silvestres, así como el abandono de estos, pueden enfrentar penas privativas de libertad de hasta tres años. En caso de que la crueldad o el abandono resulten en la muerte del animal, las penas pueden extenderse hasta cinco años de prisión.