El Templo Inmaculada Concepción de Colquemarca fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación por el Ministerio de Cultura

El distrito de Colquemarca, creado por decreto de Simón Bolívar, encuentra en su templo un lazo tangible con su pasado, preservando la memoria física de sus habitantes

Compartir
Compartir articulo
El Templo Inmaculada Concepción de Colquemarca ha sido reconocido como Patrimonio Cultural de la Nación, destacando su importancia histórica, arquitectónica, artística y social.(Composición: Infobae / Gob)
El Templo Inmaculada Concepción de Colquemarca ha sido reconocido como Patrimonio Cultural de la Nación, destacando su importancia histórica, arquitectónica, artística y social.(Composición: Infobae / Gob)

En un paso significativo hacia la preservación de la rica herencia cultural del Perú, el Ministerio de Cultura ha declarado Patrimonio Cultural de la Nación al Templo Inmaculada Concepción de Colquemarca. Esta distinción, otorgada mediante la Resolución Viceministerial N° 000030-2024-VMPCIC/MC, resalta la importancia y valores culturales que este lugar alberga, trascendiendo categorías como histórico, arquitectónico, artístico, tecnológico y social.

Este templo, ubicado en el distrito de Colquemarca, provincia de Chumbivilcas, en el departamento de Cusco, es un testamento vivo de la evolución arquitectónica de los templos de reducción del Siglo XVII en esta región del país. Comprendiendo no solo el templo principal, sino también el baptisterio, la sacristía, el gran atrio y la barda posterior, este monumento ocupa un área de 2.489,82 m² con un perímetro de 240,63 m.

Su importancia radica en que es una muestra de arquitectura religiosa con características locales, cuya importancia radica en su singular accesibilidad, trazo, emplazamiento, la configuración arquitectónica que posee y por ser una muestra del patrimonio histórico. Asimismo, mantiene y conserva en gran porcentaje sus características originales, las que reflejan su autenticidad en la expresión formal, el empleo del sistema constructivo y material utilizado.

¿Por qué fue premiado?

La distinción otorgada por el Ministerio de Cultura resalta la autenticidad del templo y la preservación de sus características originales, convirtiéndolo en un testimonio vivo de la evolución arquitectónica del Siglo XVII en Cusco. (El Peruano)
La distinción otorgada por el Ministerio de Cultura resalta la autenticidad del templo y la preservación de sus características originales, convirtiéndolo en un testimonio vivo de la evolución arquitectónica del Siglo XVII en Cusco. (El Peruano)

El valor histórico del edificio se fundamenta en su condición de testimonio vivo, reflejando la evolución tipológica, volumétrica y estilística de los templos de reducción del Siglo XVII en el departamento de Cusco. Su relevancia documental se destaca al considerarse una fuente esencial de información sobre la política de reducción de pueblos. Este proceso tenía como objetivo la evangelización de los habitantes naturales, llevada a cabo bajo la advocación de la Purísima Concepción, una festividad que perdura hasta nuestros días.

La dimensión social de este patrimonio cultural se manifiesta en su conexión con la identidad y memoria física del pasado de los habitantes del Centro Poblado de Colquemarca. La población, consciente del uso, antigüedad e importancia que tuvo como lugar de culto religioso bajo la advocación de la Virgen de la Concepción, encuentra en este templo un vínculo tangible con su historia, otorgándole un profundo sentido de pertenencia.

Cabe destacar que cualquier intervención en este bien cultural declarado como tal debe contar con la autorización expresa del Ministerio de Cultura. Esta medida, sin perjuicio de las competencias específicas de cada sector o gobierno local involucrado, busca asegurar la preservación y respeto hacia este patrimonio, imponiendo responsabilidades administrativas, civiles y/o penales en caso de incumplimiento.

El distrito de Colquemarca

Colquemarca, como distrito emblemático, celebra el reconocimiento, encontrando en su templo un vínculo tangible con su pasado, contribuyendo a la identidad y memoria física de sus habitantes. (Gob)
Colquemarca, como distrito emblemático, celebra el reconocimiento, encontrando en su templo un vínculo tangible con su pasado, contribuyendo a la identidad y memoria física de sus habitantes. (Gob)

Ahondando en el contexto local, el distrito peruano de Colquemarca, parte de la Provincia de Chumbivilcas en el Departamento de Cusco, juega un papel fundamental en la historia de la región. Su creación en 1825, mediante un decreto del Libertador Simón Bolívar, marcó el inicio de su presencia política.

Reconocido oficialmente el 2 de enero de 1857, el distrito de Colquemarca fue elevado a la categoría de Villa el 18 de noviembre de 1907, durante el gobierno de José Pardo. Este reconocimiento político no solo consolidó su estatus, sino que también contribuyó a su desarrollo y autonomía local.

Patrimonios culturales reconocidos por la Unesco

A nivel internacional, el Perú destaca con trece bienes reconocidos por la Unesco como Patrimonios Culturales de la Humanidad, reforzando la riqueza y diversidad del legado histórico del país. (iStock)
A nivel internacional, el Perú destaca con trece bienes reconocidos por la Unesco como Patrimonios Culturales de la Humanidad, reforzando la riqueza y diversidad del legado histórico del país. (iStock)

En el ámbito internacional, es necesario resaltar que el Perú cuenta con trece bienes reconocidos por la Unesco como Patrimonios Culturales de la Humanidad. Estos son:

  • Ciudad del Cusco (1983)
  • Santuario histórico de Machu Picchu (1983)
  • Parque Nacional de Huascarán (1985)
  • Sitio arqueológico de Chavín (1985)
  • Zona arqueológica de Chan Chan (1986)
  • Parque Nacional de Manú (1987)
  • Centro histórico de Lima (1988, 1991)
  • Parque Nacional del Río Abiseo (1990, 1992)
  • Líneas y Geoglifos de Nasca y Palpa (1994)
  • Centro histórico de la ciudad de Arequipa (2000)
  • Ciudad Sagrada de Caral-Supe (2009)
  • Qhapaq Ñan - Sistema vial andino (2014)
  • Complejo arqueoastronómico de Chankillo (2021)