Mito o realidad: ¿el deseo sexual aumenta en verano?

Existe una creencia común de que el calor incrementa la libido, pero ¿es sólo un mito o realmente el verano estimula el deseo sexual?

Guardar

Nuevo

Una pareja con ropa de baño sentados cara a cara (Freepik)
Una pareja con ropa de baño sentados cara a cara (Freepik)

El calor extremo durante este verano en el Perú llegará a más de 30 grados y alcanzará niveles extremadamente altos de radiación UV. En el día a día, esto se traduce en ropa ligera, piel al descubierto, sudor, baños de agua fría y noches húmedas.

Estos elementos sugerentes pueden estar asociados con una creencia común de que el calor incrementa la libido, pero, ¿es sólo un mito o realmente el verano estimula el deseo sexual?

El deseo sexual

El deseo sexual, comúnmente conocido como libido, se manifiesta cuando una persona siente un impulso hacia actividades sexuales, ya sea mediante la excitación al pensar en actos sexuales, la masturbación, el desarrollo de fantasías eróticas o las relaciones sexuales con una pareja. De acuerdo a Planned Parenthood, este comportamiento humano es un aspecto esencial de la sexualidad y la salud emocional y física.

Las variaciones en los niveles de deseo sexual de una persona pueden estar influenciadas por diversos factores internos como los psicológicos y hormonales, y externos como el contexto de la relación de pareja en la que se encuentra.

La libido estaría más asociada con la radiación UV que con las altas temperaturas (Imagen Ilustrativa Infobae)
La libido estaría más asociada con la radiación UV que con las altas temperaturas (Imagen Ilustrativa Infobae)

Entender las dinámicas de la libido es vital para entender la satisfacción personal y la armonía en las relaciones de pareja, por eso es importante reconocer que la fluctuación del deseo sexual es normal.

Deseo sexual en verano

Si bien se cree que el responsable del aumento del deseo sexual es el calor característico del verano, en realidad el incremento de la libido estaría más asociada con la radiación UV que con las altas temperaturas.

Según un estudio de 2021 realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Tel Aviv, la exposición a la radiación UV mejora el deseo sexual tanto en hombres como en mujeres. En dicha investigación publicada en la revista Cell Reports y dirigida por el médico Roma Parikh, se señala que esto se debe a que la radiación UV afecta la regulación del sistema endocrino, que es el responsable de producir y segregar las hormonas sexuales.

La radiación UV, que es más alta durante el verano, aumenta los niveles de testosterona en los hombres y mejora la capacidad de respuesta sexual y el atractivo de las mujeres lo que, a su vez, intensifica el comportamiento sexual en ambos.

La radiación UV afecta la regulación del sistema endocrino, que es el responsable de producir y segregar las hormonas sexuales (Imagen ilustrativa Infobae)
La radiación UV afecta la regulación del sistema endocrino, que es el responsable de producir y segregar las hormonas sexuales (Imagen ilustrativa Infobae)

De esta manera, la luz solar, que es más fuerte que nunca durante el verano, desempeña un papel importante en la regulación hormonal y en la conducta sexual de los seres humanos.

Por qué el deseo sexual aumenta en verano

Otros factores que pueden influir en el aumento del deseo sexual durante el verano se vinculan a una mayor exposición a la luz solar, a una mayor actividad física y a una reducción del estrés.

La mayor exposición a los rayos del sol y, por ende, a la radiación UV, fomenta un aumento de la producción de endorfinas, que, a su vez, genera una mayor una sensación de bienestar y relax. Hay que tener en cuenta que la relajación es esencial para la excitación sexual, sobre todo en el caso de las mujeres.

La radiación UV fomenta un aumento de la producción de endorfinas y esto origina una mayor excitación sexual  (Shutterstock)
La radiación UV fomenta un aumento de la producción de endorfinas y esto origina una mayor excitación sexual (Shutterstock)

Además, el verano también conlleva una tendencia a incrementar la actividad física mediante prácticas como nadar, caminar por senderos y andar en bicicleta, lo cual contribuye a una mejor circulación sanguínea y, en consecuencia, a una mayor libido.

Por último, el descanso y la reducción del estrés son factores inherentes al período veraniego, especialmente debido a que muchas personas aprovechan para tomar vacaciones. Este respiro de las responsabilidades cotidianas promueve una disminución de la tensión y la ansiedad, lo que puede resultar en una mejora del deseo sexual.

En general, existen varios factores que podrían contribuir a un aumento de la libido durante la temporada de verano. Sin embargo, es importante recordar que cada persona es diferente y que los factores individuales como los emocionales, los hormonales o los vínculos de pareja, entre otros, juegan un rol fundamental cuando se trata del deseo sexual.

Guardar

Nuevo

Más Noticias

MÁS NOTICIAS