Luces y sombras tras la elección del proyecto para la Bienal de Venecia 2024: controversia y reconocimiento desde la perspectiva de sus protagonistas

Infobae Perú conversó con Olinda Silvano y Roberto Huarcaya, quienes dieron a conocer sus propuestas bajo los títulos “Koshi Kené” y “Cosmic Traces”, respectivamente. Aunque el fotógrafo ganó en la etapa final, su proyecto no conectó con todos los miembros del jurado. Uno de ellos expresó que la lideresa indígena debió haber salido victoriosa

Compartir
Compartir articulo
Del 20 de abril al 24 de noviembre de 2024, se llevará a cabo la Bienal de Venecia, la feria de artes visuales más importante del mundo. (Composición Infobae: Ivson Miranda/El Buho)
Del 20 de abril al 24 de noviembre de 2024, se llevará a cabo la Bienal de Venecia, la feria de artes visuales más importante del mundo. (Composición Infobae: Ivson Miranda/El Buho)

Venecia, un lugar de ensueño desde tiempos inmemoriales, es la ciudad donde el romanticismo se fusiona con el arte cada vez que se celebra la Bienal de Venecia, la feria de artes visuales más importante del mundo que concita la atención del público y, sobre todo, de los artistas. Estos últimos ven realizados sus sueños al exponer sus creaciones artísticas en los pabellones nacionales. En algún momento de sus carreras, anhelan visitar esta ciudad no solo para recorrer los cientos de puentes que conectan las 118 pequeñas islas, sino también para apreciar el arte de colegas de diversas nacionalidades que, al igual que ellos, aspiran a ganar el León de Oro en algún momento de sus vidas.

En Perú, los artistas suelen afirmar que representar a su país en la Bienal de Venecia es un logro importante en sus carreras, independientemente de si obtienen el premio. Para que un artista peruano participe en este encuentro internacional, es necesario salir victorioso de un concurso organizado por el Patronato Cultural del Perú (PCP).

En ese sentido, es pertinente indicar que este año se presentaron 27 proyectos curatoriales, entre los cuales figuran las propuestas de Olinda Silvano y Roberto Huarcaya, quienes dieron a conocer sus proyectos bajo el título de “Koshi Kené” (El poder del Kené) y “Cosmic Traces” (rastros cósmicos), respectivamente.

La Bienal de Venecia se realiza cada dos años y concita la atención de los artistas, quienes quieren consagrarse en el mundo del arte. (Difusión)
La Bienal de Venecia se realiza cada dos años y concita la atención de los artistas, quienes quieren consagrarse en el mundo del arte. (Difusión)

Ahora bien, ¿por qué se hizo mención a estos dos artistas y no se puso el foco en creadores artísticos como Kukuli Velarde, Ximena Garrido-Lecca, así como Álvaro Icaza y Verónica Luyo? Pues, a pesar de haber estado entre los siete finalistas del concurso, no lograron ubicarse en el primer y segundo puesto.

En septiembre de 2023, el Patronato Cultural del Perú anunció la propuesta curatorial ganadora tras un proceso largo que constó de seis instancias de evaluación y que tuvo un inconveniente: un miembro del jurado no había asistido. Luego de que se diera a conocer el nombre del artista que nos representará en la Bienal de Venecia 2024, surgieron, naturalmente, opiniones divididas.

El jurado dio como ganador a la propuesta de Roberto Huarcaya, un artista que tiene una vasta trayectoria en el mundo del arte y ha participado en bienales de arte y fotografía en el Perú y el extranjero. Infobae Perú entabló una conversación con el fotógrafo, quien presentará su arte en la feria de artes visuales más importante del mundo, una exposición internacional a la que ya ha asistido en 2001.

“La propuesta que presenté está dentro del tema que planteó Adriano Pedroza, el curador general de la Bienal de Venecia, quien se refirió a la ‘otredad’. En ese sentido, nosotros asumimos ese concepto de una forma particular”, sostuvo Huarcaya, quien se enteró de que había ganado el concurso el mismo día que sustentó su trabajo ante un jurado de 12 integrantes.
Huarcaya contó a Infobae Perú los detalles de su proyecto, el cual se materializará en todo su esplendor en la ciudad de Venecia. (Matías Helbig)
Huarcaya contó a Infobae Perú los detalles de su proyecto, el cual se materializará en todo su esplendor en la ciudad de Venecia. (Matías Helbig)

Antes de que los artistas envíen sus propuestas al Patronato Cultural del Perú, institución sin fines de lucro fundada en 2010, sabían que el tema propuesto por Adriano Pedrosa ―el primer latinoamericano en plantear un tema y determinar las modalidades de la muestra de la Bienal de Venecia― giraba en torno a “Extranjeros por todas partes”.

“El artista queer, que se ha movido dentro de diferentes sexualidades y géneros y ha sido perseguido por ello; el outsider, que se sitúa en los márgenes del mundo de arte; y el artista indígena, frecuentemente tratado como un extranjero en su propia tierra”, indicó Pedrosa sobre la temática de la Bienal de Venecia 2024.

Desde la mirada superficial de un ciudadano de a pie, el “otro” se podría asociar a una persona; sin embargo, este término puede ser interpretado de otra manera. Sobre este punto, Huarcaya declaró lo siguiente: “Ese otro es la naturaleza, que siempre se ha visto como un espacio extractivista al servicio del ser humano. Lo que plantea nuestra propuesta, de alguna forma, es generar un vínculo más horizontal y de respeto absoluto con la naturaleza”.

Adriano Pedrosa, el curador general de la Bienal de Venecia. (Difusión)
Adriano Pedrosa, el curador general de la Bienal de Venecia. (Difusión)

Después de esta explicación, el lector podría darse cuenta de que el planteamiento de Huarcaya está dentro del concepto acuñado por Pedrosa, quien en una conferencia de prensa dijo que el encuentro internacional “será una celebración de lo extranjero, lo lejano, lo outsider, lo queer y lo indígena”, dejando abierta la posibilidad de interpretar su mensaje, ya sea de manera literal o simbólica.

Es preciso indicar que esta declaración la dio en junio de 2023, meses antes de que se anunciara al ganador del concurso del Patronato Cultural del Perú. No se puede determinar si este mensaje caló en la conciencia de todos los miembros del jurado, lo cierto es que cada país invitado decide hasta qué punto atenerse o qué interpretación le pueden dar al tema propuesto por el curador general.

Sobre este tema en cuestión y otros asuntos relacionados con la Bienal de Venecia 2024, Infobae Perú conversó con Patricia Ciriani, quien fue miembro del jurado que calificó los 27 proyectos curatoriales.

“No hay obligación, pero dependiendo de la geopolítica del momento puede ser útil acoplarse a la propuesta del curador general. Desde hace 10 años, aproximadamente, la Bienal de Venecia ha integrado cuestiones políticas muy importantes y de relevancia internacional”, aseveró la historiadora del arte y la arquitectura, y docente nombrada de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).
Venecia es la ciudad donde el romanticismo se fusiona con el arte cada vez que se celebra la Bienal de Venecia. (Difusión)
Venecia es la ciudad donde el romanticismo se fusiona con el arte cada vez que se celebra la Bienal de Venecia. (Difusión)

Ahora bien, las propuestas de Olinda Silvano y Roberto Huarcaya tienen mérito y valía, dado que fueron finalistas del concurso, el cual tuvo como miembros del jurado a Sharon Lerner, directora del Museo de Arte de Lima (MALI); Pedro Pablo Alayza, director del Museo de Arte Contemporáneo (MAC); Patricia Ciriani, historiadora del arte y la arquitectura, entre otros destacados profesionales. Es preciso mencionar que Lerner no participó en la segunda vuelta para elegir al ganador entre los siete finalistas.

La elección del proyecto de Huarcaya generó, como era de esperarse, opiniones divididas, las cuales se dieron a conocer con respeto. Algunos consideraron que debió haber ganado el proyecto curatorial “Koshi Kené”, mientras que otros apoyaban a Huarcaya.

Los proyectos curatoriales de Olinda Silvano y Roberto Huarcaya

Para tener un juicio de valor sobre ambas propuestas, es menester conocer de qué se trata cada uno de ellos. Infobae Perú tuvo acceso al documento que leyó Alfredo Villar, curador del proyecto de Olinda Silvano y Harry Chávez, en la fase final del concurso.

“Hemos trabajado la propuesta a partir de la cosmovisión shipibo conibo, y en total horizontalidad y diálogo con Olinda, desde el título que ella propuso: Koshi Kené (la fuerza del kené). Koshi es la energía o fuerza positiva que emerge del cosmos a través de las plantas rao o medicinales. Las visiones provocadas por estas plantas, ya sea la ayahuasca o el piri piri, se materializan en los diseños kené que no son solo estéticos sino también rituales y terapéuticos”, dijo Villar.

“Nuestra idea es recuperar y transmitir esa ritualidad sanadora creando un tránsito- trance en el espacio provocado por los caminos de un laberinto, en forma de Ronin (serpiente) kené, para generar una ‘mareación’ similar a la que sucede cuando se consumen plantas medicinales o cuando se navegan por los ríos. Esta ‘mareación’ es una curación provocada por las imágenes, como el chamán que envía al picaflor para pintar de kenes el cuerpo de su paciente”, agregó.

Olinda Silvano ha realizado murales donde muestra su cultura. (Andina)
Olinda Silvano ha realizado murales donde muestra su cultura. (Andina)

Respecto a la propuesta que ganó el concurso, Huarcaya contó a Infobae Perú los detalles de su proyecto, el cual se materializará en todo su esplendor en la ciudad de Venecia, para beneplácito de los amantes del arte.

“Es una especie de síntesis de lo que he venido trabajando en la última década. Dejo las cámaras fotográficas y comienzo a trabajar exclusivamente con papel fotosensible, desarrollando unas piezas que se llaman fotogramas, las cuales tienen dimensiones monumentales. Para el concurso se armó un proyecto vinculado a unas piezas hechas en la Amazonía peruana, pero con la intención de representar a todo lo vivo, menos vida humana ni animal”, indicó el fotógrafo.

Habiendo dado a conocer las propuestas de Silvano y Huarcaya, más de uno afirmaría que un proyecto es mejor que otro, e incluso algunos señalarían que uno de los artistas se vincula más al tema de Pedrosa. En ese contexto, es pertinente traer a colación lo que dijo el brasileño respecto a la temática de la Bienal de Venecia 2024: “(…) el artista indígena, frecuentemente tratado como un extranjero en su propia tierra”.

Esta declaración nos invita a pensar en los momentos difíciles que pasaron los inmigrantes en la década del 50, pero también en el nuevo milenio. Silvano, lideresa indígena que vive en Cantagallo, no es ajena a esta realidad.

Olinda Silvano no le criticó a Roberto Huarcaya; por el contrario, reconoció su trabajo. (Andina)
Olinda Silvano no le criticó a Roberto Huarcaya; por el contrario, reconoció su trabajo. (Andina)

Controversia y reconocimiento

Ahora bien, la controversia no radicó únicamente en el aspecto cultural del artista ganador: el debate fue más allá. En esa línea, Patricia Ciriani aseveró que la propuesta de Roberto Huarcaya exotiza la selva y la hace ver como un lugar misterioso. “No debió competir con una obra muy expuesta en los últimos diez años, incluso en el mismo pabellón de Venecia”, manifestó la profesora de la UNMSM.

En otro momento de su alocución, la miembro del jurado del concurso destacó las virtudes del arte de Huarcaya: “Es una obra bella, pulcra, espectacular y bien hecha. Él es un buen profesional. En la Bienal de Venecia va a dar la sensación de que el Perú está ‘avanzado’ en su forma de hacer una exposición”, sostuvo.

Infobae Perú también dialogó con Harry Chávez, quien hizo equipo con Olinda Silvano y Alfredo Villar en el concurso. Durante la entrevista, dijo que no conoce la propuesta del señor Huarcaya, de modo que no tiene una opinión sobre su trabajo. Sin embargo, dio algunas luces de lo que habría considerado el jurado para tomar una decisión en la fase final de la competencia.

“No solamente evalúan la propuesta a nivel temático, también consideran el uso del espacio y muchos aspectos más. Entonces, si han considerado que el proyecto de Roberto Huarcaya cumplía satisfactoriamente con todas sus expectativas y sus evaluaciones, a mí solo me queda respetar la decisión del jurado”, dijo Chávez.
Arte de Roberto Huarcaya. (Cortesía)
Arte de Roberto Huarcaya. (Cortesía)

El artista, al igual que Ciriani, dijo que no es una condición necesaria que tu proyecto esté vinculado a la temática del curador general. Es preciso indicar que Chávez no criticó al jurado tras enterarse de que su proyecto no ganó; por el contrario, hizo una autocrítica.

Quien sí tuvo una opinión sobre la elección de Roberto Huarcaya fue Alfredo Villar, quien fue el curador del proyecto de Olinda Silvano y Harry Chávez. En diálogo con Infobae Perú, dio a conocer la postura que tomó luego de conocerse que el fotógrafo nos iba a representar en la exposición internacional.

“Para esta edición no era pertinente enviar a un artista consagrado internacionalmente como Roberto. La idea era que nos represente un artista que no estaba dentro del sistema (…). Varios países han seleccionado a artistas que se enmarcan en la línea temática de la Bienal de Venecia”, aseveró Villar.

A decir verdad, más de un país ha elegido a su representante siguiendo el tópico de Pedrosa. Tal es el caso de Estados Unidos, que se decantó por el arte de Jeffrey Gibson, un profesional que tiene vínculos con la cultura indígena. Por su parte, Irlanda será representada por Eimear Walshe, artista queer. Respecto al significado de este vocablo, Pedrosa dijo que el artista queer “se ha movido dentro de diferentes sexualidades y géneros y ha sido perseguido por ello”.

Arte de Roberto Huarcaya. (Cortesía)
Arte de Roberto Huarcaya. (Cortesía)

El nombre del evento artístico es “Extranjeros por todas partes”, un rótulo que tiene más de una interpretación. Huarcaya es consciente de ello, por tanto dijo que todos somos extranjeros en algún sitio.

“Nosotros somos extranjeros en Europa, somos finalmente sudacas exponiendo nuestro trabajo allá. Entonces, si uno es reduccionista, no puede entenderlo de esta manera”, sostuvo.

En otro momento de la entrevista, el fotógrafo sostuvo que las bases del concurso no tenían parámetros que restringieran la participación de algunos artistas. De haber tenido reglas claras que guardaran relación con la propuesta de Pedrosa, Olinda u otra artista indígena hubiera ganado.

Harry Chávez no está en desacuerdo con la decisión tomada por los miembros del jurado ni critica al ganador; por el contrario, lo apoya. Sin embargo, adelantó que opinará sobre el arte de Huarcaya luego de que este participe en la Bienal de Venecia.

“Yo le deseo lo mejor, espero que tenga mucho éxito y que su arte impacte tanto allá como acá. Lo apoyo, porque es un colega y creo que entre nosotros hay que darnos ánimo (…). Luego de su participación en la Bienal de Venecia, se puede reflexionar y criticar con las mejores de las actitudes”, expresó Chávez.

Arte de Roberto Huarcaya. (Cortesía)
Arte de Roberto Huarcaya. (Cortesía)

En otro momento de la conversación, Villar reconoció la propuesta de Huarcaya, pero se incomodó al conocer que el artista había incluido a Antonio Pareja en su proyecto: “Yo creo que la propuesta de Huarcaya hubiera estado muy bien sin Pareja. Incluir a un outsider subordinado al artista mediático me parece que es una burla”.

Pero, ¿quién es Antonio Pareja? Es un artista de origen ayacuchano que dará a conocer su arte en el mismo pabellón de Huarcaya. La creación artística de su invitado es una escultura.

Olinda Silvano también dio sus impresiones a Infobae Perú sobre este tema en cuestión. La lideresa indígena felicitó a Huarcaya por su logro; no obstante, criticó el nombre del proyecto, el cual está en inglés.

“Me sentí un poco mal como cualquier persona, pero me dije: ‘ya ganaré otros concursos’. ¿Para qué me voy a enojar? Para el que ha ganado, mis felicitaciones. Lo que sí me incomodó es que se haya elegido una propuesta que tiene nombre en inglés, cuando creo que uno de los objetivos de la Bienal de Venecia es celebrar la cultura indígena”, manifestó.
Olinda Silvano es una artista indígena que quiere llevar su arte a distintas partes del mundo. (Andina)
Olinda Silvano es una artista indígena que quiere llevar su arte a distintas partes del mundo. (Andina)

Silvano también dio a conocer que tenía esperanza de ganar el concurso, ya que el tema del encuentro internacional guardaba relación con su proyecto. “Me hubiese gustado llevar el arte amazónico a la Bienal de Venecia. Pensé que nos iban a considerar, porque el tema se relacionaba con nuestra propuesta”, señaló.

La artista shipibo no era la única que creía que iba a ganar. Ciriani también apostó por su propuesta. “Cada uno dio su posición sobre por qué le parecía más una opción que la otra. Es allí que un miembro volteó su voto y dijo: ‘considero que la propuesta de Olinda Silvano no está tan lograda a nivel museográfico, entonces mi voto es por Roberto Huarcaya’. Yo hubiera querido que una mujer indígena represente al Perú. El resultado de la votación fue 7 contra 5″, señaló. “A nivel de concepto, me parece más importante la propuesta de Olinda Silvano”.

Finalmente, Huarcaya dijo lo siguiente: “Lo único que he hecho es tratar de presentar el mejor proyecto y eso ha pasado. Cualquier persona que hubiera quedado en mi posición, probablemente estaría bajo las mismas circunstancias (…). Creo que hay que respetar las opiniones, analizarlas; en ese sentido creo que es positivo de alguna forma que se gesten estas discusiones, pero me queda claro también que todos hemos participado bajo un formato determinado”, mencionó.

La gran industria de Venecia es el turismo. (Difusión)
La gran industria de Venecia es el turismo. (Difusión)

Del 20 de abril al 24 de noviembre de 2024, se llevará a cabo la Bienal de Venecia, la feria de artes visuales más importante del mundo, que se suspendió en tres ocasiones desde 1895 hasta la fecha: por las dos guerras mundiales y la pandemia del coronavirus. Estos acontecimientos impidieron que el arte se exhibiera en una ciudad que, en sí misma, es una obra de arte. La edición número 60 de la exposición internacional se avecina, y los artistas que representarán a sus países tendrán la oportunidad de consagrar sus carreras o vivir una experiencia inolvidable.