Salvadoreños podrán ingresar a Perú sin visa: administración de Nayib Bukele se jacta de “logros en seguridad”

La Cancillería salvadoreña comunicó la decisión del Gobierno de Dina Boluarte tres meses después de que se barajara la idea de emular el ‘plan Bukele’ en Perú

Compartir
Compartir articulo
Dina Boluarte y Nayib Bukele retratados en sendos eventos oficiales. Fotos: Presidencia / EFE
Dina Boluarte y Nayib Bukele retratados en sendos eventos oficiales. Fotos: Presidencia / EFE

El Salvador celebró este martes que el Gobierno de Dina Boluarte haya eliminado el requisito de visa para sus connacionales que deseen ingresar como turistas al Perú, donde hace tres meses se barajó la idea de emular las estrategias del presidente Nayib Bukele para reducir la delincuencia y homicidios.

A través de un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores del país centroamericano se “congratuló” por la exoneración de esta condición migratoria ante “los destacados logros en materia de seguridad, alcanzados” por Bukele, “y las buenas relaciones diplomáticas”.

“La medida, que trae mutuos beneficios, permitirá fortalecer el turismo, la inversión, el comercio, la economía y la cultura. El Salvador reitera su compromiso de brindar la reciprocidad, a fin de continuar avanzando en una agenda conjunta a favor de las poblaciones salvadoreña y peruana”, continuó.

De acuerdo con un decreto supremo publicado en el diario oficial El Peruano, la disposición fue tomada porque, a la fecha, “el ingreso de ciudadanos salvadoreños no representa un riesgo a la seguridad interna ante la reducción de la tasa delictiva que ha experimentado dicho país”.

La ley, que lleva la firma de Boluarte y el canciller peruano Javier González Olaechea, establece además que el plazo máximo de estadía es de hasta 183 días, sea como visita continua o visitas consecutivas, durante el plazo de un año.

Comunicado de Cancillería de El Salvador
Comunicado de Cancillería de El Salvador

Hace tres semanas, Bukele difundió una encuesta en la que Perú figuraba en el primer escaño de países latinoamericanos con mayor percepción de criminalidad (86%) junto con Ecuador, frente al mínimo porcentaje que registraba El Salvador (3%), donde rige un régimen de excepción desde 2022 ante la escalada de homicidios atribuidos a las pandillas.

“No es cierto que los problemas de nuestros países no tienen solución”, anotó entonces al compartir el sondeo realizado por la Consultoría Interdisciplinaria en Desarrollo (CID Gallup), que entrevistó a ciudadanos de 13 países de la región.

La nación centroamericana registró en 2015 el año más violento de su historia reciente y en 2016 comenzó a disminuir la cifra de asesinatos, tendencia que se acentuó durante la administración de Bukele, quien ha señalado que su país registra una tasa de 1,8 homicidios por cada 100.000 habitantes, “la más baja de toda América”.

Según su mirada, esta reducción se debe a un régimen de excepción, que ha dejado más de 62.900 detenidos y ha suspendido derechos constitucionales, una medida cuestionada por organizaciones, pero aplaudida por muchos salvadoreños.

Nayib Bukele en una actividad oficial. Foto: Europa Press
Nayib Bukele en una actividad oficial. Foto: Europa Press

En agosto pasado, durante el Segundo Congreso Internacional de Flagrancia, el presidente del Poder Judicial, Javier Arévalo, propuso que el Perú aplicara ciertos métodos usados por el líder salvadoreño contra la delincuencia.

“Hay países que están teniendo éxito en la lucha contra la criminalidad. Un ejemplo de ellos es El Salvador. ¿Por qué no podemos tomar algo de sus experiencias para ver cómo las adaptamos a la experiencia peruana?”, dijo el juez supremo en una alocución que causó la réplica del Ejecutivo.

“Se podría, ciertamente, se podría. Uno de ellos, aunque no sé si es el caso de El Salvador, nosotros hemos decidido enfrentar de manera decidida la migración ilegal internacional”, indicó el jefe del Gabinete, Alberto Otárola, aunque posteriormente reconsideró su postura.

“Aquí no va a haber un plan Bukele, aquí habrá un plan Boluarte”, zanjó días después y pidió no comparar el proyecto peruano con ningún otro plan de seguridad nacional, sino en diversas estrategias que hayan funcionado en otros países.

La presidenta Dina Boluarte, por su parte, declaró que cada país es singular y que los peruanos deben tejer su propia historia. “Yo creo que la situación de El Salvador tiene su propia particularidad. [...] De la mano con nuestra Policía y de acuerdo a políticas y lineamientos del Gobierno, haremos frente al crimen organizado y a la criminalidad”, zanjó.