Los funerales de John F. Kennedy: la misa con ataúd vacío que se realizó en Lima y la vez que el Perú decretó duelo nacional en su honor

La gestión del presidente Fernando Belaunde Terry le rindió un sentido homenaje al mandatario estadounidense que fue asesinado a sangre fría, marcando uno de los eventos cruciales del país norteamericano

Compartir
Compartir articulo
John F. Kennedy fue reconocido y muy apreciado en la región, por esta razón se le rindió más de un homenaje. Video: TVPerú

La muerte del presidente John F. Kennedy causó conmoción al mundo. El asesinato del gobernante estadounidense afectó a la mayoría de los ciudadanos del país norteamericano y políticos, quienes lloraron y lamentaron su partida. Este ambiente fúnebre no solo se vivió en el lejano Estados Unidos, sino que también se trasladó hasta algunos países de la región; tal es el caso de Perú.

Y aunque Kennedy nunca visitó territorio nacional, tenemos un parque que lleva su nombre y hasta tuvo un funeral que se realizó en San Isidro.

El funeral de Kennedy en Perú

Para el año en que el presidente número 35 de los Estados Unidos falleció, el gobierno peruano estaba encabezado por Fernando Belaunde Terry, quien tenía poco de haber asumido el mando. Su muerte llegó como una ingrata sorpresa y pronto se declaró en Perú un duelo oficial que de alguna manera era un recordatorio del aprecio que se le tenía al mandatario.

El funeral de Kennedy se dio en Estados Unidos tres días después de su trágico deceso y fue velado en público en el capitolio del país.

A la par, en Perú se había organizado una misa por el alma del fallecido en la iglesia de Santa María Reina, ubicada en San Isidro. La ceremonia, que buscaba tener gran realismo, contó con ataúd vacío cerca al altar, cubierto con la bandera estadounidense y rodeado de toda la solemnidad posible.

A las exequias acudieron ministros de Estado de aquel entonces y el presidente Belaunde. También estuvieron presentes el embajador estadounidense, parte de la colonia norteamericana residente en Perú, altos funcionarios de Estado y otras personas que lamentaban la muerte de Kennedy a miles de kilómetros de distancia. Una representación muy fiel al sentimiento de luto que embargaba a muchos al tratarse de un personaje tan querido, popular y carismático como Kennedy.

Este hecho, que es poco conocido y resulta insólito ―considerando que fue una misa bastante sentida―, podría explicarse en las relaciones que construyó el John F. Kennedy con Latinoamérica. El mandatario en su momento propuso un programa de ayuda para la región y fomentar el desarrollo, desmarcándose de la actitud fría de sus pares antes y después.

Asimismo, sus iniciativas y logros más importantes en gran medida estuvieron marcados por la política exterior, según indica el profesor investigador de la Universidad del Pacífico, Norberto Barreto, para TV Perú.

¿Quién era John F. Kennedy?

John F. Kennedy, uno de los presidente más populares de los Estados Unidos. (History)
John F. Kennedy, uno de los presidente más populares de los Estados Unidos. (History)

John Fitzgerald Kennedy es todavía una leyenda viva; sin embargo, antes de convertirse en el presidente más joven de los Estados Unidos, fue un niño que no gozaba precisamente de una buena salud y creció en un ambiente sumamente competitivo. Nació el 29 de mayo de 1917 en Brookline, Massachusetts, y tuvo ocho hermanos.

Pese a que no parecía ser bueno para las actividades académicas, más tarde estudió en la Universidad de Harvard, viajó por más de un país y hasta participó en la Marina. Como demócrata fue parte de la Cámara de Representantes, y con 43 años logró llegar a la Casa Blanca y fue parte de los cambios de importancia que se dieron en Estados Unidos, rompiendo las políticas tradicionales al tener acercamientos con Latinoamérica.

Se casó con Jacqueline Lee Bouvier, con quien formó una familia sumamente mediática que tuvo cuatro hijos, sin embargo, tres fallecieron en diferentes circunstancias y uno de ellos murió antes de nacer. A Kennedy también se le vinculó con la actriz Marilyn Monroe.

Su muerte

Entre el luto y la crisis, John juró como presidente demostrando la continuidad del gobierno, con Jacqueline Kennedy presente en un icónico momento. (AP/REUTERS)
Entre el luto y la crisis, John juró como presidente demostrando la continuidad del gobierno, con Jacqueline Kennedy presente en un icónico momento. (AP/REUTERS)

La tarde en que Kennedy falleció, se encontraba durante una gira para las elecciones en Dallas, Texas, acompañado de su esposa y el gobernador del Estado, John B. Connally Jr. Todos viajaban en una limusina descapotable, pero pronto se encendió el caos. En cuestión de segundos Kennedy recibió dos disparos en la cabeza ante la mirada atónita de su esposa, mientras que el gobernador resultó herido.

Ambos fueron trasladados al hospital en medio de la confusión de los asistentes. Connally sobrevivió, pero Kennedy no corrió la misma suerte ya que los disparos fueron mortales. Fue declarado fallecido a las 13:00 del 22 de noviembre de 1963.

El crimen desató un sinfín de teorías conspirativas y ha quedado en el imaginario colectivo por varias razones. Una de ellas fue porque el ataque al mandatario se dio en pleno evento televisado. Esto permitió que muchas personas pudieran ver cómo Kennedy era asesinado. Años después, las imágenes aparecieron en los medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales.

Por otro lado, el responsable, un exinfante de Marina capturado ese mismo día, identificado como Lee Harvey Oswald, se llevó a la tumba los motivos por los cuales cometió tal crimen. Según se sabe, tenía una personalidad retraída y problemas de conducta, pese a esto, conoció a personajes cercanos a la CIA y se unió a los marines, siendo un soldado con pocas habilidades. También tuvo acercamientos con Rusia, ya que viajó hasta ese país y se calificó como marxista.

Fue asesinado mientras era trasladado a la cárcel por Jack Ruby, dueño de un club de streep tease, llevándose con él el misterio de la muerte de Kennedy. La comisión Warren, encargada de investigar el caso, lo ha sindicado como el único responsable, sin embargo, para muchos esto es cuestionable.

Lo cierto es que el fallecimiento del mandatario estadounidense propició el cierre de establecimientos en señal de luto y hasta la cancelación de programas de entretenimiento. Un evento que hasta hoy sigue resonando. El Perú no fue ajeno al dolor de los estadounidenses.