Afectados de ‘Chiclayo Bonito’, proyecto de Sada Goray, piden renuncia de ministra de Vivienda

Los afectados señalaron que esperan una respuesta desde hace tres meses, cuando la obra quedó paralizada ante la exposición de la trama de corrupción

Compartir
Compartir articulo
Fuente: Exitosa

Un grupo de propietarios estafados por el proyecto Chiclayo Bonito’, a cargo de la firma que gerenció la empresaria Sada Goray, exigió este martes la devolución de sus fondos a la constructora Marka Group, implicada en una trama de corrupción en el Ministerio de Vivienda durante el gobierno de Pedro Castillo (2021-2022).

En diálogo con Exitosa, los afectados señalaron que adquirieron módulos en el distrito de Reque, pero la obra quedó paralizada después de que el caso se hiciera público. Algunos pagaron el terreno en su totalidad y otros dejaron de abonar ante la paralización de las operaciones.

Mencionaron además que, aunque se reunieron con el Fondo MiVivienda (FMV) —reestructurado por la gestión de la ministra Hania Pérez de Cuéllar—, a la fecha no encuentran solución, ya que la empresa inició un proceso de arbitraje ante la Cámara de Comercio de Lima.

Hasta agosto pasado, el FMV alegaba que, hasta que se emita el laudo arbitral que resuelva la posición planteada por las partes, no se podrá tomar alguna decisión respecto a la continuidad del proyecto o la liquidación del mismo. Tres meses después, las familias alegan que han quedado “endeudados” y piden la dimisión de la titular del portafolio.

Sada Goray y Mauricio Fernandini afrontaron el control de identidad y audiencia en conjunto. | Andina
Sada Goray y Mauricio Fernandini afrontaron el control de identidad y audiencia en conjunto. | Andina

“Somos representantes de más de 1300 familias que adquirieron una vivienda en el proyecto ‘Chiclayo Bonito’ de Marka Group, que hace tres años el ministerio de Vivienda, a través del FMV, aceptó y promovió dentro de su oferta inmobiliaria. Hemos venido pagando puntualmente más de dos años y medio este proyecto, y la ministra decide suspenderlo por el caso de corrupción de Sada Goray”, mencionó Diego Urazo, uno de los afectados.

“Hasta el momento nos han dejado en el aire. No nos han dado una respuesta si se nos va a devolver los bonos, nuestros aportes, cuándo se va a hacer o si el proyecto se trasladará a otro lado”, siguió antes de precisar que la cuota inicial era de 500 soles y que, de acuerdo con la ubicación del lote, el total “podría llegar hasta los 18 mil soles, más los 40 mil del FMV”.

“Estamos exigiendo que nos atiendan en las oficinas de Chiclayo, porque el FMV nos dice que nos manden por correo. Lo hacemos, nos dicen gracias y no tenemos respuesta. Desde agosto, cuando se suspendió el proyecto, estamos esperando”, mencionó.

Urazo añadió que muchos de los afectados se encuentran en Infocorp por haber dejado de pagar por la obra. “No podemos seguir pagando un proyecto que está suspendido. Hemos ido a verificar el estado de los módulos y de las tres etapas solo una está avanzada. Estamos pidiendo la devolución del bono”, exigió.

Más personas afectadas

Una investigación periodística de Contra Corriente reveló que la empresa de Sara Goray podría estar involucrada en más casos que afectan a la población en el ámbito inmobiliario.

Más de mil familias se vieron perjudicadas con el proyecto ‘Las Palmeras del Golf’, en Tarapoto. La obra les ofrecía hacer realidad el sueño de la vivienda propia mediante pagos mensuales de S/289 hasta el año 2030.

Según el informe, la inmobiliaria de Sara Goray no sería la única que habría decepcionado a los compradores, ya que al menos otras 10 empresas asociadas al Fondo Mi Vivienda fueron acusadas de no cumplir con lo prometido.

“Cuando se firmó el contrato nos dijeron que la casa iba a ser entregada dentro de los 18 meses y que podíamos venir a vivir aquí, pero hasta ahora nada”, señaló Elayne Flores, hija de una de las personas que confió en el proyecto de Marka Group.

Numerosas personas afectadas utilizaron todos sus fondos de jubilación de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), enfrentándose ahora a una situación difícil al ver que su dinero fue mal invertido y con pocas posibilidades de recuperarlo.