Héroes anónimos: los otros personajes que lucharon por la independencia del Perú

En las páginas de la historia peruana han quedado grabados los nombres de los principales líderes de la independencia del país, pero la realidad es que quienes entregaron la vida por la libertad fueron miles y sus nombres han quedado olvidados en el pasar del tiempo.

Guardar

Nuevo

Mujeres adultas, familias, y hasta ancianos que dieron la vida por la libertad son algunos de los 'héroes anónimos' de la independencia de Perú. (Infobae Perú)

Han pasado más de 200 años desde que la libertad llegó al país. Cada año se celebra y se honra con orgullo a todas las personas que participaron de las luchas que otorgaron la tan ansiada independencia del Perú. Sin embargo, para que ello suceda tuvieron que ocurrir trágicos hechos que marcaron la historia. Miles de vida se tuvieron que perder para conseguir que hoy los peruanos sean libres. En medio de estos enfrentamientos, se brindaba una valoración especial a aquellos que por amor a la tierra que los vio nacer sacrificaron sus pertenencias, su familia y hasta su vida. ‘Héroes’ se les llama, y son mucho más de los que conocemos.

Eduardo Torres, autor de ‘La voz de nuestra historia’, cuestionó que muchas veces se tome el proceso de independencia con romanticismo, pues esta transición histórica estuvo marcada de dolor, pérdidas humanas e irreparable sacrificio.

“El héroe es una figura que se construye cerca a 1820. Es una moda poética, pero también es un estilo de vida. Se trata de resaltar los valores del gran hombre, de la gran acción, de la batalla heroica. Durante las guerras de independencia americana, lo primero que aparecieron fueron los héroes, dentro de estos se encuentra San Martín, Bolívar Sucre, Córdoba, La Mar. Ante esta lógica queda olvidado en gran medida la población que vienen a ser los verdaderos héroes, porque las guerras no las ganan los hombres individuales. Las personalidades gloriosas las ganan las bases, es decir, los sectores populares, las personas que están en el combate día a día. El hombre, la mujer, el niño y el anciano”, explicó a Infobae Perú.

La independencia de Perú fue un proceso que involucró una serie de luchas, muchas de ellas ocurrieron años antes de que llegue Don José de San Martín. (Andina)
La independencia de Perú fue un proceso que involucró una serie de luchas, muchas de ellas ocurrieron años antes de que llegue Don José de San Martín. (Andina)

Antes de que el ejército de San Martín llegue a Lima, en el país ya se habían registrado una gran cantidad de luchas de parte de indígenas y campesinos. La proclamación de la independencia de Perú visibiliza mucho la participación del ejército del político argentino, quien tuvo un rol fundamental en la libertad del país, pero, a su vez, oscurece las luchas regionales y locales.

Para el historiador Jesús Cosamalón, es importante que al momento de hablar de héroes tengamos en cuenta que no todos las personas contribuyeron a la independencia de igual manera. “Todas estas luchas previas fueron acompañadas por decenas, centenas, miles de personas que contribuyeron militarmente hablando como guerrillas, milicias y gente que se ha incorporado luego a los ejercitos de San Martin, y más ddelante bolivar. Aquí habían afrodescendientes, indígenas mestizas que se unieron a los ejercitos patriotas y de los cuales sabemos entre poco y nada. Ahí hay una desigualdad en la manera que se ven las cosas”, informó a este medio.

A lo largo de los años se han ido descubriendo la historia de valientes personajes que tuvieron roles fundamentales para la independencia de Perú y cuyos nombres no son siempre considerados en las páginas de historia.

Basilio Auqui y los montoneros

Los montoneros eran ejércitos guerrilleros formados por los sectores más bajos de la sociedad andina. Estos incluyen a mestizos e indígenas que, durante el virreinato, ocupaban la base social y tenían pocas oportunidades de progreso. En los últimos tiempos del virreinato, estos habían experimentado una gran opresión y tiranía por parte de un gobierno que, después de 300 años, había perdido su legitimidad, ya que aquellos sectores desfavorecidos habían perdido la confianza en el régimen.

“Estas montoneras eran núcleos populares que tenían tanto los ejércitos realistas como los ejércitos patriotas, y que han pasado desapercibido justamente por esa razón, por ser grupos masivos, sectores populares y realmente guerrilleros de armas tomar, porque ellos eran los que se enfrentaban. Más allá del simbolismo y de la ceremonia, se enfrentaban cuerpo a cuerpo en acciones tremendas en las pequeñas batallas o en las grandes batallas de la independencia”, destacó Torres.

En su mayoría, los montoneros estaban compuestos por personas provenientes del sur andino y de la zona central de Perú, quienes perdieron sus vidas en grandes cantidades. Afortunadamente, cada día se descubren o revelan más documentos que nos detallan sus actividades, permitiéndonos conocer las pequeñas grandes acciones que realizaron. Aunque estas acciones podrían parecer insignificantes en el contexto de la guerra, dentro de la lógica de la misma adquirirán una gran importancia.

Basilio Auqui, un adulto mayor que dio la vida por la independencia de Perú. (Andina)
Basilio Auqui, un adulto mayor que dio la vida por la independencia de Perú. (Andina)

Uno de los montoneros fue Basilio Auqui, perteneciente a la etnia morochuco y procedente de la comunidad campesina de Huamanga, Ayacucho. Basilio Auqui no estaba dispuesto a tolerar las opresiones y abusos de los españoles y desde 1814 comenzó a manifestarse en protesta contra este régimen. Estas rebeliones ocurrieron antes de la llegada de San Martín, y la región en la que tuvieron lugar era conocido por ser propensa a las protestas. La zona era excluida y tiranizada.

De acuerdo al docente de Humanidades de UPC, estos sectores hacían un gran sacrificio, pues se trataba de sectores pobres, populares, que invertían todo lo que tenía con tal de apoyar la causa en la que ellos confiaban.

“Cuando llega San Martín, envía pues al general Álvarez de Arenales a a combatir en la zona central. Allí Bacilio Auqui se suma se suma, pero él ya era un anciano. Tenía 75 años y está convencido que debe, con sus guerrilleros, apoyar esta causa de la independencia. Tiene acciones, que uno ha olvidado y no las ha tomado en cuenta. Por ejemplo, tuvo victorias importantes y se recuerda a una que es la famosa victoria de Chachabamba en donde él saca 80 toros para ayudar a labrar un gran terreno, llenarlo de fango y así que cuando llegaran las tropas españolas llegaran se hundieran ahí y aprovechar para caerles encima con toda la guerrilla. Esa fue una victoria decisiva”, enfatizó el historiador.

Basilio Auqui, uno de los héroes de la independencia. (Andina)
Basilio Auqui, uno de los héroes de la independencia. (Andina)

“Ante eso, el gobierno español nombra a un personaje terrible, porque así como hay personajes que brillan por su patriotismo, hay gente que brilla por su oscuridad, y escogen al al general más sangriento para combatir a estas guerrillas populares: José Carratalá. Él quería acabar con estos movimientos a sangre y fuego, y le declara la guerra a la zona de los Morochucos y se aprovecha también de la de la traición de los seguidores de Auqui. Él hace que lo delaten y Carratalá va con sus fuerzas, rodea a Auqui, el cual se ve forzado entregarse, y sin ninguna piedad inmediatamente lo mandan a fusilar. Previamente le piden que vea la muerte de sus parientes, hijos y amigos, que también era la respuesta sangrienta y brutal que había contra este los que osaban rebelarse al rey”, agregó.

Las heroínas Toledo

La guerra no se limitaba únicamente a una cuestión de hombres. En los enfrentamientos también participaban mujeres, ancianos y niños. Habían guerrilleros, pero también guerrilleras. Habían mujeres que debían defender a su pueblo, a sus esposos, a sus familias y a sus hijos. Una muestra de ello son las hermanas Toledo, quienes se comprometieron en gran medida con la libertad a tal punto de decidir involucrarse en las estrategias para combatir a los españoles.

Sin temor ni dudas, las ‘Heroínas Toledo’ sabían que el ejército realista era sumamente sanguinario. Solían castigar al pueblo peruano y a sus integrantes. Por ello, cuando se enteraron que los realistas estaban camino a la zona donde ellas se encontraban, organizaron a su comunidad y ordenaron que se corten las sogas de un puente para evitar el paso de os españoles.

Heroínas Toledo, las jóvenes hermanas que organizaron una comunidad para derrotar a las tropas españolas.
Heroínas Toledo, las jóvenes hermanas que organizaron una comunidad para derrotar a las tropas españolas.

De acuerdo a la historiadora Carmen McEvoy, estas fueron las palabras de las hermanas Toledo para emitir dicha orden: “Hermanos concepcioninos, los enemigos se acercan para cruzar por el puente Balsas. Toquen las campanas, vamos todos a defender nuestra tierra, por nuestros hijos, por nuestros hermanos, por todos los que murieron luchando por defender nuestro pueblo”.

Las guerrillas

Las guerrillas estaban compuestas por sectores populares y coloniales, conformados por una mezcla de mestizos, indígenas, castas y trabajadores campesinos y artesanos. Estas personas se unieron a estas fuerzas, que eran como bandas armadas, ya que tanto los realistas españoles como los criollos independentistas buscaban atraerlos para fortalecer sus fuerzas militares. Hubo una especie de lucha ideológica entre ambos bandos para persuadir a aquellos que participaran en las guerrillas, ofreciendo beneficios y ventajas, según mencionó a Infobae Perú el docente de Historia, Jesús Cosamalón.

En aquel momento, la mayoría de los soldados no provenían de una formación militar. No había soldados acuartelados, sino que se incorporaban personas que no tenían experiencia previa en la vida militar y se convertían en soldados sin haber recibido una formación específica para ello.
La independencia de Perú se logró gracias a la participación de miles de peruanos. (Andina)
La independencia de Perú se logró gracias a la participación de miles de peruanos. (Andina)

El autor de ‘El juego de las apariencias’ afirmó que estos soldados no recibían un pago por la sacrificada labor que desempeñaban, incluso, muchas veces debían ingeniárselas para poder alimentarse. “Desde el punto de vista contemporáneo, había mucha informalidad en el sentido de cómo se organiza la lucha por independencia”, contó.

Sin embargo, las guerrillas durante el proceso de independencia desarrollaban una labor fundamental, pues muchas de ellas se situaban en las fronteras e impedían que tropas españolas continúen ingresando al territorio peruano, de manera que el ejército de San Martín pueda continuar con sus estrategias sin problemas.

Manuela Sáenz

Para Jesús Cosamalón, las páginas de historia le otorgan mayor peso a las figuras masculinas porque la presencia de las mujeres termina siendo secundaria, y un claro ejemplo es Manuela Sáenz, una de las mujeres más conocidas en la independencia del Perú, pero apenas es recordada como la ‘amante de Simón Bolivar’.

“Calificarla de ese modo se le introduce en la independencia como una compañera, más por el lado afectivo o amoroso y no tanto por el lado organizativo o incluso combativo, pese a que sabemos por el propio bolivar y otras fuentes que Manuelita Sainz tenía mando militar. Ella tuvo grado militar otorgado por Bolívar. Tenía don de mando, o sea, mandaba tropas y se organiza. Ella se encargó de organizar la logística y la red de espías de Bolívar y le salvó la vida más de una vez”, precisó el historiador a este medio.

Asimismo, contó que cuando Bolívar salió de Perú, ella se encargó de organizar todo el archivo de Bolivar y velar por su conservación. “Gracias a ella tenemos el archivo Bolivar. Su participación en la independencia es mucho más importante que solamente llamarla la amante de Bolívar. Hay una mirada particular de incorporar a la mujer dentro de ese mundo”, señaló.

Juana de Dios Manrique de Luna

El historiador Eduardo Torres resaltó el rol de las mujeres en el proceso de independencia y contó que fueron muchas las damas que aportaron a esta transición, una de ellas fue Juana de Dios Manrique de Luna. “Era una señora de posición alta en la Lima de 1823, era el contacto con José Olaya. Recibía las cartas que José Olaya traía para informar la posición de los españoles y cómo era el avance realista”, narró a Infobae Perú.

De acuerdo al autor, la adulta era el lazo de Olaya con Sucre. Aunque parecía una tarea muy simple, en realidad la mujer ponía en riesgo su vida para ayudar a la causa de la libertad. “Estaba en una ciudad ocupada por los españoles y ella tenía que hacer este nexo con el pescador Olaya y con Sucre. Estaba en su casa con todas las comodidades, porque era una señora pues de de clase alta, pero aún así se jugaba por jugaba su posición, jugaba a su prestigio, jugaba a su nobleza, jugaba su riqueza”, complementó.