Preparador físico de Universitario recibió prisión preventiva por actos racistas: así informó la prensa de Brasil

Sebastián Avellino, integrante del comando técnico de la ‘U’, fue detenido tras el partido contra Corinthians por Copa Sudamericana 2023, ya que habría cometido este delito. Colaborador de Jorge Fossati niega acusaciones.

Compartir
Compartir articulo
El uruguayo Sebastián Avellino pasó la noche en la comisaría de Sao Paulo por supuesto acto de racismo en duelo frente a Corinthians. (Video: Globo)

El preparador físico de Universitario de Deportes, Sebastián Avellino, continuará preso en Brasil. Este miércoles 12 de julio, la justicia de dicho país dictó prisión preventiva contra el colaborador del entrenador uruguayo Jorge Fossati, según el medio Globo. Esto se da por la presunta comisión del delito de racismo tras el partido entre los ‘cremas’ y Corinthians por la ida de los play off de Copa Sudamericana 2023.

De acuerdo con los testigos de los presuntos actos, el profesional uruguayo habría realizado gestos discriminatorios contra los aficionados del ‘timao’ e incluso habría llamado “macacos” (género de primates) a un grupo de hinchas presentes en el estadio Neo Química Arena. Esto habría ocasionado que el ‘charrúa’ fuera arrestado y pasara la noche del martes 11 y la madrugada de hoy en el calabozo de una comisaria cercana de la zona.

Al promediar las 14:00 horas de Perú culminó la audiencia de custodia en el Tribunal de Justicia del estado de Sao Paulo y el resultado fue que Avellino Vargas permanecerá detenido. El integrante del comando técnico ‘estudiantil’ niega toda acusación e indica que él venía recibiendo insultos y siendo hostigado por el público ‘garoto’ a lo largo de la justa deportiva.

De acuerdo con un comunicado publicado por Universitario, los mismos seguidores que atacaron a los integrantes de su delegación acusaron a Sebastián Avellino de forma “tergiversada y subjetiva” y que fueron declaradas fundadas por la Policía local.

Su caso fue tipificado como presunto prejuicio racial. Conforme con las leyes brasileñas, quienes sean declarados culpables de actos racistas en Brasil pueden recibir hasta cinco años de cárcel.

Sebastián Avellino fue acusado de haber realizado gestos racistas contra los hinchas del equipo brasileño finalizado el encuentro por los playoffs de la Copa Sudamericana 2023.

Jean Ferrari confirmó prisión preventiva contra Sebastián Avellino

El administrador de la ‘U’, Jean Ferrari, quien se encuentra en Brasil siguiendo de cerca el caso del empleado ‘merengue’, confirmó que recibió prisión preventiva, pero que han presentado un recurso para que pueda salir en libertad.

Ya hubo la audiencia y se ha dictaminado prisión preventiva. Nosotros estamos aplicando un habeas corpus para que se pueda agilizar el proceso y tener libre a Sebastián Avellino. No entendemos la maldad por parte de estos hinchas de declarar lo que han declarado sin tener ningún medio probatorio o foto que amerite llegar a este extremo. Lamentamos que una institución deportiva vaya a Brasil y pase por una situación como esta”, declaró para RPP.

De acuerdo con el exfutbolista, el proceso ya comenzó y dependiendo de la garantía legal solicitada, el plazo en el que el preparador físico saldría de prisión sería desde dos días hasta un mes. Además, mencionó que ya se viene trabajando en una estrategia legal para la defensa del acusado.

“El proceso ya inició. Dependiendo del habeas corpus que estamos ingresando, puede ser en 48 horas que pueden dictaminar o hasta un mes, eso depende de un juez. No sabes exactamente cuándo va a suceder y si el resultado será favorable o desfavorable. Estamos analizando la estrategia legal”.

Finalmente, Ferrari Chiabra indició que se conversó con la Federación Peruana de Fútbol para que sea mediador ante la Confederación Sudamericana de Fútbol y la Federación Brasileña.

“Hemos tocado todas las puertas que se pueden. Hablamos con la FPF para que interceda con la Conmebol y converse con la Federación de Brasil. Nosotros estamos dentro de un estadio, viajamos a trabajar en un sector donde debería primar la normativa FIFA. Sin embargo, se sobrepasaron los límites y se aplica la ley del estado. Eso distorsiona la competición”.