Más allá del obstáculo: reflexiones sobre la reconstrucción personal

Es fácil una mentalidad de víctima y culpando a circunstancias externas por nuestras propias dificultades. Existe una alternativa: el emprendimiento personal

Guardar

Nuevo

"Si estamos acostumbrados a pensar que cualquiera puede llegar a ser un trapero o futbolista exitoso, ¿por qué no podemos imaginarnos el mismo éxito en otra áreas?", se pregunta la autora del texto
"Si estamos acostumbrados a pensar que cualquiera puede llegar a ser un trapero o futbolista exitoso, ¿por qué no podemos imaginarnos el mismo éxito en otra áreas?", se pregunta la autora del texto

Todos hemos enfrentado obstáculos. Todos nos hemos sentido frustrados y desesperanzados. En esos momentos difíciles, es natural caer en la trampa de la victimización. Es fácil una mentalidad de víctima y culpando a circunstancias externas por nuestras propias dificultades. Existe una alternativa: el emprendimiento personal. En este artículo exploramos cómo abandonar la mentalidad de víctima y abrazar el espíritu emprendedor, transformando dificultades en oportunidades de crecimiento y éxito.

De acuerdo con la jerarquía de necesidades de Maslow, la autorrealización y el reconocimiento están en la cúspide de las necesidades humanas. Sin embargo, nos enseñan a considerarnos víctimas. En “La pedagogía del oprimido”, Paulo Freire escribe que “nadie tiene libertad para ser libre, si no que al no ser libre lucha para conseguir la libertad”. En su concepción, la mayoría de los individuos somos víctimas de las circunstancias y nuestros éxitos y fracasos dependen de factores externos.

Para los liberales, en cambio, todos somos dueños de nuestro propio destino y la lucha por ser libres es una lucha por crearlo. Para esto es crucial reconocer la mentalidad de víctima, que se caracteriza por creer que las circunstancias externas tienen el poder absoluto sobre nuestras vidas. Esta forma de ver al mundo nos hace sentirnos impotentes y culpamos a otros, o al destino, por nuestros problemas. Para lograr cambios, es fundamental reconocer y desactivar esta mentalidad limitante.

Para los liberales, todos somos dueños de nuestro propio destino y la lucha por ser libres es una lucha por crearlo

Herramientas como la terapia cognitiva ayudan a identificar y desafiar nuestros patrones de pensamiento negativos reemplazándolos por patrones positivos. El re-estructuramiento cognitivo, el registro de pensamientos y la exposición gradual son algunas de las técnicas que pueden fortalecer nuestra mentalidad emprendedora.

El primer paso para abandonar la mentalidad de víctima es asumir la responsabilidad personal. Esto implica reconocer que tenemos el poder de elegir cómo respondemos ante las adversidades. Al asumir el control de nuestras decisiones y acciones, nos empoderamos y podemos empezar el camino a un cambio positivo. Este camino de crecimiento personal consiste en convertir los desafíos en oportunidades de crecimiento y desarrollo. En lugar de lamentarse por las dificultades, podemos utilizarlas como trampolines hacia el éxito. Así, cada obstáculo puede convertirse en una lección que nos impulsa a aprender, innovar y encontrar soluciones creativas.

En “La Transformación de la Mente Moderna”, Jonathan Haidt argumenta que hay que preparar a los jóvenes para la vida, y no para que esperen que la vida se adapte a ellos. Para Haidt, “cualquiera que sea su identidad, antecedentes o ideología política, será más feliz, más saludable, más fuerte y tendrá más probabilidades de tener éxito (…) quien se anima a buscar desafíos en lugar de eliminar o evitar todo lo que “se siente inseguro”, quien busca liberarse de las distorsiones cognitivas en lugar de confiar siempre en sus sentimientos iniciales y quien elige tener una visión generosa de otras personas y buscar matices en lugar de asumir lo peor de las personas dentro de una moralidad simplista de nosotros contra ellos”.

Herramientas como la terapia cognitiva ayudan a identificar y desafiar nuestros patrones de pensamiento negativos reemplazándolos por patrones positivos

Por eso es crucial enseñar estos conceptos de transformación personal y emprendimiento en las escuelas. Darle a los estudiantes las herramientas para desarrollar una mentalidad emprendedora les brindará la capacidad de enfrentar los desafíos de la vida con resiliencia y creatividad. Además, alentará el desarrollo de habilidades sociales, la toma de responsabilidad y la capacidad para construir redes de apoyo. Integrar estas enseñanzas en el currículo escolar promoverá una mentalidad proactiva temprano y empoderará a nuestra juventud. Los estudiantes aprenderán a enfrentar los obstáculos con determinación, a encontrar soluciones innovadoras y a tomar decisiones informadas. Al fortalecer su autoconfianza y autoestima, estarán mejor preparados para enfrentar el futuro con valentía y resiliencia.

Para transformar desafíos en oportunidades de crecimiento y éxito tenemos que dejar atrás la mentalidad de víctima y abrazar el espíritu emprendedor. Al asumir la responsabilidad personal, podemos superar las adversidades y crecer. Si estamos acostumbrados a pensar que cualquiera puede llegar a ser un trapero o futbolista exitoso, ¿por qué no podemos imaginarnos el mismo éxito en otra áreas?

La autora es politóloga y Master en Media Studies

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo