Resulta interesante, terminadas las elecciones 2019, analizar la temática de la Defensa Nacional a la luz de las plataformas políticas de los dos principales frentes políticos que llegaron a las instancias finales, de los dos debates presidenciales y de los antecedentes que desde el año 2003, la sumieron en una debacle, manteniendo constante y por debajo del 1% del PBI los gastos de defensa de uno de los países más grandes y con más riquezas naturales del mundo. Como veremos a continuación, existen escasas posibilidades que por acción del nuevo o del viejo oficialismo se pueda empezar a reconstruir el estado de deterioro terminal en que se encuentran las Fuerzas Armadas:

-Respecto a la plataforma de Juntos por el Cambio, cabe señalarse que no se mencionó ni una sola vez la palabra defensa nacional. Esto resulta congruente con el constante ¨ninguneo¨ a la jurisdicción desde diciembre del 2015 hasta la fecha. Sólo recordemos que durante el año 2019 al sistema de defensa nacional se le asignó el presupuesto más bajo de su historia y que el previsto para el 2020 será peor aún. En cuatro años de gestión, el PEN sólo publicó en el 2018 una ¨lavada¨ Directiva de Política de Defensa Nacional (DPDN) de corto plazo, ¨políticamente correcta¨ para los dirigentes de este país que no quieren invertir en defensa y por lo tanto cuidadosamente delineada para mantener la ¨antipolítica¨ de estado de no superar el 1% del PBI, llenándola de ¨resguardos¨ ideológicos para no incomodar a la izquierda vernácula. El mediano y largo plazo que debe caracterizar una directiva de este tipo, con todos los riesgos y amenazas, así como con las previsiones presupuestarias en ese lapso para recuperar algunas de las múltiples capacidades perdidas, quedaron ¨cajoneadas¨ en la jefatura de gabinete (DPDN originalmente presentada a fines del 2017). Peor aún, esta DPDN 2018, casi un inocuo libro blanco de defensa, no dio lugar a ningún plan de capacidades militares para los próximos 20 años. En 4 años sólo se compraron ¨al voleo¨, como material nuevo 12 aviones de entrenamiento Texan II y 3 inhibidores de drones para el G 20, así como material de rezago como los aviones Super Etendard, sin armamento, que Francia desprogramó hace 2 años y que aún se mantienen dentro de containers. Otras promesas como los Patrulleros Oceánicos se mantienen en un limbo. Otra muestra de la desidia para con esta jurisdicción, fue el incumplido proyecto de blanqueo y equiparación de sueldos de las Fuerzas Armadas con los de las Fuerzas de Seguridad durante el período 2016/2019.

-Respecto al documento ¨Aportes de Equipos Técnicos de la Unidad del Partido Justicialista¨ de octubre de 2019 , por un lado, y la plataforma electoral del Frente de Todos, por el otro, si bien tocaron el tema defensa nacional, resultaron un conjunto de intenciones ¨patrióticas¨ que se supeditan a lograr primero la recuperación económica del país, bajo los eufemismos de ¨actualización gradual acorde a las disponibilidades presupuestarias…¨ o ¨…resulta obvio que la preocupación por los problemas sociales y económicos prevalecerá ante los de la defensa en el tiempo por venir…¨. Por lo tanto, no sabemos cuándo se atenderá a la defensa nacional. No olvidemos que la jurisdicción defensa ya vivió entre 2003 y 2015 una oscura noche que, además del ya clásico ¨ninguneo¨ de la clase dirigente, sufrió, en nombre del ¨control civil de las FFAA¨, humillaciones de todo tipo y soportó persecuciones políticas a sus integrantes. Recordemos que la masa del poco material nuevo que ingresó en aquel entonces a las FFAA fue fundamentalmente para equipar a la controvertida área de inteligencia militar. Debe reconocerse que al menos cumplieron, en parte, con el planeamiento militar y publicaron dos DPDN, una en el 2009 y otra en el 2014, ambas forzadamente pacifistas (para evitar la inversión en defensa) y ambientadas en la década del 80 del siglo pasado. La del 2009, desarrolló el ciclo de planeamiento del defensa nacional completo y produjo un plan de capacidades militares conocido como el PLAN CAMIL 2011, que preveía invertir 8.000 millones de dólares entre 2012/32 y pasar en el 2016 a un gasto del 1,5 % del PBI (ya con otro gobierno…). Sólo diremos, como otra muestra de desidia, que, de este plan, sólo se cumplió hasta el 10 Dic 15 un irrisorio 3,5%. La DPDN 2014 no dio lugar a ningún proceso de planeamiento.

-Respecto a los debates, ninguno de los dos principales candidatos se refirió a la defensa nacional. Ni una sola palabra de dos posibles Comandantes en Jefe de las FFAA. De los otros cuatro, sólo el candidato del Frente NOS, en Santa Fe y en CABA, se refirió concretamente a:

-El sistema de defensa como una herramienta clave de la política exterior para negociar por nuestros intereses nacionales. Esto implica contar con capacidad de disuasión, para que la Argentina pueda defender su soberanía y decir que NO, cuando deba decir que NO.

-Su desmantelamiento y el peligroso desequilibrio en que el país fue sumido en el ámbito regional en los últimos 20 años, a través de un premeditado ahogo presupuestario de quienes lo condujeron. Por ello, asumió el compromiso de llevar en el 2021 el presupuesto de defensa al promedio regional, esto es, el 1,6% del PBI para equiparlas, adiestrarlas y mejorar salarios.

-La irresponsabilidad geopolítica de la existencia de una base espacial china de uso dual civil y militar en Neuquén, al cederse la soberanía de 200 hectáreas por 50 años, por parte del gobierno de Cristina Kirchner, algo que nunca fue revisado por Cambiemos, lo que nos puede involucrar en un eventual conflicto futuro entre EEUU y China.

-El compromiso de terminar con los pagos ilegales ´en negro´ que el Estado hace a las FFAA desde la década del 90 y que origina al propio Estado juicios millonarios y embargos a las FFAA.

En resumen, surgen algunos interrogantes para los dirigentes de las dos principales fuerzas políticas que vienen gobernando desde el año 2003 y que han sumido a la Nación en este alarmante estado de indefensión:

-¿Son conscientes de que el mundo de hoy, y aún más el que viene, estará cada vez más superpoblado y será más desigual socialmente, lo que ocasiona y ocasionará conflictos intra e interestatales por falta de alimentos, recursos, agua potable y acceso al conocimiento?

-¿Han leído las lapidarias conclusiones de la investigación del fiscal Di Lello, reunidas en el documento ¨El Problema de la Defensa Nacional¨ del 11 de septiembre de 2018, motivadas por la tragedia del ARA San Juan? ¿Saben que ese informe, entre otras cosas, menciona textualmente que …¨para enfrentar los desafíos actuales y futuros hay que contar con FFAA que posean la capacidad de afrontarlos y para ello es necesario dotarlas de adiestramiento, material y presupuesto adecuado…que la crisis económica no puede ser óbice para el cumplimiento del mandato legal y constitucional…que el primer objetivo es llevar en un quinquenio el presupuesto al 1,5 % del PBI, cifra mínima razonable…que en apariencia podría parecer que no es el momento de hacerlo, pero nunca ha de serlo sino se toma real magnitud del problema que representa no contar con una defensa nacional acorde al tamaño del país, riqueza y posicionamiento estratégico…que sobre la Argentina se ciernen riesgos que no dependen de la voluntad de sus ciudadanos sino de las circunstancias del orbe…¨?

-¿Conocen que el 88% de los países del mundo (193 sobre 216 reconocidos por la ONU) disponen de FFAA como su ¨última ratio¨ para garantizar la existencia del Estado y proteger la vida, sus bienes y sus valores? ¿Saben que ninguno de esos países ha debilitado unilateral y premeditadamente su instrumento de defensa como en Argentina o han pensado en tercerizar su defensa nacional poniéndola en manos de otras naciones?

Finalmente, si la dirigencia de los dos principales frentes políticos, continúa castigando a su herramienta de defensa por motivos que sólo se explican desde lo político ideológico, y no comprende que las FFAA constituyen la ¨cerradura y la alarma¨ de un Estado soberano, para lo cual deben poseer capacidad de disuadir a las potenciales amenazas, y de no poder hacerlo por la envergadura de ella, constituirse en el ¨seguro¨ para reparar/recuperar el daño infligido a la Nación, deberán hacerse cargo ante la historia y ante las nuevas generaciones de las graves e inevitables consecuencias para la República Argentina. Lograrán, además, lo que no pudieron las FFAA del RUGB en 1982 ni ningún otro país en su historia: destruir a las FFAA de su propia Nación.

Ex Director Nacional de Planeamiento y Estrategia del Ministerio de Defensa y actual integrante de la Mesa de Conducción Nacional del espacio político NOS