Cómo se escribe “círculo polar ártico” según la RAE: con mayúsculas o minúsculas iniciales

La Real Academia Española se ha convertido en la institución más relevante para fomentar la unidad idiomática del mundo hispanohablante

Compartir
Compartir articulo
infobae

En un mundo regido por la inmediatez parecería que la ortografía ha dejado de tener relevancia, sin embargo, el escribir textos con coherencia y sin erratas siempre traerá beneficios en todos los ámbitos.

En lo laboral, el escribir de forma correcta deja ver a los demás las habilidades y conocimientos que una persona posee; además, ayuda a construir una imagen óptima a través de la cual puedes parecer más serio y confiable. El tener errores de ortografía y sintaxis pueden, por el contrario, dar un pensamiento negativo que te haría parecer descuidado o poco preparado.

Por otro lado, el tener la capacidad de hacer un texto bien redactado habla también de la personalidad, al mostrar interés por siempre construir un buen puente de comunicación con los interlocutores.

Aunque escribir bien no es una tarea sencilla, requiere de mucha práctica y de conocer las estructuras de la lengua, por lo que leer puede ser un gran apoyo para la riqueza del léxico.

En este sentido, la Real Academia Española (RAE) se ha convertido en la institución más relevante para la regularización lingüística, a través de la promulgación de normas para fomentar la unidad idiomática del mundo hispanohablante.

La Fundación del Español Urgente (Fundéu), una institución sin ánimo de lucro que tiene como objetivo el impulsar el buen uso del español en los medios de comunicación, se ha aliado con la RAE y emite en su página web y de manera constante diversas recomendaciones para que los ciudadanos puedan resolver sus dudas sobre cómo se escribe correctamente cierta palabra, cómo se usa una expresión o tips de temáticas varias.

Usos y ejemplos

La expresióncírculo polar ártico se escribe con todas las iniciales en minúscula.

En los medios de comunicación, sin embargo, es muy frecuente verla escrita con sus iniciales en mayúscula, como en las siguientes frases: «El salto de Aniol Serrasolses por una cascada de 20 metros en el Círculo Polar Ártico», «La ausencia de luz solar se prolonga más de 24 horas en el Círculo Polar Ártico» o «La ciudad natal de Papá Noel está situada en el Círculo Polar Ártico».

Según la Ortografía de la lengua española, los nombres de los puntos y de las líneas imaginarias y de las divisiones, tanto de la esfera terrestre como celeste, son nombres comunes de referente único y se escriben con minúscula inicial: ecuador, paralelo 38, círculo polar ártico, hemisferio norte, etc.

De este modo, lo adecuado en los ejemplos anteriores habría sido optar por la minúscula: «El salto de Aniol Serrasolses por una cascada de 20 metros en el círculo polar ártico», «La ausencia de luz solar se prolonga más de 24 horas en el círculo polar ártico» y «La ciudad natal de Papá Noel está situada en el círculo polar ártico».

Cuestión distinta es cuando se designa a las regiones geográficas que circundan dichos puntos, caso este en el que pasan a ser topónimos, nombres propios de lugar, como sucede con la denominación el Ártico, área alrededor del polo norte, o la Antártida, del polo sur, que se escriben con mayúscula inicial.

¿Qué hace la RAE?

infobae

Fundada en Madrid en 1713 por iniciativa del octavo marqués de Villena, Juan Manuel Fernández Pacheco y Zúñiga, la RAE es la institución que busca preservar el buen uso y la unidad de una lengua en permanente evolución y expansión.

Sus más recientes estatutos (actualizados en 1993), establecen que la función principal de la Real Academia es “velar por que la lengua española, en su continua adaptación a las necesidades de los hablantes, no quiebre su esencial unidad”.

Este compromiso se ha plasmado en la denominada política lingüística panhispánica, compartida con las otras 22 corporaciones que forman parte de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), creada en México en 1951.

Actualmente, la institución está constituida por 46 académicos, entre ellos el director y los demás cargos de la Junta de Gobierno, elegidos para mandatos temporales.

Una de las críticas que se le han hecho a la RAE es su negativa a reconocer palabras o expresiones que han surgido entre las generaciones más jóvenes, sobre todo a raíz de la aparición de las redes sociales. Una de las polémicas más recientes es el reconocimiento del lenguaje inclusivo.

Sin embargo, en el 2020 optó por lanzar el Observatorio de Palabras, un repositorio digital que ofrece información sobre palabras o acepciones de palabras y expresiones que no aparecen en el Diccionario de la Lengua Española (DLE), pero que han generado dudas en cuanto a su uso, tales como neologismos, extranjerismos, tecnicismos, regionalismos, entre otros.

La información contenida en el Observatorio es provisional al no estar contemplada en las obras académicas, por lo que puede verse modificada y cambiar con el paso del tiempo, pero ello no implica que se acepte su uso.

SEGUIR LEYENDO: