¿Qué alimentos afectan negativamente a la calidad del sueño?

Desde la cafeína hasta las comidas picantes, qué debes evitar en tu cena para garantizar un descanso reparador

Compartir
Compartir articulo
Desde la cafeína hasta las comidas picantes, qué debes evitar en tu cena para garantizar un descanso reparador (Imagen ilustrativa Infobae)
Desde la cafeína hasta las comidas picantes, qué debes evitar en tu cena para garantizar un descanso reparador (Imagen ilustrativa Infobae)

La calidad del sueño es crucial para nuestra salud y bienestar, pero ¿sabías que lo que comes puede influir en cómo duermes? Desde la cafeína hasta los alimentos picantes, ciertos alimentos pueden tener un impacto negativo en tu descanso nocturno. Descubre qué alimentos evitar si quieres mejorar tu calidad de sueño.

La relación entre la alimentación y la calidad del sueño es crucial para nuestro bienestar. Aquí podrán conocer cómo ciertos alimentos pueden afectar negativamente tu descanso nocturno, de acuerdo a la experta nutricionista Silvia López, responsable del departamento de Nutrición de Logik Clinic.

¿Cuáles son los alimentos que afectan?

  • Café, té y chocolate: este trio estimulante puede tener un impacto significativo en la calidad del sueño. La cafeína, presente en estas bebidas, actúa como un estimulante del sistema nervioso central, lo que puede dificultar el proceso de conciliar el sueño. López destaca que la cafeína también es diurética, lo que podría resultar en interrupciones frecuentes del sueño debido a las visitas al baño.
  • Especias: las comidas altas en especias, conocidas por su capacidad para aumentar la temperatura corporal, también entran en juego. Este aumento de temperatura puede generar molestias digestivas, afectando directamente la calidad del sueño. La recomendación de López es moderar el consumo de comidas muy condimentadas, especialmente en las horas cercanas a la hora de dormir.
La pizca de sabor que añaden las especias puede tener un precio para tu sueño. Su capacidad para elevar la temperatura corporal no solo despierta tus papilas gustativas, sino que también puede desencadenar molestias digestivas, afectando el ansiado descanso nocturno. (Pexels)
La pizca de sabor que añaden las especias puede tener un precio para tu sueño. Su capacidad para elevar la temperatura corporal no solo despierta tus papilas gustativas, sino que también puede desencadenar molestias digestivas, afectando el ansiado descanso nocturno. (Pexels)
  • Legumbres: son una fuente valiosa de nutrientes, para algunas personas, pueden representar un desafío para el sueño. López explica que, si bien no es incorrecto consumirlas por la noche, su carácter flatulento puede resultar en digestiones complicadas, afectando la calidad del sueño. La nutricionista ofrece un truco para reducir este efecto: hervir las legumbres correctamente antes de consumirlas.
  • Alcohol: contrario a la creencia común de que el alcohol puede inducir al sueño, López advierte que puede llevar a un sueño no reparador. Además, al igual que la cafeína, el alcohol puede provocar hipersecreción del jugo gástrico, dificultando aún más el proceso de conciliar el sueño.
  • Melón: el refrán popular sugiere que el melón por la noche puede no ser beneficioso, y la experta explicó a que esto podría deberse a la presencia de ciertos carbohidratos fermentables en el melón. Sin embargo, aclara que no todos reaccionan de la misma manera, y las molestias digestivas pueden variar entre individuos. Si se experimentan problemas, se sugiere no solo evitar el consumo nocturno sino también ajustar la posición al dormir para prevenir el reflujo ácido.
La presencia de carbohidratos fermentables en el melón podría ser la clave. No obstante, como nos recuerda la experta, cada cuerpo reacciona de manera única. (REUTERS/Daniel Becerril)
La presencia de carbohidratos fermentables en el melón podría ser la clave. No obstante, como nos recuerda la experta, cada cuerpo reacciona de manera única. (REUTERS/Daniel Becerril)
  • Carbohidratos: un mito común es que los carbohidratos deben evitarse por la noche, pero López desmiente esta creencia. Según estudios recientes, consumir carbohidratos en la cena puede tener beneficios como una mejor situación hormonal y pérdida de peso. La idea de que los carbohidratos dificultan las digestiones y afectan negativamente al sueño ha sido desacreditada por varias investigaciones.

La relación entre la alimentación y la calidad del sueño es compleja, y la reacción a ciertos alimentos puede variar entre individuos. La clave, de acuerdo a Silvia López, es adoptar hábitos alimenticios equilibrados, evitando excesos de estimulantes como la cafeína y moderando el consumo de alimentos que podrían generar molestias digestivas.

Evitar excesos de estimulantes como la cafeína y moderar alimentos que puedan causar molestias digestivas se convierten en pasos esenciales para un descanso nocturno de calidad. (Imagen ilustrativa Infobae)
Evitar excesos de estimulantes como la cafeína y moderar alimentos que puedan causar molestias digestivas se convierten en pasos esenciales para un descanso nocturno de calidad. (Imagen ilustrativa Infobae)

Un enfoque consciente hacia la dieta puede ser la clave para garantizar no sólo un sueño reparador sino también una salud óptima a largo plazo. La calidad del sueño es esencial para nuestro bienestar general, y hacer elecciones informadas en la mesa puede marcar la diferencia en cómo nos sentimos al despertar cada mañana.