Conoce por qué la comida alta en grasas es más sabrosa, y saludable, de lo que te imaginas

Cuando consumimos alimentos que contienen grasa, el cuerpo las descompone en ácidos grasos y los utiliza como fuente de energía

Compartir
Compartir articulo
En su forma más básica, la grasa es uno de los tres macronutrientes esenciales. - (Imagen Ilustrativa Infobae).
En su forma más básica, la grasa es uno de los tres macronutrientes esenciales. - (Imagen Ilustrativa Infobae).

La grasa en la comida es un componente fundamental de nuestra dieta que despierta una amplia gama de opiniones y debates en el ámbito de la salud y la nutrición.

Desde hace décadas, ha sido objeto de atención y estudio por parte de científicos, nutricionistas y profesionales de la salud, y su comprensión adecuada es crucial para mantener una alimentación equilibrada y promover la salud general.

En su forma más básica, la grasa es uno de los tres macronutrientes esenciales, junto con los carbohidratos y las proteínas, que proporcionan energía al cuerpo humano.

Químicamente hablando, las grasas están compuestas principalmente por ácidos grasos, que son cadenas de carbono con grupos de átomos de hidrógeno unidos a ellos. Estos ácidos grasos pueden ser saturados, insaturados o trans, lo que influye en sus propiedades y en cómo afectan al organismo.

Las grasas cumplen diversas funciones en el cuerpo humano.  - (Imagen Ilustrativa Infobae).
Las grasas cumplen diversas funciones en el cuerpo humano. - (Imagen Ilustrativa Infobae).

Las grasas cumplen diversas funciones en el cuerpo humano. Una de las más importantes es proporcionar energía. Cuando consumimos alimentos que contienen grasa, el cuerpo las descompone en ácidos grasos y los utiliza como fuente de energía, especialmente en momentos de actividad intensa o cuando los niveles de glucosa en sangre son bajos.

Además, las grasas son esenciales para la absorción de vitaminas liposolubles, como las vitaminas A, D, E y K, que desempeñan roles críticos en el funcionamiento del organismo.

La forma del sabor

En términos de sabor y textura, la grasa añade una dimensión sensorial a los alimentos que consumimos. Muchos alimentos ricos en grasas, como los aceites, la mantequilla y los frutos secos, tienen un sabor pronunciado y una textura suave que los hace atractivos para muchos paladares.

Además, la grasa es un componente clave en la cocina, ya que ayuda a conducir el calor y a cocinar los alimentos de manera uniforme.

Las grasas insaturadas, que se encuentran en alimentos como el pescado.- (Imagen Ilustrativa Infobae).
Las grasas insaturadas, que se encuentran en alimentos como el pescado.- (Imagen Ilustrativa Infobae).

Sin embargo, no todas las grasas son iguales, y es importante tener en cuenta la calidad de las grasas que consumimos en nuestra dieta. Las grasas saturadas, presentes en alimentos como la carne, los productos lácteos y algunos aceites vegetales, se han asociado con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares cuando se consumen en exceso.

Por otro lado, las grasas insaturadas, que se encuentran en alimentos como el pescado, los frutos secos y el aguacate, han demostrado tener efectos beneficiosos para la salud cardiovascular cuando se consumen en cantidades adecuadas.

Más que una sola grasita

Además, existe una categoría de grasas conocidas como grasas trans, que se producen mediante un proceso de hidrogenación que convierte los aceites líquidos en grasas sólidas.

Estas grasas trans se encuentran comúnmente en alimentos procesados y fritos y se han relacionado con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y otros problemas de salud.

La ingesta adecuada de grasas es un componente clave de una alimentación equilibrada. - (Imagen Ilustrativa Infobae).
La ingesta adecuada de grasas es un componente clave de una alimentación equilibrada. - (Imagen Ilustrativa Infobae).

La ingesta adecuada de grasas es un componente clave de una alimentación equilibrada. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que las grasas representen entre el 20% y el 35% de la ingesta energética total de una persona, con un énfasis en la elección de grasas insaturadas sobre las saturadas y trans.

Esto significa optar por fuentes de grasas saludables, como el aceite de oliva, los aguacates y los frutos secos, y limitar el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y trans, como la comida rápida y los productos procesados.

Es crucial consumirla con moderación y optar por fuentes de grasas saludables. - (Imagen Ilustrativa Infobae).
Es crucial consumirla con moderación y optar por fuentes de grasas saludables. - (Imagen Ilustrativa Infobae).

Es importante tener en cuenta que el contexto dietético y las necesidades individuales juegan un papel crucial en la determinación de la cantidad y el tipo de grasas que son apropiadas para cada persona.

Por ejemplo, los atletas y las personas con necesidades calóricas más altas pueden requerir una ingesta de grasas ligeramente superior para mantener su rendimiento y salud óptimos.

La grasa en la comida es un componente esencial de nuestra dieta que cumple una serie de funciones importantes en el cuerpo humano, desde proporcionar energía hasta facilitar la absorción de vitaminas liposolubles.

Sin embargo, es crucial consumirla con moderación y optar por fuentes de grasas saludables para mantener una dieta equilibrada y promover la salud a largo plazo.

Al comprender la función y el papel de las grasas en nuestra alimentación, podemos tomar decisiones informadas que beneficien nuestra salud y bienestar general.