Tras la orden de captura de Interpol que lo retuvo en Migraciones, el ciudadano ruso solicitó asilo político en Argentina

La alerta roja registrada en su ingreso al país requería su “inmediata” extradición para ser juzgado en un tribunal de Ucrania por un delito cometido “por motivos mercenarios”. Su abogado inició el proceso para que se le conceda la condición de refugiado

Compartir
Compartir articulo
infobae

En un escrito dirigido al Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional 2 de Lomas de Zamora, que está a cargo de su proceso de extradición, el ciudadano ruso Igor Churkin solicitó por intermedio de su abogado la condición de refugiado político para quedarse en Argentina. El pedido se concretó tras la alerta roja registrada en Migraciones por una orden de captura en su contra emitida por Interpol de Ucrania por un presunto delito de falsa denuncia realizado por “motivos mercenarios”.

Churkin, de 29 años, estuvo detenido en las dependencias de la Policía de Seguridad Aeroportuaria del Aeropuerto Internacional de Ezeiza el 30 de enero pasado. Esa mañana regresó de la ciudad alemana de Frankfurt en un vuelo de Lufthansa junto a su esposa ucraniana Anna y sus dos hijas. Al pasar por el control fronterizo se vio imposibilitado para ingresar al país, ya que en el sistema migratorio figuraba una circular de la Policía Internacional con una orden para su inmediata detención a los efectos de ser extraditado al Tribunal del Distrito de Lychakivsky de la ciudad de Lviv, Ucrania.

De acuerdo a la “Notificación roja” lanzada por Ucrania el 11 de enero pasado, el joven Churkin, nacido en la ciudad de Ekaterimburgo de la Federación de Rusia, es una “persona buscada a escala internacional” en calidad de “Prófugo”. Los hechos descritos en la imputación lo califican de “sospechoso de organizar, mediante una conspiración previa con un grupo de personas, la desinformación deliberada del órgano de instrucción -fiscalía- sobre la perpetración de un delito penal junto con la acusación de un delito especialmente grave”. En rigor, Churkin está acusado de perpetrar una falsa denunciacometida por motivos mercenarios”, cuya sanción en el Código Penal ucraniano prevé una condena de hasta cinco años de cárcel. En la Argentina, en tanto, ese delito tiene una pena de hasta un año de prisión.

Durante su detención, Churkin formó parte de una audiencia judicial bajo los términos de la “Ley de Cooperación Internacional en Material Penal”, cuyo artículo 49 establece que “En todos los casos de arresto provisorio, el juez oirá a la persona arrastrada dentro del término de 24 horas”. Allí comentó -con la intervención de una traductora- que se fue de Ucrania, donde vivía con su familia, el 2 de marzo de 2022, pocos días después del conflicto bélico desatado por Rusia.

Además, contó que “siendo ciudadano ruso tenía fundados motivos del peligro que corría su vida” y que “el temor no era sólo por su vida, sino porque su padre, también ruso, era propietario de una empresa en Ucrania y sentía temores de represalias o aprietes por ese motivo”. Afirmó, por otro lado, que la primera vez que tomó conocimiento de la orden de arresto en su contra fue el 29 de enero, al salir del aeropuerto de Frankfurt para viajar a la Argentina. Según expresó, las autoridades alemanas le mostraron el pedido de la Interpol ucraniana, pero le dijeron que ellos no lo iban a detener, ya que se trataba de “un tema muy pequeño e injustificado” y que, “existiendo un conflicto bélico entre Ucrania y Rusia, Alemania no le otorga la extradición a Ucrania de nadie”.

El ciudadano Ruso Igor Churkin, de 29 años, solicitó asilo político en la Argentina tras una alerta roja en su contra de Interpol (Gentileza: Rubilar Panasiuk)
El ciudadano Ruso Igor Churkin, de 29 años, solicitó asilo político en la Argentina tras una alerta roja en su contra de Interpol (Gentileza: Rubilar Panasiuk)

En ese marco, además de un habéas corpus -que fue rechazado- y un pedido de excarcelación -admitido el 31 de enero por demostrar “arraigo suficiente”-, el abogado defensor del ruso, Christian Rubilar Panasiuk, presentó un documento ante el Juzgado Federal 2 de Lomas de Zamora, subrogado por el juez Luis Armella, donde requirió refugio político para su cliente, quien después del comienzo de la guerra se instaló en un departamento de la calle Cabello del barrio porteño de Palermo junto a su esposa Anna, donde tuvieron una beba que por derecho de suelo ya es argentina. Luego viajó a Alemania para “cerrar” algunos asuntos patrimoniales antes de mudarse de forma permanente a Capital Federal. En Ucrania, por otra parte, trabajaba como “constructor de barrios residenciales”.

En rigor, el pedido esbozado por el defensor planteó: “-Se- Solicita refugio ya que Ucrania no puede garantizar un juicio justo a un ciudadano ruso cónyuge de ciudadana ucraniana ya que ambos países están en guerra por lo que los hechos del caso se subsumen en el art. 33 del Estatuto del Refugiado que PROHÍBE LA EXTRADICIÓN, RECHAZO EN FRONTERA Y DEPORTACIÓN ya que se requiere explícitamente que haya sido condenado por un DELITO ESPECIALMENTE GRAVE que no es el caso por lo que mi defendido no es un peligro para la seguridad pública”.

Este requerimiento fue girado el viernes pasado a la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Nacional para los Refugiados, la entidad encargada de tramitar las diferentes solicitudes de asilo político. Según la Ley 26.165 de “Reconocimiento y Protección al Refugiado”, este término se aplicará a toda persona que “Debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o no quiera acogerse a la protección de tal país, o que, careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos, fuera del país donde antes tuviera residencia habitual, no pueda o no quiera regresar a él”.

También para los casos donde un individuo “Ha huido de su país de nacionalidad o de residencia habitual para el caso en que no contara con nacionalidad porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por la violencia generalizada, la agresión extranjera, los conflictos internos, la violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público”.

Así las cosas, este lunes comenzará la tramitación para evaluar el posible reconocimiento de la condición de asilado de su defendido, según confirmó el abogado a Infobae. De acuerdo a la normativa, en el procedimiento participarán funcionarios de distintos ministerios y del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y de una organización no gubernamental sin fines de lucro. La presentación de la solicitud de asilo, por su parte, suspende el juicio de extradición al que está sometido Churkin desde que llegó al país.