Ricardo Lorenzetti: “La Corte siempre va a tener una visión de gobernabilidad”

El juez del máximo tribunal analizó los primeros días del gobierno de Javier Milei y cómo presume que será el vínculo con la Justicia luego de la experiencia traumática con el kirchnerismo

Compartir
Compartir articulo
Ricardo Lorenzetti: "La Corte siempre va a tener una visión de gobernabilidad"

En medio del nuevo paradigma que presume los primeros días de gobierno de Javier Milei, Ricardo Lorenzetti habló de cómo supone que será el vínculo de la administración entrante con la Justicia luego de la traumática experiencia con el kirchnerismo.

La Corte Suprema siempre va a tener una visión de gobernabilidad. Hemos pasado muchos gobiernos y nunca hemos provocado conflictos que graven seriamente la gobernabilidad. Es decir, no es la función de la Corte. Obviamente, hay que defender los derechos, la propiedad, los derechos individuales, todo lo que está en la Constitución y la ley, pero con una visión de la gobernabilidad que la Corte tiene claramente”, manifestó el juez del máximo tribunal.

La respuesta de Lorenzetti surgió a la espera de que el Gobierno envíe el paquete de leyes que contempla una reforma del Estado y ante la consulta de si puede imponerse un recurso de per saltum, es decir, que la propia Corte tenga que definir, en caso de que alguna de estas medidas surja un planteo judicial. En declaraciones a LN+, señaló que “cada vez que hubo alguna reforma del Estado, se hace un litigio. La Argentina se ha vuelto un país litigioso. Y esto tiene que ver con esta idea de la vetocracia, la capacidad de vetar. Hay mucha capacidad de vetar”.

“Uno dice, ‘bueno, hago una gran reforma’, viene una medida cautelar, viene un proceso judicial. Hemos visto muchísimos ejemplos a lo largo de estos años. ¿Y qué se hace? Se paraliza, y ahí hay una ley, que el trámite normal es ir al contencioso administrativo, pero hay una ley que permite el per saltum para acelerarlo y va a la Corte”, explicó.

“La ley está, por supuesto que tiene requerimientos, el per saltum. La litigiosidad es un hecho en la Argentina. Realmente todo se litiga. ¿Por qué se avanza en la litigiosidad, por qué la Corte se involucra? En realidad es porque no se soluciona en los ámbitos previos, pero lamentablemente la experiencia demuestra que siempre se ha litigado. Pero lo que yo creo que es importante señalar y decir es que la Corte siempre va a tener una visión de gobernabilidad”, enfatizó el miembro de la Corte.

Consultado por el vínculo del Máximo Tribunal con el Gobierno de Milei, contestó que es “excelente” y destacó que el ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, “es una persona conocida en el mundo judicial”. “Él hace muchos años que es abogado, conoce a todo el sistema judicial, penal, y yo también lo conozco hace tiempo, la Corte también lo ha recibido. Yo creo que él ha dado unos pasos iniciales importantes: ha anunciado la necesidad de cubrir cargos importantes, en la Corte Suprema y en la Procuración”, resaltó.

“En la Corte Suprema es importante porque como Corte nosotros tenemos una enorme cantidad de decisiones, y cuando uno la separa, como la Corte de Estados Unidos recibe 10 mil, 20 mil peticiones y falla 200 sentencias en donde la Corte fundamenta, en nuestro país es algo similar. Cuando uno dice, bueno, la Corte dictó 20 mil sentencias, en realidad es que no se admiten los casos, son fórmulas. Pero las sentencias en las cuales la Corte decide con fundamentos, en general son mucho menos: tenemos 200, 300, 400. De ese menú, que son casos importantes en donde la Corte fija un criterio, hay un grupo muy grande, que sobre todo son las que van a tener trascendencia ahora, que son las que tienen carácter económico, laboral, previsional, tributario...”, precisó.

En este marco habló de las resoluciones del máximo tribunal con definiciones que “en muchos temas estamos dos a dos” al respecto de la votación de sus integrantes: “Ese tipo de problemas puede ser complicado en los próximos meses, porque si no tenemos una mayoría estable y tenemos que convocar a un tercero, no funciona así”. Al respecto, coincidió con Cúneo Libarona en la idea de nombrar un nuevo miembro de la Corte.

Además, respaldo la propuesta de designar a Marcelo Lucini como procurador: “Es un hombre del Poder Judicial, conocido, respetado. Nosotros apoyaremos esas cuestiones”.

Lorenzetti junto a Cúneo Libarona (Ariel Torres)
Lorenzetti junto a Cúneo Libarona (Ariel Torres)

Por otra parte, Lorenzetti señaló que “en material penal hay muchísimas reformas que hay que hacer” y consideró que la Corte trabajará “bien, en cooperación” con el nuevo Gobierno.

“La vida cotidiana hoy está muy difícil, acá y en todo el mundo. Y si nosotros preguntamos, hay mucho miedo; miedo a la naturaleza, porque al mismo tiempo que hay tormentas, hay sequías, falta agua, hay mucha situación de temor, hay miedo a la economía, hay miedo al futuro, hay miedo a todo. Es un momento de altísima incertidumbre, y la vida así de las personas comunes que nos escuchan es muy difícil. Entonces lo primero que hay explicar, para dejar tranquilidad, es que la Corte Suprema y el Poder Judicial es una institución que está para protegerlos, para dar seguridades, para dar tranquilidad. Nuestra función es aplicar la Constitución y dar esperanza. Es decir, el proyecto de la Constitución es un proyecto de esperanza. No podemos vivir en el miedo. Yo creo que es un momento en el cual hay que ayudar a la esperanza”, planteó.

“Hay una serie de normas que son proteger la libertad de expresión, proteger el derecho de propiedad, proteger la libertad de empresa, proteger los derechos sociales, proteger el ambiente. La Corte, como institución, está para proteger eso”, continuó.

Consultado sobre las reiteradas avanzadas del kirchnerismo sobre la Justicia, respondió que lleva 20 años de “ataques permanentes”. No obstante, aclaró que su función en la Corte “no es hacerme la víctima o victimizarme con los ataques. Porque los que son víctimas reales es la población. Nosotros debemos proteger a las personas, no pedirle que nos protejan”.

“Creo que la Argentina tiene una fortaleza institucional. Nosotros hemos sufrido muchísimos ataques y siempre hemos contado con un apoyo muy fuerte de la población, de los medios de comunicación y de muchísimas personas, también del sector de la política. Pero insisto, no está bien que nosotros, que tenemos que proteger, pidamos que nos protejan. Yo creo que nosotros nos defendemos solos, yo no tengo ningún temor”, concluyó.