Procesaron a dos ex funcionarios de Cristina Kirchner por malversar más de USD 2 millones en viáticos durante giras presidenciales

Ambos responsables de Ceremonial también fueron embargados por $600 millones. Hay un tercer acusado de ser partícipe necesario de la maniobra. Se “trucharon” facturas durante viajes oficiales entre 2013 y 2015

Guardar

Nuevo

2014. Ciudad Vaticano. La entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el Papa Francisco junto a la comitiva argentina en el viaje que quedó bajo la lupa judicial por sus gastos (Foto: Presidencia)
2014. Ciudad Vaticano. La entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el Papa Francisco junto a la comitiva argentina en el viaje que quedó bajo la lupa judicial por sus gastos (Foto: Presidencia)

Dos funcionarios del gobierno de Cristina Kirchner quedaron procesados por malversación de fondos (peculado) y falsificación de documentos: los acusan de haber estafado al Estado en más de dos millones de dólares cuando viajaban acompañando a la ex jefa de Estado en giras presidenciales, adulterando facturas de hoteles y viáticos. Se trataba de los viajes más importantes que realizó la hoy vicepresidenta durante los últimos dos años de su gestión, que incluyeron reuniones con el Papa Francisco y los principales líderes del mundo.

Uno de los implicados es Nelson Alberto Periotti (h) que estuvo en el área de Ceremonial de Presidencia entre 2013 y 2015 y hoy trabaja como director general de Ceremonial, Protocolo y Audiencias del Senado de la Nación, junto a la ex presidenta. Su padre, del mismo nombre, fue uno de los condenados junto a Cristina Kirchner en el reciente juicio por Vialidad, en donde el Tribunal Oral Federal 2 le impartió la pena de diez años de prisión.

El otro ex funcionario procesado es Gustavo Oscar Navarro, quien trabajó como empleado administrativo de planta permanente de la Dirección General de Ceremonial de Presidencia de la Nación hasta que a fines de 2021, gestión Alberto Fernández, cuando –según se indicó periodísticamente en aquel momento- fue desplazado por supuestas denuncias de malos tratos. Durante el macrismo, había estado trabajando en el Senado.

En la causa también fue procesado un tercer funcionario del área de Ceremonial, Atilio López, como cómplice de la maniobra. En la misma resolución se desvinculó a un grupo de funcionarios de menor rango -todos siguen trabajando en la administración pública-, sobre los que Periotti y Navarro habían descargado las responsabilidades al negar las acusaciones.

La causa se inició en 2016, apenas se inició la gestión de Cambiemos. Los acusaban de sobreprecios en hoteles y viáticos de giras oficiales de Cristina Kirchner entre 2013 y 2015. Se trató de una denuncia preliminar del fiscal Guillermo Marijuán, al detectar un presunto perjuicio al Estado por más de 300 mil dólares, a raíz de que se habrían presentado facturas con sobreprecios. Fue investigada en el expediente judicial, por la fiscalía, en el sumario administrativo que ordenó la Secretaría Legal y Técnica de Presidencia de la Nación, la Oficina Anticorrupción y la Sindicatura General de la Nación. En ese momento, se denunció también al hoy ministro del Interior Eduardo “Waldo” de Pedro y a una veintena de funcionarios del área de protocolo y Ceremonial de Presidencia de la Nación.

Con la intervención del fiscal Ramiro González, el caso estuvo en manos del hoy ex juez Rodolfo Canicoba Corral, que en marzo del 2020 sobreseyó a De Pedro porque ninguno de los otros imputados “lo señala como la persona encargada de realizar los pagos o recibir las facturas durante los viajes cuestionados, circunstancia que en función de su cargo aparece absolutamente razonable”, dijo en ese momento el ex juez. También sobreseyó a otros implicados y dictó la falta de mérito del resto, entre ellos Periotti, Navarro y López. Obligado a definir las situaciones procesales, el juez Daniel Rafecas, hoy a cargo de ese juzgado interinamente, repasó las pruebas, amplió indagatorias y llegó a una conclusión: se montó un “esquema delictivo” para aprovecharse de los recursos públicos en más de USD 2 millones.

Planilla de los gastos investigados, según surge del fallo judicial
Planilla de los gastos investigados, según surge del fallo judicial

“Se encuentra semi plenamente probado en estos autos que los imputados Nelson Alberto Periotti y Gustavo Oscar Navarro, quienes desde 2013 a 2015 revistieran como Director y Subdirector de la Dirección General de Ceremonial, dependiente de la Subsecretaría General de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación, de común acuerdo y en permanente reparto de tareas ­contando con la complicidad necesaria de su dependiente directo, Atilio Héctor López­, montaron un esquema delictivo que les permitió desviar en provecho propio caudales públicos por un valor equivalente a unos dos millones de dólares (U$S 2.017.389), provenientes de fondos del presupuesto general de la Secretaría General de Presidencia, entregados en calidad de ‘gastos eventuales’ a los encartados a través de la Tesorería de dicha dependencia, en oportunidad de disponerse viajes al exterior con motivo de traslados de la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su comitiva, a raíz de reuniones bilaterales con otros jefes de Estado o bien para asistir a encuentros multilaterales tanto regionales como mundiales”, sostuvo Rafecas en el fallo al que accedió Infobae. Se trata de una resolución dictada en septiembre pasado, que hasta ahora no se conocía y que está bajo análisis de la Cámara Federal.

La mecánica de la maniobra

infobae

La maniobra comenzaba una vez firmado y publicado el Decreto del Ejecutivo o la resolución de la Secretaría General de Presidencia (SGPN) que disponían la realización de un viaje oficial al exterior de la ex jefa de Estado y su comitiva, y con la autorización al pago de los gastos correspondientes, ­entre ellos viáticos y gastos eventuales. Según la investigación­, Periotti o Navarro, unos días previos a la concreción del viaje, redactaban una “Solicitud de Liquidación de Gastos Eventuales” por altas sumas en dólares o euros, según el destino, “montos que iban mucho más allá de las reales necesidades de efectivo para gastos inesperados”, sin necesidad de justificación. Después, ese formulario era aprobado y se entregaba el efectivo a la Dirección de Ceremonial por ventanilla, mediante un recibo oficial. Casi siempre era recibido en mano por Periotti o Navarro, aunque en algunos casos los entonces funcionarios firmaban autorizaciones para que su subalterno, Atilio López, lo recibiera por ellos.

En paralelo, el personal de la oficina de la Dirección General de Ceremonial (DGC) iba avanzando con las gestiones para facilitar la estadía de la comitiva presidencial en alojamiento y traslados en el lugar de destino. Según la causa, Periotti y/o Navarro definían en última instancia los hoteles y las compañías de traslados escogidas para la ocasión y los empleados pedían presupuestos. En muchas ocasiones, en el caso de los hoteles especialmente, Periotti firmaba un contrato con el proveedor, quien también, en reiteradas ocasiones, exigía luego al área de Ceremonial la transferencia, casi siempre por el importe total del la reserva. Pese a que los fondos públicos para el pago anticipado de hoteles habían salido de una cuenta bancaria, eran rendidos como gasto eventuales en efectivo. Es decir que aún sabiendo que el gasto principal, como la hotelería, ya estaba cubierto o estaba en vías de serlo­ mediante transferencia bancaria internacional, se pedían sumas de dinero anticipadas en efectivo.

“Una vez que Periotti y Navarro tenían en sus manos los caudales públicos entregados por la Tesorería de Presidencia para darles el destino correspondiente (exclusivamente gastos eventuales, inesperados o no previstos en un viaje oficial al exterior específico y determinado), y sabiendo de antemano los gastos reales aproximados a afrontar en el extranjero (a partir de los presupuestos)” los ex funcionarios ahora investigados “confeccionaban sistemáticamente facturas apócrifas, en las que colocaban cifras mucho más elevadas que las efectivamente abonadas, o en algunos casos, sin correspondencia con pagos reales efectuados al ocasional proveedor”.

“Esta mecánica de falsificación sistemática de facturas emitidas por hoteles y empresas de traslados en el extranjero es ­sin dudas el corazón del esquema criminal”, sostuvo el juez Rafecas. Luego se preparaba un minucioso detalle de los gastos con su respectiva rendición. “Tanto las rendiciones, como cada una de estas facturas falsas presentadas, están firmadas por Periotti y/o Navarro. El broche final del armado ficticio de estos documentos era asentar el ítem de ‘devolución’ de dinero por gastos eventuales, casi siempre una cifra irrisoria, apenas simbólica”. “Así las cosas, está claro que Periotti y Navarro, en reparto funcional de tareas y con una notable y permanente coordinación, y con la colaboración necesaria de López, generaron de hecho un esquema de características criminales”, concluyó.

Los viajes de Cristina Kirchner entre 2013 y 2015

Una de las facturas falsas. La falsa por 60.600 dolares, la real por 9.590 dolares, según surge del fallo judicial
Una de las facturas falsas. La falsa por 60.600 dolares, la real por 9.590 dolares, según surge del fallo judicial

A lo largo de casi 300 páginas, el juez va detallando viaje por viaje, factura por factura, rendición por rendición. Se ve, por ejemplo, cómo de los USD 70 mil que se entregaron de gastos por el viaje que la ex presidenta hizo a Bolivia en julio de 2013, se quedaron con USD 52.277 y otros casi USD 40 mil de un viaje a Uruguay. El viaje a Chile, al año siguiente, tuvo una particularidad: supuestamente hubo que hacer pagos por encima de lo ya transferido. “Con motivo de este viaje, se malversó la suma de U$S 79.528″, sostuvo el fallo.

Cristina Kirchner viajó a Italia y a Francia entre el 17 al 22 de marzo de 2014. Se pidieron 450 mil euros. La factura del Hotel Intercontinental en Paris era falsa, pero además ya se había pagado por transferencia. El total de dinero malversado rondó los U$S 86.210. Después, vino el “Hotel Edén” de Roma. “Tenemos la factura presentada por un total de 90.973 euros, que resultó también falsificada, pues la original, remitida por el proveedor, era por 70.973 euros, de los cuales 60.650 euros ya habían sido abonados por transferencia”. Otro detalle: la justicia analizó la factura de los traslados en Roma, a cargo de la firma “Autonoleggio”. La factura presentada por Navarro por 83.010 euros también era trucha: la real 20.400 euros.

En el viaje a Paraguay de agosto de 2014, Periotti y Navarro “desviaron en provecho propio un total de USD 110.824, es decir casi 6 de cada 10 dólares de los que el Estado Nacional les confiara”. Y para la gira hacia el Vaticano y los Estados Unidos que CFK encabezó entre el 15 al 25 de septiembre de 2014 se dio una situación insólita: “¿Cómo sabían Periotti y Navarro, de antemano, cuánto dinero iba a ser el sobrante a devolver a Tesorería, tal como no sólo luce en el recibo oficial de mención ­con fecha cierta­, sino además en la rendición final presentada en octubre siguiente, donde se consigna exactamente el mismo monto, incluyendo los centavos? La única explicación posible, a juicio de esta instrucción, es que, por alguna razón, la organización perpetró todo el armado de la contabilidad falsa a rendir en forma anticipada”.

Cristina Kirchner en Marruecos durante el último tramo de gestión (Presidencia)
Cristina Kirchner en Marruecos durante el último tramo de gestión (Presidencia)

En ese viaje, “Periotti y Navarro se alzaron al menos con euros 151.536 (equivalentes a USD 194.144), en el tramo europeo; y con la suma de USD 96.596 para el tramo americano. El total fueron USD 290.470 del erario público”. En la gira de Marruecos y China de febrero de 2015, “entre euros y dólares, la organización detentaba en sus manos, para este viaje, una suma de alrededor del cuarto de millón de dólares y malversó USD 73.449 en una sola operación”.

Son solo algunos ejemplos de la casi veintena de viajes que analizó Rafecas entre el 2013 y 2015 y cuyo detalle acompaña Infobae en una infografía y que, según el fallo, arrojan una malversación por más de dos millones de dólares generados en el marco de las rendiciones por las giras presidenciales de Cristina Kirchner.

Las explicaciones

Los tribunales de Comodoro Py 2002 (Maximiliano Luna)
Los tribunales de Comodoro Py 2002 (Maximiliano Luna)

En sus indagatorias, tanto Periotti como Navarro rechazaron las acusaciones. Dijeron que era “imposible detenerse en los detalles administrativos” y trabajaban “confiando en el grupo de colaboradores a su cargo”. Sobre las factura falsas Periotti explicó que él no podía saber si una factura era falsa; y que los gastos no le parecían desproporcionados. Su rol, dijo, era el mismo que el que había tenido el entonces secretario general de la Presidencia “Waldo” de Pedro, y por lo tanto correspondía también su sobreseimiento. “No tengo idea cómo se rendía eso, con las transferencias. Al día de hoy veo las planillas y no entiendo cómo se confeccionan”, afirmó.

Por su parte, Navarro coincidió en que “eran los empleados quienes hacían los pagos y traían las facturas que luego eran rendidas, llevándolas a veces a sus hogares a su regreso para entregarlas luego en la oficina, a López o dejarlas en una caja fuerte de la Dirección, nunca a él en mano”. En su tercera declaración insistió en que empezó como cadete, que su legajo era intachable y que “en 2013 la Presidenta y el Secretario General le ofrecieron el cargo de subdirector de Ceremonial de Presidencia y era la primera vez que tenía un cargo político”. Volvió a negar las acusaciones y subrayó que confiaba en sus subordinados. Por su parte, López también insistió en su inocencia: dijo que como no viajaba desconocía cómo eran las facturas o los montos que se gastaban.

La factura real del Hotel Bourbon por 14785 dolares, según surge de la documentación de la causa
La factura real del Hotel Bourbon por 14785 dolares, según surge de la documentación de la causa
La factura falsa del Hotel Bourbon por 49.005 dolares, según surge de la documentación de la causa
La factura falsa del Hotel Bourbon por 49.005 dolares, según surge de la documentación de la causa

“Las versiones que han presentado Periotti, Navarro y López no han de ser receptadas favorablemente por parte de este Tribunal, ya que no resultan en absoluto creíbles y se contradicen una y otra vez con la prueba”, sostuvo Rafecas. “Sus intentos de descargar en otros las responsabilidades relacionadas con la rendición de los gastos eventuales (tanto hacia quienes intervinieron antes en el manejo de dichos gastos, como así también en los que participaron después de rendidos tales gastos), cuando eran Periotti y Navarro quienes ejercían un control férreo y total sobre todo el proceso relacionado con los montos de gastos eventuales, no pueden ser tomados en cuenta seriamente, y al contrario, han de ser considerados como un mero intento, infructuoso, por colocarse en una mejor situación procesal”, se afirmó.

Es más, dijo Rafecas, “el haber sembrado sospechas sobre su propio personal (algo pocas veces visto como estrategia de defensa), ha de ser tomado como otro vano intento de colocarse en una mejor situación procesal”. “Con respecto a López, su descargo tampoco ha de ser receptado favorablemente, ya que para la confección de las rendiciones finales de gastos eventuales, resultó absolutamente necesaria su colaboración dolosa para el armado de unas planillas con cifras siempre amañadas, en especial, con relación a aquellas en las que figuraban transferencias bancarias que eran pasadas como pagadas (de nuevo con los citados gastos eventuales). Todas estas cuestiones habrán de llevar a la conclusión de la participación de Atilio López en la empresa delictiva, con carácter de cooperador necesario”, añadió. El juez entonces dictó sus procesamientos y embargos. Las defensas apelaron. Ahora el caso está bajo estudio de la Sala II de la Cámara Federal.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo