Ituzaingó: cargas suicidas, una marcha militar arrebatada y 3 días de fiesta tras vencer a Brasil

Se cumplen un aniversario de una batalla decisiva en la guerra contra el país vecino. Ese encuentro tuvo de todo: las contradicciones del jefe argentino, las arremetidas contra las trincheras enemigas y un triunfo que se logró por la iniciativa de los oficiales

Compartir
Compartir articulo
Cuando Brandsen llegó al Río de la Plata, traía una amplia experiencia adquirida en el ejército napoleónico
Cuando Brandsen llegó al Río de la Plata, traía una amplia experiencia adquirida en el ejército napoleónico

El destino quiso que los restos del parisino Federico de Brandsen, veterano en las guerras napoleónicas y que cayera en el campo de batalla de Ituzaingó, descansen en el cementerio de La Recoleta enfrente donde pasa el sueño eterno Carlos María de Alvear, aquel jefe que lo había mandado a una misión suicida.

El país estaba desde 1825 en guerra contra el Brasil, tanto en tierra como en agua, disputándose lo que actualmente es Uruguay y parte del estado de Río Grande do Sul, donde se libraría ese histórico combate, del que hoy se cumplen 197 años.

Carlos María de Alvear, el comandante de las fuerzas argentinas (Oleo de autor desconocido)
Carlos María de Alvear, el comandante de las fuerzas argentinas (Oleo de autor desconocido)

Los jefes del ejército republicano estaban desorientados con las cambiantes decisiones del comandante general Alvear. No entendían sus órdenes y contraordenes. Hasta evaluaron rebelarse y separarlo de su cargo.

Carlos Luis Federico de Brandsen había nacido en la capital francesa el 28 de noviembre de 1785, hijo de un médico holandés. A los 23 años ingresó a la carrera militar y tres años después era alférez en el ejército napoleónico. A lo largo de las batallas en las que participó, cosechó tantas heridas como condecoraciones y ascensos. Herido en una pierna por un sablazo, luego por una bala de cañón, se destacó por sus acciones heroicas, como en el combate de Bautzen donde, a bayoneta calada, tomó una posición prusiana. Fue condecorado por el mismísimo Napoleón y fue su ayudante de campo. La última vez que fue herido en Europa fue cuando participó en la famosa campaña de los cien días de Bonaparte. Cuando éste fue derrotado, pidió la baja.

Las cargas de caballería fueron las protagonistas de esa batalla. El artista Augusto Ballerini recrea el momento de la muerte de Brandsen
Las cargas de caballería fueron las protagonistas de esa batalla. El artista Augusto Ballerini recrea el momento de la muerte de Brandsen

En París conoció a Bernardino Rivadavia, quien le propuso incorporarse al ejército en Buenos Aires. Lo destinaron al regimiento de Granaderos, que estaba en Chile, con el grado de capitán de caballería.

Estando el ejército acampando en Chimbarongo, en el centro de Chile, el teniente Pedro Ramos lo escuchó poner en duda la valentía de los argentinos. Ramos lo retó a duelo a sable. El francés logró herirlo levemente cerca de un ojo, pero recibió un planazo en la cabeza que lo dejó fuera de combate.

En Chancay, con solo 36 soldados derrotó a 150 españoles y contuvo el avance de 2000 enemigos. Él mismo mató de un pistoletazo a Bermejo, el jefe español.

El Marqués de Barbacena estaba al frente del ejército brasileño, en una litografía de Sébastien Auguste Sisson
El Marqués de Barbacena estaba al frente del ejército brasileño, en una litografía de Sébastien Auguste Sisson

En una oportunidad, el general Juan Antonio Monet le preguntó a Tomás Guido: “¿Tienen ustedes muchos oficiales como Brandsen? Guido respondió que “nadie lo supera en valor, y en cuanto a conocimiento y pericia en el arte de la guerra, no es fácil igualarle”. “Me alegro -respondió el español- porque si así fuera se nos enredaría mucho más la madeja”.

San Martín lo ascendió a coronel graduado y lo condecoró con la Orden del Sol. Continuó combatiendo con Simón Bolívar y por un conflicto entre ambos, fue desterrado a Chile.

Estando en Perú se había casado en 1821 con Rosa de Jáuregui, y tuvo tres hijos. De regreso en Buenos Aires, lo pusieron al frente del Regimiento 1 y marchó a la guerra con el Brasil. “Desde Caracas hasta Chiloé y desde Chiloé hasta Buenos Aires, el suelo americano está humeando con la sangre de los aventureros de todas las naciones que han perecido en defensa de su libertad”, escribió en su diario.

El ejército republicano estaba compuesto por unos 6200 hombres. El brasileño era superior en número, gracias a los 3600 soldados austríacos al mando del general Braün, con que el emperador de Austria había auxiliado a su yerno el emperador del Brasil. Aun así, las fuerzas de Alvear habían cosechado triunfos parciales en Camacuá, Bacacay y en El Ombú.

Juan Lavalle tuvo una importante actuación en esta batalla, en la que murió uno de sus hermanos
Juan Lavalle tuvo una importante actuación en esta batalla, en la que murió uno de sus hermanos

Las fuerzas lideradas por Alvear estaban en el actual estado de Río Grande do Sul, en un punto que los brasileños conocen como Paso del Rosario. Habían llegado el 19 de febrero y Alvear dispuso que la infantería y la artillería cruzasen el río Santa María. Acamparon en un lugar que no era apto para el combate, con altos y espesos matorrales que impedían operar a la caballería. Ese martes 20 de febrero de 1827 las fuerzas enemigas -al mando de Felisberto Pontes de Oliveira e Horta, marqués de Barbacena- estaba a unos 15 kilómetros.

Jefes como el propio Brandsen, José Valentín de Olavarría, José María Paz y Juan Lavalle le plantearon a Alvear que estaban en una posición comprometida y que era necesario ir al encuentro del enemigo en un terreno más beneficioso, y protegerse en las colinas que tenían detrás. Se adelantó un batallón al mando de Félix de Olazábal, la caballería comandada por el oriental Juan Antonio Lavalleja y una batería al mando del capitán Chilavert, que tuvieron un encuentro con las tropas brasileñas, que se envalentonaron creyendo que esas fuerzas cubrían la retirada del ejército republicano.

Alvear le ordenó a Olazábal hacerse matar antes que ceder un metro de terreno.

Las fuerzas frenaron dos cargas brasileñas, lo que permitió darle tiempo a reunirse a la mayoría de la caballería. Las fuerzas de Lavalle recibieron la orden de atacar a la caballería enemiga al mando de Bento Goncalvez, pero su carga fue parada por un profundo arroyo seco y quedaron a merced de los tiradores brasileños.

Los brasileños avanzaban. Alvear ordenó a la caballería que estaba al mando del coronel José María Paz y Brandsen cargasen contra posiciones fuertemente defendidas por la primera división imperial. Los ayudaba un profundo zanjón.

Brandsen le hizo notar que era una misión suicida, sin ninguna posibilidad de éxito, ya que el enemigo estaba muy bien atrincherado y protegido, además, por un profundo foso. Dicen que Alvear, encolerizado por la observación, acicateó feo a Brandsen e hirió el amor propio del francés. Algunos aseguran que Alvear le dijo que seguramente no hubiese cuestionado una orden impartida por Napoleón. A Brandsen no le quedó más remedio que obedecer. Con su uniforme que lucía sus medallas, se puso al frente del Regimiento 1 y arremetió contra el zanjón.

Recibió una cerrada carga de fusiles. Desmontado y herido, volvió a ordenar atacar. Junto a media docena de sus oficiales y 60 hombres perdió la vida. En esa acción también murió Ignacio Lavalle, el hermano menor del general.

La situación era comprometida porque el ataque del cuerpo de Dragones y Coraceros también había sido rechazado y se esperaba una arremetida enemiga.

Fue una genial maniobra de Lavalle, que simuló retirarse del campo de batalla, que sorprendió a las fuerzas brasileñas que lo perseguían, y las dispersó. Paralelamente, el general Paz se lanzó sobre una división imperial y logró que la caballería enemiga huyese, aún cuando el militar cordobés perdiera la mitad de sus hombres por el fuego enemigo. Mientras tanto, los lanceros de Olavarría quebraron el ala izquierda enemiga.

Los brasileños ya no contaban con caballería y su infantería quedó desprotegida. Se retiraron del campo de batalla luego de once horas de lucha.

Cuando Juan Lavalle volvió de perseguir al enemigo, pasó por el lugar donde yacía el cuerpo acribillado del francés. Los brasileños le habían robado la ropa y se lo identificó gracias a la cicatriz que tenía en la cabeza cuando se había batido a duelo con Ramos. Ordenó a sus soldados presentar armas en honor a tan valiente militar. Recogió su sable y su cartera, donde guardaba el diario de campaña de la segunda división. La última anotación la había hecho nueve días atrás. Cuando volvió a Buenos Aires, le llevó esas pertenencias a su viuda, quien le pidió que se quedase con el diario, en homenaje a la amistad que los había unido.

A las dos y media de la tarde del 4 de marzo llegó a Buenos Aires la noticia del triunfo. Hubo salvas de artillería, repiques de las campanas de las iglesias, bailes y durante tres noches seguidas la ciudad permaneció iluminada.

Entre los bagajes que los brasileños abandonaron en el campo de batalla, se encontraba un cofre en cuyo interior había una partitura de una marcha que historiadores sostienen que el emperador Pedro I, con veleidades de compositor, le dio al marqués de Barbacena para que la ejecutase luego de la victoria que descontaba sobre los argentinos.

Sepulcro de Brandsen, en el cementerio de la Recoleta
Sepulcro de Brandsen, en el cementerio de la Recoleta

Nuestro país la usó por primera vez el 25 de mayo de 1827, lleva el nombre de la batalla y se dispuso tocarla en los actos oficiales presididos por el presidente; el protocolo cuida de no hacerlo en ocasiones en el que están involucrados funcionarios brasileños. Sus compases recuerdan esa histórica batalla, en el que un valiente francés, con sus condecoraciones a cuestas, se hizo matar en nombre del honor.