Natsuo Kirino es la reina japonsa del crimen. (Getty)
Natsuo Kirino es la reina japonsa del crimen. (Getty)

Haruki Murakami (autor de Tokio blues, Sputnik mi amor, 1q84 y tantos otros) es el mascarón de proa de una literatura tan rica que tiene en sus listas a dos ganadores del premio Nobel. El boom de la narrativa japonesa se debe a que es en sí un verdadero acto de belleza.

Algo de lo que podés encontrar en estos libros es: 1) Una estructura extraña; 2) Es más bello lo que se sugiere y se lee entre líneas; 3) Una estrecha relación con la naturaleza; 4) Un refugio frente al vértigo de la sociedad actual, al mejor tempo japonés pero con escenarios fácilmente reconocibles por todos.

Kobo Abe estuvo más pendiente de la literatura de occidente que la de su propio país.
Kobo Abe estuvo más pendiente de la literatura de occidente que la de su propio país.

Kobo Abe. Uno de los escritores más importantes de la literatura japonesa contemporánea. Durante su juventud, Abe comulgó con la ideología comunista. Sin embargo, el desencanto llegó después. Su narrativa está teñida de estos hechos que lo marcaron para siempre.

Nagai Kafu. Un narrador muy personal, un maestro, un poeta. Sus palabras siempre están repletas de belleza, con un sentido de estética profundo. En Japón se denomina bunjin a un hombre de letras dedicado al arte por el arte, a la literatura y al placer, máximas con las que Kafu fue consecuente en su modo de vida.

Shintaro Ishihara. La estación del sol ha ganado el Premio Akutagawa y ha sido adaptada al cine. Los protagonistas se convirtieron entonces en ídolos de su generación. La violencia, el rechazo a la moral tradicional y una forma de actuar en la que se busca el placer a cualquier precio, están presentes en todas las historias de Ishihara.

Mishima terminó su vida con un harakiri ritual
Mishima terminó su vida con un harakiri ritual

Yukio Mishima. El escritor japonés más importante de la posguerra. En sus obras reflejó la crisis moral, espiritual, social y económica en que quedó su país luego de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. Su muerte estuvo rodeada de misticismo y polémica: él mismo la preparó a través de sus historias y un ritual final.

Natsume Sôseki. Es el padre de la novela moderna en Japón. Sôseki fue en primer término poeta y crítico, autor de la primera teoría en cuestionarse por la naturaleza de la literatura. Entre sus obras se destacan Kokoro, Soy un gato, Shanshiro y La puerta.

Osamu Dazai. Un escritor de gran talento literario y una vida tormentosa con un trágico final. Su narrativa es nostálgica y amorosa a sus raíces. Sus últimas obras, escritas tras la derrota de Japón en 1945, reflejan a la perfección el sentimiento posbélico de fracaso nacional. Colegiala reúne catorce relatos que ponen voz y alma a las emociones de las mujeres, el amor, el inicio de la guerra, el éxito.

Yoshimoto tomó el nombre artístico “Banana” debido al amor que siento por las flores rojas y carnosas del banano.
Yoshimoto tomó el nombre artístico “Banana” debido al amor que siento por las flores rojas y carnosas del banano.

Banana Yashimoto. Es una de las autoras más célebres de la literatura japonesa actual por sus novelas de cierto corte comercial, plagadas de personajes extraños en busca de la felicidad y de un lugar en el mundo. Su primera novela llamada Kitchen es quizás uno de sus mejores libros.

Junichiro Tanizaki. El elogio de la sombra es una joya de la literatura que reflexiona sobre la importancia de la sombra, del claroscuro, en la vida cotidiana y la cultura japonesas. Un texto esencial para comprender aspectos claves de la cultura de Japón.

Murasaki Shikibu. Sin duda, la autora más importante de Japón. Sólo se tiene registro de ella por pinturas, esculturas o grabados. Su forma de narrar es tan fresca y atemporal que nos lleva a pensar que nos encontramos frente a un clásico de la literatura. La novela de Genji es su obra más importante, la más antigua de la literatura japonesa.

Natsuo Kirino. Es la reina japonsa del crimen. Se trata de una de las pocas escritoras de novela policíaca cuya obra va mucho más allá de las convenciones del género. Crónicas de una diosa es una historia teñida de leyendas, de magia y supersticiones, que se lee como un cuento de hadas, aunque el trasfondo es mucho más oscuro.

—-

Descargate la app Grandes Libros y comentá los libros de tus autores favoritos.