En el barrio de Colegiales, y con una casaca mexicana, posa una de las chicas más buscadas por los medios (sólo en Instagram la siguen tres millones y medio de personas).
En el barrio de Colegiales, y con una casaca mexicana, posa una de las chicas más buscadas por los medios (sólo en Instagram la siguen tres millones y medio de personas).

Con la piel aún dorada por el sol europeo, Oriana Sabatini (22) llega a un edificio del barrio de Colegiales con la impronta impecable y la sonrisa a flor de piel… Pero sus ojos verdes, debajo del rímel y el delineado felino, están un poquito vidriosos. "Es que no me estoy sintiendo muy bien: tengo laringitis, faringitis o algo de eso", explica mientras su banda –compuesta por guitarra, batería, y teclado– se prepara para tocar tres temas de su autoría, False start, Love me down easy y What u gonna do.

–Estás por presentarte en público con la voz tomada. ¿Te había pasado antes?

–Sí, no es la primera vez. Ya me presenté con dolor de garganta o con alguna que otra gripe. Pero, aunque no me sienta bien, disfruto mucho de cantar, porque me cambia el humor y la energía, y creo que eso se nota. Igual, antes de cada show intento cuidarme todo lo que pueda, hablando poco y tomando bebidas calientes.

–En unos días, el 28 de septiembre, vas a dar tu segundo recital solista. ¿Cómo te preparás para semejante emoción?

–Ay, ¡estoy feliz! Es mi segundo show en el teatro Vorterix en menos de cinco meses y estoy contando los días que faltan. Entre la ansiedad y los nervios que tengo, no veo la hora de que llegue. Quiero que este espectáculo tenga mucho más coreo que el anterior y para eso voy a trabajar con Mati Napp. También tendré músicos invitados increíbles, que no puedo nombrar porque son sorpresa. Y para el look estoy armando varios cambios con Anita Bonamico.

Oriana en pleno estudio de grabación grabando sus temas.
Oriana en pleno estudio de grabación grabando sus temas.

–Va a ser la primera vez que cantes ante el público tu nuevo tema False start, que habla de la desilusión de arrancar una relación y que termine sin llegar a ningún lado. ¿En qué te inspiraste?

–Me gusta armar canciones de cosas que me pasaron o siento. No es que le escribo una canción a alguien en especial o se la dedico a una persona, sino que voy armando situaciones que le pueden ocurrir a cualquier ser humano en la vida cotidiana. Con el pasar de los años voy conociendo diferentes sentimientos o sensaciones. Me gusta bajarlos a un papel y después, quién dice, se convierten en la letra de una canción.

–Tenés 22 años, la misma edad que Taylor Swift cuando sacó su hit 22. ¿Qué diría un tema que describa los tuyos?

–¡Qué difícil! (ríe). Mi canción podría hablar de disfrutar el momento al máximo, de hacer locuras, de divertirse, de ser feliz y de no darle importancia a la gente o a los comentarios malintencionados. De vivir y dejar vivir.

–¿Dirías que estás viviendo un gran momento?

–Sí, uno hermoso. Estoy muy agradecida con el amor de mis fans y de todos los que me rodean.

–¿Cómo fue vivir el verano europeo?

–Hermoso, totalmente increíble. Yo sufro mucho el frío y siempre trato de escaparme al verano de otro país cuando en la Argentina estamos en invierno. No fueron muchos días, pero sí los suficientes para que sean inolvidables. ¡Italia es soñada!

Con su novio desde hace seis meses, el delantero de la Juventus y la Selección, Paulo Dybala.
Con su novio desde hace seis meses, el delantero de la Juventus y la Selección, Paulo Dybala.

–¿Te verías cantando en italiano?

–Mmm… puede ser. Quién te dice, algún día… Primero debería aprender bien el idioma para no hacer papelones, y después probar cómo lo hago. Veremos…

–Tu chico, Paulo Dybala (24), vive allá y se rumoreó que estabas pensando en mudarte con él. ¿Ya tenés emitido el pasaje? ¿O tenemos Oriana por tiempo indeterminado?

–(Ríe a carcajadas) Hay Oriana por un tiempo, no sé por cuánto, ¡pero en la Argentina!

–En el Viejo Continente te encontraste con tu tía, Gabriela Sabatini (48), que lleva un tiempo viviendo en Zurich. ¿Pensás que compartir el apellido puede ayudarte a abrir puertas internacionales?

–Ay, a mi tía la amo y me siento muy identificada con ella. Somos muy parecidas y verla fue lo más, como siempre. Con respecto a mi apellido, no creo que me abra las puertas de Europa. Bah, la verdad no lo sé, pero creo que para triunfar en otro país tenés que hacer algo que esté buenísimo. Me encantaría llegar con mis canciones a otro continente, y espero que pase.

–¿Qué planes tenés a futuro como actriz, cantante y en lo personal?

–En lo inmediato, mi show en Vorterix, grabar nuevas canciones y seguir viajando para conocer nuevos productores. Como actriz tengo algunos proyectos dando vueltas, pero nada cerrado todavía. Y en lo personal quiero seguir disfrutando de cada minuto que pasa con la gente que me hace feliz.

Por Kari Araujo.
Fotos: Alejandro Carra, TPA y álbum personal.

SEGUÍ LEYENDO: