Jime Buttigliengo (33) es mamá de los mellizos Willy Andrea y Lynda Rose desde hace un mes. La modelo y fotógrafa radicada en París considera que "al tener dos juntos nunca te aburrís", y que es "muy demandante, pero a la vez hermoso".

Comparte sus secretos para no estresarse y da detalles del rol del padre, el decorador y desarrollador inmobiliario francés Willy Rizzo (33).

"Es hermoso observarlos y verlos crecer. Ya desde la panza fueron bebés muy calmos. Son 'très sage' (muy tranquilos), te dice la gente. La vengo llevando bien, con ayuda y mi familia cerca", reconoce Jime Buttigliengo, flamante madre de los adorables mellizos que tuvo el 11 de septiembre con su pareja, el decorador y desarrollador inmobiliario francés Willy Rizzo.

¿Lo más difícil de ser primeriza, y por dos? "Wow. Todo. Al principio, no saber nada es terrible. Es todo muy demandante, y a la vez hermoso, porque la entrega de amor que te dan ellos es mágica", dice la modelo y fotógrafa, que se describe "relajada y metódica con los horarios", porque asegura que ésa es la clave para poder organizarse. "Criarlos es un aprendizaje constante. Pensar que vine a París a hacer un master en fotografía y el mayor master fue convertirme en madre", reflexiona.

Eso sí, no está sola: cuenta con la ayuda de su madre, su suegra y muchos amigos. Por eso es que con su pareja intenta salir a comer lo más que puede, y "para no perder el romanticismo" tienen decidido hacer algún viaje una vez por mes. "Mi pareja es un gran padre. Está pendiente de todo, y yo me encargo de la diaria. Willy Andrea es más mimoso y Lynda Rose, más inquieta y curiosa con el exterior", cuenta. Agrega que se despiertan cada tres horas para tomar la teta –"son un relojito"–, pero "la venimos llevando bastante bien". 

Fotos: Stephanie Rogue.