(Télam)
(Télam)

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró que "no está prevista por el momento una (reunión) bilateral" con el príncipe saudí Mohamed bin Salman, y ante una consulta acerca de la posición argentina en torno al asesinato del periodista Jamal Kashoggi, dijo que "la Cancillería ya se expresó en defensa la libertad de expresión de la prensa en todo el mundo y por que se esclarezca qué es lo que ha pasado en este caso en particular y que se puedan conocer las responsabilidades".

El príncipe saudí se convirtió en algo así como una oveja negra del G20 con la que nadie quiere tener contacto luego de que se conocieran detalles del trágico final de Kashoggi, colaborador de The Washington Post, y tras la denuncia de la organización Human Rights Watch, que reclamó su detención judicial.

El jefe de Gabinete explicó que "el objetivo de liderar el G20 es culminar el proceso de reinserción en el mundo que el presidente Macri empezó en diciembre del 2015" y consideró que "la reinserción en el mundo es muy importante para crecer y, a partir de eso, dar trabajo en nuestro país. Para eso colaboran las reuniones bilaterales que estamos teniendo, donde se ven las opciones de inversiones, comercio mutuo y obras".

Sobre la llamada "guerra comercial" que tiene a Donald Trump y Xi Jinping como principales protagonistas de una contienda que tendría en la actual edición del G20 un capítulo destacado, Peña dijo que "desde el comienzo nos expresamos a favor de la importancia del multilateralismo y el libre comercio porque es lo que genera mayores oportunidades de empleo y salida de la pobreza particularmente en países como el nuestro".

"Es lo mismo que dijimos en la reunión de la OMC, entre otros foros, pero ahora tenemos una responsabilidad como presidentes del G20 en la búsqueda de cuál es el máximo de los consensos posibles que puede generarse en esa discusión, donde la República China tiene un aporte muy importante en la discusión, dado su peso económico en materia de comercio y su voz en estos temas", redondeó el jefe de Gabinete ante la consulta realizada por un periodista de la televisión china.

Peña sorprendió visitando el Centro Internacional de Prensa (IMC, en su sigla inglesa), recorriendo las amplias instalaciones del predio con un área de trabajo para mil periodistas, conexiones, lockers y salones para conferencias y lunch. Los responsables del IMC reconocieron que nadie les había avisado que el jefe de Gabinete visitaría el Centro, así que ellos también se sorprendieron.

El funcionario hacía tres meses que no hablaba con los medios, por lo que los periodistas se abalanzaron para pedirle declaraciones. Finalmente Peña accedió a responder cinco preguntas que no estaban planificadas y su equipo decidió sobre la marcha una mecánica para distribuir preguntas entre los periodistas presentes.

Peña llegó acompañado por el coordinador de la Unidad Técnica del G20, Hernán Lombardi, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, el secretario de Comunicación Pública, Jorge Grecco, entre otros funcionarios.

El grupo se detuvo en los stands de promoción y degustación de productos argentinos, conversó con las personas que se le acercaban y luego fue rodeado por una nube de periodistas que le impidió moverse cómodamente. De todos modos, se mostró muy satisfecho con las instalaciones, que pudiera ofrecerse ante la prensa extranjera parte de la cultura gastronómica, y se expresó gratificado por "este gran esfuerzo que estamos realizando los argentinos de realizar el G20 en nuestro país".

Sobre la posibilidad de que hubiera protestas violentas fuera de la zona de seguridad, el funcionario abogó por que las manifestaciones contrarias a la cumbre se expresen en paz, "pero por supuesto en caso de que así no sea, se hará cumplir la ley".

Finalmente, ante la posibilidad de que se dificulte la firma de un documento final, Peña dijo que "el lema de este G20 es 'Construyendo consensos para un desarrollo justo y sustentable', la palabra consensos tiene un valor muy importante en este foro de líderes que cumple 10 años. Por eso apostamos para trabajar en función de eso, dada la amistad que tenemos con todos los países miembro del G20, que podamos ofrecer una mesa de diálogo que tenga el mayor consenso posible. En eso estamos trabajando y seguiremos trabajando para acordar posiciones".