Qué es la neuralgia del trigémino o ‘tic del dolor‘, el “peor dolor de todos” que incapacita a Álvaro Morata

Los pacientes de este trastorno nervioso describen el dolor como recibir una descarga eléctrica en la cara

Guardar

Nuevo

Imagen de archivo de Álvaro Morata (Shutterstock)
Imagen de archivo de Álvaro Morata (Shutterstock)

Se perdió el partido contra el Alavés en Vitoria y tampoco apareció en los entrenamientos del día de ayer. La indisposición médica del futbolista Álvaro Morata comienza a preocupar a los seguidores del Atlético de Madrid, que tendrá al delantero retirado del campo de juego durante un tiempo indefinido. Se trata de una neuralgia del trigémino, considerada a menudo como el peor dolor físico que una persona puede soportar.

Sufrir un episodio de dolor por esta neuralgia del trigémino es similar a recibir una descarga eléctrica en la cara, según describen quienes lo sufren. El nervio trigémino es el que transporta las señales de la cara al cerebro y su función principal es la masticación, además de estar relacionado en el habla y la respiración. La neuralgia del trigémino es una afección de dolor crónico que se presenta en episodios más o menos graves y frecuentes, dependiendo de varios factores.

Te puede interesar: Qué pasa si comes un plátano todos los días

Aunque es más común en mujeres y en mayores de 50 años, puede presentarse a cualquier edad, como es el caso de Morata. Esto se debe a que son varias las causas para la aparición de esta afección. La Clínica Mayo explica que una de ellas (y la más común) es que el contacto entre un vaso sanguíneo, ya sea una arteria o una vena, con el nervio trigémino en la base del cerebro ejerza una presión sobre este y le impida funcionar de forma normal.

Aun así, otras enfermedades como la esclerosis múltiple, un tumor o alguna que dañe la mielina protectora de algunos nervios pueden ser también el origen de la neuralgia del trigémino. Haber sufrido un accidente cerebrovascular, un traumatismo facial o una lesión del nervio por una intervención quirúrgica también pueden causar este trastorno nervioso.

Los síntomas de esta afección pueden incluir los siguientes:

  • Episodios de dolor intenso y breve que se sienten como una descarga eléctrica.
  • Episodios repentinos de dolor desencadenado al tocarse la cara, masticar, hablar o cepillarse los dientes.
  • Episodios de dolor que duran desde unos pocos segundos hasta varios minutos.
  • Espasmos faciales.
  • Episodios de dolor que duran días, semanas, meses o más.
  • Dolor en zonas irrigadas por el nervio trigémino, como las mejillas, la mandíbula, los dientes, las encías o los labios.
  • Dolor focalizado en un punto o que se propaga por el resto del rostro.

Te puede interesar: Las barritas proteicas para deportistas, mucha proteína pero “poco saludables”

Estos síntomas pueden presentarse en mayor o menor grado de dolor y aparecen repentinamente, pues son varios los desencadenantes de esta neuralgia, desde afeitarse, comer, beber, maquillarse, cepillarse los dientes... hasta hablar, sonreír o lavarse la cara.

Cómo se trata la neuralgia del trigémino que sufre Álvaro Morata

El tratamiento de esta afección puede ser complejo y variar según la gravedad de los síntomas, la respuesta individual al tratamiento y la causa subyacente del trastorno. Uno de los enfoques comunes para el tratamiento de la neuralgia del trigémino es el uso de medicamentos como los anticonvulsivantes, como la carbamazepina y la oxcarbazepina, que son a menudo la primera línea de tratamiento para controlar los ataques de dolor, según explica la Clínica Mayo. Estos fármacos pueden ayudar a reducir la excitabilidad del nervio trigémino y disminuir la frecuencia y la intensidad de los episodios de dolor. Además, los analgésicos pueden ser recetados para aliviar el dolor agudo durante los episodios de neuralgia del trigémino.

En casos en los que los medicamentos no son efectivos o están asociados con efectos secundarios intolerables, se pueden considerar opciones terapéuticas más invasivas. Los bloqueos nerviosos, como las inyecciones de anestésicos locales o corticosteroides cerca del nervio trigémino, pueden proporcionar alivio temporal del dolor al bloquear la transmisión de señales de dolor. Asimismo, la radiocirugía estereotáctica, un procedimiento no invasivo que utiliza radiación para dañar el nervio trigémino, puede ser una opción para pacientes con neuralgia del trigémino refractaria a otros tratamientos.

Parálisis cerebral por una negligencia e indemnización millonaria: "Daría el dinero para que mi hija esté bien"

En casos graves y refractarios, la cirugía puede ser necesaria para aliviar el dolor crónico asociado con la neuralgia del trigémino, aunque no están libres de riesgos y deben ser considerados cuidadosamente con un equipo médico especializado. Los procedimientos quirúrgicos, como la microdescompresión vascular, la rinotomía percutánea y la neurectomía, pueden ayudar a reducir la presión sobre el nervio trigémino o interrumpir su función para aliviar el dolor.