Todo lo que está en juego en las elecciones vascas del 21 de abril: Bildu puede poner a Sánchez en un aprieto

El resultado que surja de estos comicios tendrá repercusión a nivel nacional. El presidente deberá estar muy atento, sobre todo, porque lo que ocurra en Euskadi pone en jaque su legislatura si pierde el apoyo de alguno de sus socios

Compartir
Compartir articulo
Los cuatro candidatos a las elecciones vascas del 21-A. (INFOBAE ESPAÑA)
Los cuatro candidatos a las elecciones vascas del 21-A. (INFOBAE ESPAÑA)

Las elecciones de Euskadi ya tienen fecha. El próximo 21 de abril los vascos acudirán a las urnas para decidir qué partido se hace con la Lehendakaritza y cualquier cosa que pase en el parlamento autonómico puede afectar en clave nacional. Mientras que los comicios gallegos no han supuesto un cambio de rumbo en Madrid -Alberto Nuñez Feijóo disfrutó de su resaca emocional de la victoria del PP durante un par de días, pero ya está- el resultado que surja del próximo 21-A sí puede tener repercusión. Pedro Sánchez deberá estar muy atento, sobre todo, porque lo que allí ocurra puede hacer que su legislatura se tambalee si pierde el apoyo de alguno de sus socios.

El PNV, que por primera vez en doce años no tiene a Iñigo Urkullu como candidato -le sustituirá Imanol Pradales-, hasta ahora ha estado empatado con Bildu en las encuestas. Sin embargo, el último Barómetro de Euskadi, elaborado por Electomanía, ha dado una ligera ventaja a los jeltzales, a los que sitúa como ganadores de los comicios vascos pero por tan solo un escaño de diferencia. El PNV lograría el 34,1% de los sufragios y 27 diputados, mientras que el partido liderado Pello Otxandiano lograría su máximo histórico: 31,5% de sufragios y 26 asientos, cinco escaños más que en las anteriores elecciones. La clave estará en lo que decida la prinvincia de Álava, donde está reñido el resultado. En el resto no: Bildu gana en Bizkaia y también en Gipuzkoa, según los sondeos.

Te puede interesar: Urkullu convoca las elecciones en el País Vasco el próximo 21 de abril

La cuestión es que, a diferencia que en Galicia, no habrá mayoría absoluta ni se le espera. La Cámara de Vitoria acoge a 75 parlamentarios, por lo que el número fijado para la mayoría absoluta es de 38. Y es aquí donde entra en juego el PSOE, que quedando en tercera posición tendría, una vez más, la llave del gobierno vasco. Los socialistas de la región, liderados por Eneko Andueza, obtendrían 11 escaños, uno más que hace cuatro años, y se harían al 14,6% de los votos, lo que supone un punto de subida. Y serán ellos quienes decidan a qué partido le dan el Ejecutivo.

Triunfa la moción de censura en Pamplona: Joseba Asiron, de EH Bildu, nuevo alcalde.

En esta legislatura, el PSOE ha apoyado a los jeltzales, pero no hay que descartar que Bildu reclame su apoyo de la misma forma que ellos lo han dado en el Congreso de los Diputados para mantener a Sánchez en Moncloa. Además, se trataría de un pacto más natural, puesto que tanto PSOE como Bildu son partidos de izquierda, mientras que el PNV, pese a sus pactos con Sánchez, es un partido más conservador.

Y no es la primera vez que se produciría un pacto entre socialistas y arbetzales. El pasado diciembre se dio un terremoto político en el Ayuntamiento de Pamplona: Bildu y PSOE presentaron una moción de censura para destituir a la primera edil Cristina Ibarrola, de UPN, y Bildu se quedó con la alcaldía gracias a los socialistas.

El PP irá a por votantes del PSOE y el PNV descontentos

El escenario que resultó de las elecciones gallegas fue idílico para el Partido Popular: ha revalidado la Xunta con una holgada mayoría absoluta (40 escaños), mientras que el PSOE se derrumba hasta los 9, cinco menos que en las pasadas elecciones. Pero se trata de tan solo la primera prueba de las tres electorales que hay este año. Y la segunda del próximo 21 de abril no será fácil.

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, en una comparecencia en el Palacio Miramar de Donostia/San Sebastián. (EUROPA PRESS)
El Lehendakari, Iñigo Urkullu, en una comparecencia en el Palacio Miramar de Donostia/San Sebastián. (EUROPA PRESS)

En Euskadi, el Partido Popular, con Javier de Andrés al frente, no está consolidado y suele ostentar unos resultados insuficientes como para tener algún tipo de fuerza en esta autonomía. Aun así, se mantienen optimistas. Y es que las encuestas les dan siete escaños y el 8,9% de los votos. Unas cifras que mejoran las de 2020, cuando se presentaron en coalición con Ciudadanos. “Aspiramos a mejorar los resultados de hace cuatro años”, aseguran fuentes populares a Infobae España. El objetivo de los de Feijóo es ir a por el “electorado descontento” tanto del PNV como del PSOE.

Te puede interesar: “Madre mía, la chavala, nos lo vamos a pasar bien”: Sumar y ERC denuncian el comentario machista de un diputado de Vox

“El PNV se ha mimetizado tanto con Bildu que ya resulta difícil distinguirlo del partido de Otegi. El partido apela a ese electorado del PNV estupefacto porque el Partido Nacionalista Vasco asuma las políticas económicas de Bildu”, apuntan, convencidos de que crecerán atrayendo al votante más de centro del PSOE. Y aspiran a que, en la tercera prueba de fuego, que será el próximo 9 de junio en las elecciones europeas, conseguir mejores resultados para poder hacer una traducción nacional de los mismos

Sumar y Podemos, en su línea

No es sorpresa que Sumar y Podemos no se hayan puesto de acuerdo para concurrir en coalición el próximo 21-A. Ambos partidos han “constatado” la imposibilidad de ir juntos a las próximas elecciones al Parlamento Vasco, según aseguró este miércoles Lander Martínez, diputado en el Congreso de la formación de Yolanda Díaz. En declaraciones a ETB, Martínez explicó que a lo largo de los últimos meses se han mantenido reuniones negociadoras sin éxito para ir en coalición a cuatro entre Sumar Mugimendua, Podemos Euskadi, Ezker Anitza-IU y Equo Berdeak.

Te puede interesar: El TJUE constata abuso por parte de España en la contratación de interinos y critica sus indemnizaciones por despido

“Han servido para constatar y aclarar que se termina este debate sobre la candidatura. Sumar, Ezker Anitza y Equo hemos optado por presentarnos a las elecciones con la coalición Sumar, y para nosotros este debate se ha terminado”, aseveró el diputado. “Podemos eligió hace tiempo otro camino y que no hay ni opción ni confianza para crear una coalición política”, zanjó.

No es la decisión más inteligente para los morados, ya que según Electromanía, la formación desaparecería del Parlamento Vasco al alcanzar tan solo el 2,1% de los sufragios, mientras que Sumar se haría con tan solo tres escaños y el 5,1% del apoyo en las urnas. Cabe destacar que en los últimos comicios, el partido ahora liderado por Ione Belarra consiguió seis representantes y el 8,1% de los votos. Y por último, Vox, se haría con un escaño en el parlamento regional.