Agujetas: ¿Cómo prevenirlas y eliminarlas?

No son graves para la salud, pero conviene saber cómo evitarlas o aliviar las molestias

Compartir
Compartir articulo
Hombre con agujetas (Shutterstock)
Hombre con agujetas (Shutterstock)

¿Quién no ha sentido alguna vez las molestias de las agujetas? Ese dolor más o menos leve que sentimos después de hacer un ejercicio físico intenso o al que no estamos acostumbrados, normalmente al día siguiente. Es una de esas experiencias universales y una de las principales por las que la mayoría de las personas se desaniman con el deporte y lo abandonan.

Cuando el músculo experimenta un sobreesfuerzo para el que no está preparado, sufre unas microrroturas. Esas diminutas fisuras en el tejido muscular son las famosas agujetas. Realmente, a pesar de lo comunes que son, no se conoce mucho más de ellas. Se sabe que aparecen en las contracciones de tipo excéntrico, aquellas en las que el músculo se alarga. Por ejemplo, si hacemos pesas, la contracción excéntrica sería la que hacemos cuando bajamos y flexionamos el brazo.

Te puede interesar: ¿Es mejor hacer más repeticiones o usar más carga para ganar masa muscular?

Las agujetas provocan rigidez en los músculos y dificultad para moverlos, en parte por el dolor. Es probable que experimentemos hipersensibilidad, espasmos en la musculatura afectada además de hinchazón en la zona afectada. En cuanto al dolor, suele localizarse en las uniones miotendinosas (donde se unen el músculos donde el tendón), porque es donde se encuentran más receptores del dolor. En las agujetas más intensas, el dolor puede extenderse a todo el músculo, que ya se muestra tenso e inflamado.

Cómo evitar las agujetas

Aunque las agujetas no son graves para la salud (por mucho que sean roturas del tejido muscular), conviene saber cómo evitarlas para no tener que pasar por esas molestias y no perder la motivación para seguir practicando deporte.

Te puede interesar: 20 minutos de bicicleta pueden activar el cerebro después de una mala noche de sueño

  • Realiza un buen calentamiento. El calentamiento es vital antes de realizar cualquier actividad física, porque prepara nuestros músculos y ayuda a prevenir las lesiones. La forma correcta de calentar es hacerlo de manera progresiva, de menos a más, y además del general, poner especial atención en el calentamiento específico de las partes del cuerpo que más van a trabajar.
  • Consume alimentos antioxidantes. Los alimentos ricos en vitamina C combaten los radicales libres, que son moléculas que se producen cuando hacemos ejercicio. Los huevos, los guisantes, el tomate o los cítricos (naranjas, mandarinas, pomelos, limones...) son una buena opción.
Alimentos ricos en vitamina C (Shutterstock)
Alimentos ricos en vitamina C (Shutterstock)

Cómo eliminar las agujetas

Si aun calentando correctamente, consumiendo alimentos antioxidantes y con vitamina C y no haciendo un sobreesfuerzo acabamos teniendo agujetas al día siguiente, existen una serie de trucos para eliminarlas o para aliviar sus molestias:

  • Realiza estiramientos suaves y progresivos en la zona afectada. Esta práctica es uno de los mejores remedios para quitar las agujetas. Para mejorar su eficacia, se pueden aplicar paños humedecidos con agua caliente en el músculo dolorido para reactivar la circulación en la zona.
  • Bebe mucha agua. Es importante beber agua después de la actividad física para facilitar la recuperación de los músculos y la hidratación del organismo. Debemos tener cuidado con la temperatura a la que bebemos el agua, puesto que como advierte la Federación Española de Medicina en el Deporte, tomarla temperaturas muy frías puede provocarnos una lipotimia (la pérdida de la conciencia por una disminución del flujo de sangre al cerebro). Por otra parte, la creencia popular de que beber agua con azúcar quita las agujetas, es falsa. Carece de sentido y no se sustenta sobre ninguna demostración científica.
Romina Pereiro habla de los tipos de carbohidratos, cuáles son convenientes en nuestra dieta y dónde encontrarlos
  • Consume hidratos de carbono y proteínas. Junto con el agua, ingerir alimentos ricos en carbohidratos y proteína ayuda a combatir las agujetas. Asimismo, también son útiles los aminoácidos esenciales de productos como el huevo, la carne y el pescado.
  • Descansa. El reposo contribuirá a la vuelta al estado normal de los músculos y nos servirá para recuperar la energía para el próximo entrenamiento.